EL MUNDO › ALZARA UNA GRAN BARRERA EN LA FRONTERA CON MEXICO

Muro de contención para Bush

El anuncio se hizo en plena campaña electoral con la clara intención de atraer el voto xenófobo de un país que mira al mundo con desconfianza desde el ataque a las Torres Gemelas.

 Por Andrew Gumbel *
Desde Los Angeles

El presidente Bush firmó ayer una ley autorizando la construcción de un nuevo cerco de 1200 kilómetros a lo largo de la frontera entre México y Estados Unidos –un regalo preelección a su base conservadora blanca “duros con la inmigración”–, pero es uno que corre el riesgo de alienar a la creciente población latina de Estados Unidos y tensionar severamente las relaciones estadounidenses-mexicanas. La Ley del Muro es un producto relativamente magro de casi un año de debates difíciles sobre el creciente ejército de inmigrantes trabajadores de Estados Unidos, de los cuales entre 11 y 12 millones están en el país ilegalmente.

George W. Bush mismo es en un punto moderado respecto de la inmigración y quería instituir un programa temporario de trabajo y un camino hacia la residencia y la ciudadanía para aquellos que ya estaban en el país. Esta posición, sin embargo, lo enfrentó con los conservadores en el Congreso que querían marcar a todos los extranjeros indocumentados como delincuentes y deportarlos. También fue una importante razón por la que los votantes conservadores republicanos –especialmente en los estados fronterizos– se han desilusionado con la Casa Blanca de Bush en los últimos meses. Finalmente, reforzar la seguridad de la frontera fue el único tema sobre el cual fue posible algún acuerdo.

La firma de ayer, después del colapso de los numerosos esfuerzos para producir un paquete completo de nuevas leyes inmigratorias, fue calculada deliberadamente para que se hiciera lo más próximo posible a las elecciones legislativas de mitad de término, el 7 de noviembre. La ley pasó por el Senado a fines de septiembre y podría haber estado sobre el escritorio del presidente hace cuatro semanas. Ahora se ha convertido claramente en una pieza fundamental de la campaña republicana para aferrarse a sus mayorías en el Congreso y estimular su base de votantes, que ha mostrado señales de preferir quedarse en casa en esta elección. Los republicanos se encontraban ayer 11 puntos atrás de los demócratas en las preferencias del electorado estadounidense.

“Tenemos la responsabilidad de hacer cumplir nuestras leyes”, dijo el presidente Bush en la ceremonia de la firma. “Tenemos la responsabilidad de asegurar nuestras fronteras. Tomamos esta responsabilidad seriamente.” Teóricamente, el muro se construirá a lo largo de las áreas más comunes de paso, en California, Arizona, Nuevo México y Texas. Hasta ahora, sólo se han destinado 1200 millones para su construcción, de un costo total estimado de 9 mil millones. Esto abre el interrogante de si el muro se construirá alguna vez. Los expertos en temas migratorios dudan que la barrera tenga algún efecto significativo en disuadir a los que quieren cruzar la frontera. El jefe del sindicato que representa a los agentes del Servicio de Inmigración y Naturalización (INS) dijo esta semana que pensaba que detendría a los inmigrantes sólo “un minuto o dos”.

Tampoco es claro lo exitosa que puede ser una posición de “duro en la inmigración” con el electorado de la frontera. Los republicanos corren el riesgo de perder una banca en la Cámara de Representantes en la fronteriza Arizona, porque su candidato, Randy Graf, es considerado demasiado extremista en este tema. Muchos grupos defensores de latinos, incluyendo algunos conservadores que previamente habían sido buscados por el presidente Bush, han expresado profundas dudas y se han volcado a refrendar a candidatos demócratas en una serie de carreras claves.

De hecho, una encuesta difundida por la cadena de televisión CNN mostró que el 53 por ciento de los norteamericanos están en contra de la construcción del muro.

* De The Independent de Gran Bretaña. Especial para Página/12.

Traducción: Celita Doyhambéhère.

Compartir: 

Twitter
 

Un sargento de la Guardia Nacional vigila la frontera a la altura de Tijuana, uno de los pasos más usados.
Imagen: EFE
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.