EL MUNDO › PUJA DE ABORIGENES, OBREROS Y CUENTAPROPISTAS

Pelea indígena por un cerro

 Por S. O. D.

La industria minera boliviana, columna vertebral de la organización obrera y modelo del aparato sindical que armó Evo Morales con el gremio cocalero, hoy se encuentra en un momento crítico. El alza del precio internacional de los precios del oro y el estaño agudiza el enfrentamiento entre obreros sindicalizados, cuentapropistas aglutinados en cooperativas y comunidades indígenas.

El martes pasado, centenares de mineros ocuparon, entre explosiones de dinamita, el edificio de la Gobernación y el de la Caja Nacional de Salud (CNS) de Potosí, al sur de Bolivia. Los cooperativistas se oponen a un incremento de los impuestos a su actividad y reclaman del gobierno apoyo para “reactivar” la industria. La ocupación fue levantada después de una reunión entre los mineros y las autoridades locales. Los mineros cooperativistas no son los únicos que presionan al gobierno boliviano.

“Nos hemos cansado de los engaños del gobierno y a partir de este momento comenzamos a desenmascarar a algunas autoridades”, anunció el secretario ejecutivo de la Federación Sindical de Trabajadores Mineros de Bolivia Alfredo Aguilar, luego de que el ministro de Minería Walter Villarroel ofreciera a los cooperativistas más de la mitad del yacimiento del cerro Posokoni, en Huanuni.

El cerro de estaño Huanuni, el más productivo del país, es disputado por ambos sectores desde hace más de cuatro meses; las discrepancias hacen que las pugnas se den dinamita en mano, y la salomónica decisión de Evo Morales, que partió la mina en dos y le dio una parte de la explotación a cada grupo, no dejó contentos a todos.

“Si permitimos que los mineros cooperativistas, que surgieron como una necesidad de sobrevivir luego de la destrucción de la Industria Minera Nacional por la política neoliberal, se institucionalicen, estamos sembrando en el seno mismo del proletariado minero al capitalismo de corte tiburón”, escribió el periodista Andrés Lapita en Indymedia.

Otros conflictos mineros enfrentan a cooperativistas con indígenas. Hace 15 días estalló un conflicto entre los dos grupos con armas de fuego y dinamita por el control de una mina, en las cercanías de la población de Uncía, en el norte de Potosí. Según los dirigentes de los trabajadores mineros, los comunarios (indígenas) del norte de Potosí intentan tomar las áreas donde aún se pueden explotar minerales en el Socavón Patiño, un rico yacimiento estañífero.

El Poder Ejecutivo envió una comisión a la región para tratar de resolver este conflicto. Según el ministro de Minería, Walter Villarroel, en todo el país existen cerca de 38 conflictos mineros. “Por un lado avasallan las cooperativas, por el otro las comunidades. Es una situación muy complicada”, dijo Villarroel.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.