EL MUNDO › HUBO 31 MUERTOS Y MAS DE CIEN HERIDOS EN BAGDAD

Más soldados y más bombas

 Por Patrick Cockburn *
Desde Amman

Una serie de cohetes y morteros explotaron ayer en Karada, el principal barrio chiíta en el este de Bagdad, matando al menos a 31 personas e hiriendo a 153. El ataque llegó poco después de que el presidente George W. Bush acordara enviar más tropas norteamericanas a Bagdad para intentar controlar la violencia sectaria. Los proyectiles fueron seguidos de un coche bomba que destruyó un banco y un departamento, además de prender fuego a varios negocios en Karada, un área comercial considerada como tranquila, donde se encuentran la sede del mayor partido chiíta, el Consejo Supremo de la Revolución Islámica de Irak, varios ministerios, el teatro y la Bolsa de la ciudad. Muchos importantes políticos chiítas y el presidente Jalal Talabani viven en ese distrito, o cerca de él.

La utilización de tropas norteamericanas en vez de sus propias fuerzas de seguridad muestra la desesperación del gobierno de Nuri al Maliki por restablecer el control de la capital, pero es visto por muchos chiítas –y particularmente por la principal milicia chiíta, el Ejército Mehdi– como una acción en apoyo de los sunnitas. En algunos distritos sunnitas como Al Amariya y Al Kadhra, en el oeste de Bagdad, la población está tan asustada que podrían dar la bienvenida a fuerzas estadounidenses. Es muy poco probable, sin embargo, que 10 mil soldados tengan éxito en restaurar el orden civil, algo en lo que ya han fallado 50 mil soldados iraquíes.

Estados Unidos ya se enfrentó dos veces al Ejército Mehdi en el 2004 y dijo estar intentado matar o capturar a su líder Muqtada al Sadr. Pero Al Sadr es ahora mucho más poderoso de lo que era dos años atrás. También es popular entre sus seguidores, ya que ocupa 30 de las 275 bancas del Parlamento, y controla cinco ministerios, incluyendo Salud y Transporte. Estados Unidos dice que quiere reducir el poder de las milicias. “Si no se hace esto, se termina en una situación como en el Líbano, donde la milicia se transforma en un Estado dentro del Estado”, dijo el comandante norteamericano en Medio Oriente, general John Abizaid. “Convierte al Estado en impotente para enfrentarse a desafíos de seguridad.”

* De The Independent de Gran Bretaña. Especial para Página/12.

Traducción: Virginia Scardamaglia.

Compartir: 

Twitter
 

Los mayores ataques fueron en un barrio chiíta.
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.