EL PAíS › EL GOBERNADOR BONAERENSE QUIERE QUE AUTORICEN SU REELECCION

Solá busca la venia de la Justicia

La Junta Electoral bonaerense tendrá que decidir si el gobernador Felipe Solá puede aspirar a otro mandato después de haber completado el de su antecesor Carlos Ruckauf y el que culminará en el 2007.

 Por Diego Schurman

Felipe Solá solicitó ayer a la Junta Electoral bonaerense que defina si está habilitado para ser reelecto en 2007. El gobernador estima que la respuesta se producirá en el transcurso del próximo mes, lo que le dará tiempo para definir su futuro político, sea cual fuere la respuesta.

La presentación estuvo formalmente a cargo de Marcelo Belloti y Raúl Oviedo, apoderados del Partido de la Victoria y el Polo Social. Ambos partidos integran el kirchnerista Frente para la Victoria que consagró a Solá como gobernador.

La clave está en saber si la Carta Magna provincial –que permite una sola reelección– considera que Solá transita por su primer período o por el segundo, ya que anteriormente el actual mandatario se hizo cargo de la gobernación por la huida de Carlos Ruckauf.

El artículo en cuestión es el 123, que determina que “el gobernador y el vicegobernador pueden ser reelectos o sucedidos recíprocamente por un nuevo período. Si han sido reelectos o se han sucedido recíprocamente, no pueden ser elegidos para ninguno de los cargos, sino con intervalos de un período”.

En 1999 Solá acompañó en la fórmula a Ruckauf. Y en el 2003 encabezó otra fórmula secundado por Graciela Giannettasio. ¿Cómo sortear el obstáculo? Felipe quiere que la Junta Electoral no considere el período que reemplazó a Ruckauf en la Gobernación cuando éste saltó a la Cancillería.

“Solá fue electo vicegobernador y cuando Ruckauf se fue ejerció como gobernador, pero no fue electo para tal función. En el 2003 sí lo eligen como gobernador. Para nosotros ése es su primer mandato, y además lo acompañó en la fórmula Giannettasio y no Ruckauf, con lo cual, a nuestro entender, no tiene ningún impedimento porque tampoco se da la situación de reciprocidad que plantea la ley”, señaló a Página/12 Raúl Oviedo, apoderado del Polo Social.

La Junta es un organismo de rango constitucional integrada por el presidente de la Suprema Corte de Justicia, del Tribunal de Cuentas y de las tres cámaras de Apelación de La Plata. Su función es la de juzgar la validez no sólo de las elecciones, sino también de aceptar o rechazar las candidaturas para los cargos electivos provinciales. Para sectores de la oposición la Junta no es el organismo con potestad para decidir sobre el tema.

El generoso escrito de 50 páginas presentado ayer, que técnicamente se llama “pedido de declaración de certeza”, fue confeccionado por los ministros de Justicia, Eduardo Di Rocco, y de Seguridad, León Arslanian. También habría aportado letra el secretario de Legal y Técnica de la Nación, Carlos Zannini.

En los últimos días la iniciativa había logrado el respaldo explícito de uno de los ministros de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, Eugenio Zaffaroni.

La oportunidad en que debía realizarse la presentación fue todo un debate en sí. Solá no quería hacerlo después de las elecciones de Misiones, que este domingo definirán la suerte de Carlos Rovira y su proyecto de reelección indefinida. Más aún, el gobernador hubiese preferido concurrir a la Junta Electoral mucho antes. Pero la desaparición de Julio López, testigo clave en el juicio a Miguel Etchecolatz, retrasó los tiempos.

Kirchner le había exigido a Solá tener resuelto el tema antes de noviembre ya que, de no contar con la venia judicial, el oficialismo deberá empezar a moldear otro candidato. La lista de aspirantes es enorme. Pero evidentemente el Presidente la está limitando a Solá, Aníbal Fernández y José Pampuro. No por nada ayer Kirchner compartió en Lanús un acto con el gobernador, el ministro de Interior y el senador (ver aparte).

Al rechazo que genera la iniciativa en el arco político opositor, ayer a Solá se le sumó un imprevisto: los empleados de la Junta Electoral estaban implementando una medida de fuerza en reclamo de mejoras salariales. La protesta casi impide que los apoderados que representan al gobernador cumplan con su cometido. Finalmente el escrito fue recibido por personal jerárquico del organismo.

Compartir: 

Twitter
 

El gobernador Felipe Solá, el senador José Pampuro y el presidente Néstor Kirchner.
Imagen: DyN
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.