UNIVERSIDAD › ACORDARON UNA FORMULA Y UNA PLATAFORMA PARA LA UBA

Consenso entre los decanos

La candidatura de Hallú y Sorín para rector y vice. La salida de Franco. Un programa de gobierno que incluye la reforma estatutaria.

 Por Javier Lorca

“No hay nada firmado, pero fue un avance prácticamente definitorio.” Lo dijo un decano de la Universidad de Buenos Aires, anoche, cuando salía de una larga reunión con sus pares. En la Facultad de Odontología, los decanos acordaron una fórmula de consenso para gobernar la UBA: Rubén Hallú, decano de Veterinarias, será el candidato a rector, y Jaime Sorín, de Arquitectura, el candidato a vicerrector. El acuerdo implica un programa de gobierno (con la reforma de los estatutos incluida) y se traducirá, antes de fin de año, posiblemente para mediados de noviembre, en un sexto intento de reunir la asamblea universitaria y elegir a la nueva autoridad de la casa de estudios. Además, el pacto presupone la eventual renuncia del actual vicerrector, Aníbal Franco.

Como se informó, desde hace semanas venían negociando los referentes de los grupos que disputaban la conducción de la UBA: el bloque de radicales, peronistas y otros aliados (consejeros de Derecho, Económicas, Veterinarias, Odontología, Psicología, Ingeniería y Farmacia) y la alianza de centroizquierda, peronistas e independientes (Medicina, Sociales, Filosofía y Letras, Exactas, Arquitectura y Agronomía).

El cierre del acuerdo se venía demorando porque algunos decanos se resistían a dejar afuera al vicerrector. Pero ayer, en la reunión que comenzó a las 17, ninguno de los presentes planteó la cuestión. “Nadie quiere pasar por encima de Franco, pero fue la única salida constructiva que encontramos en la que todos podíamos sentirnos comprometidos”, contó a Página/12 otro decano. Así, la fórmula llevará a dos hombres de filiación justicialista, el candidato a rector propuesto por la mayoría (siete facultades) y su acompañante, por la minoría (seis facultades).

De las más de tres horas de discusión de ayer participaron autoridades de las trece facultades. La mayor parte del tiempo se habló de la plataforma que intentarán llevar adelante si logran realizar la asamblea y elegir al rector, pese a la oposición estudiantil. Los decanos redactaron un borrador cuyos detalles serán limados en una próxima reunión, seguramente el jueves que viene. En síntesis, el programa contemplará los siguientes compromisos: abrir el proceso de reforma de los estatutos de la universidad, pedirle al Gobierno un incremento del presupuesto universitario, ir hacia la gratuidad de los posgrados académicos, rentar a los docentes ad honorem, concursar a los profesores interinos, desarrollar una política científica activa y poner el conocimiento de la UBA al servicio de la sociedad, a través de las funciones de extensión.

Parte de lo convenido es formar una futura gestión con personas de confianza de ambos grupos. Ya se publicó: la mayoría administraría las secretarías General (sería un egresado de Derecho), Hacienda (Económicas), Ciencia y Técnica (Farmacia o Ingeniería) y Extensión (Psicología), mientras que las de Asuntos Académicos (Filosofía y Letras) y de Planificación (por crearse) quedarían en manos del otro espacio. “Lo principal es construir un proceso inclusivo y que, con transparencia, se pueda superar la eventual desconfianza entre las partes”, dijo un tercer decano. Todos los consultados prefirieron hablar informalmente hasta que el acuerdo sea presentado en forma oficial, acaso la semana que viene.

Otro tema que ocupó a los decanos es la gobernabilidad. “Esperamos que pueda funcionar normalmente el Consejo Superior y que pueda reunirse la asamblea. Estando los trece decanos unidos, creemos que todo se va a facilitar.” La prueba será el miércoles 1º, fecha de la próxima sesión del consejo. Sobre las condiciones para realizar la asamblea no se analizaron nuevas alternativas, aunque se sigue pensando en cambiar la sede y en recurrir a la Justicia, “pero no a la policía”, se recalcó.

Por el momento, el acuerdo entre los bloques no parece debilitar el rechazo de las agrupaciones estudiantiles de izquierda. “El acuerdo no nos contempla de ninguna manera. Nadie nos llamó siquiera para hablar”, dijo Agustín Vanella, consejero superior. Conducida por el PO, el MST y la CEPA (PCR), la FUBA ya cinco veces impidió la reunión de los 236 asambleístas de la universidad. Y parece que intentará repetir su boicot.

Compartir: 

Twitter
 

 
UNIVERSIDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.