EL MUNDO

El misterio del oro de Pinocho tiene en vilo a Chile

Mientras la Justicia abría una investigación para determinar si el ex dictador tiene depositados 9 mil lingotes de oro en Hong Kong, el HSBC dijo que los informes son falsos.

 Por Manuel Délano *
Desde Santiago de Chile

La Corte de Apelaciones de Santiago autorizó ayer al juez suplente del caso Riggs, Juan González, a investigar si el ex dictador Augusto Pinochet tiene depositados en Hong Kong más de nueve mil lingotes de oro, cuyo valor supera los 160 millones de dólares, casi seis veces la fortuna que la Justicia le ha encontrado oculta. González ya resolvió enviar exhortos a Hong Kong y Alemania, dictó una orden de investigación amplia a la policía y le ordenó informar sobre los viajes de Pinochet a esta ciudad, previos al depósito del oro, en 1980. Mientras tanto, el banco Hong Kong & Shangai Banking (HSBC), en donde el ex dictador habría depositado el oro, pudo analizar los documentos y consideró que eran falsos. Esto, sin embargo, no detendrá la investigación de la Justicia chilena.

El caso del oro de Pinochet tiene en vilo a los chilenos. La defensa y familia del ex dictador han desmentido la denuncia, pero después de que negaran las cuentas secretas que Pinochet tuvo en el exterior, su credibilidad es baja. También lo ha hecho el banco, en donde el oro estaría depositado. En el gobierno optaron por la cautela y esperar a que la Justicia determine si realmente el general tiene –o tuvo– 9620 kilos de oro, con un 99,9 por ciento de pureza.

Todo comenzó cuando un broker de Los Angeles, de la empresa CCI, especializada en transacciones de oro, Al Landry, alertó al consulado de Chile en esta ciudad al observar el nombre de Augusto Pinochet en una operación que realizaba. Landry recibió un correo electrónico desde una cuenta en Yahoo de Kevin Shari, a quien no conoce, ofreciéndole 9,6 toneladas de oro que fueron depositadas en el banco HSBC el 7 de noviembre de 1980 por Pinochet, a su nombre.

El correo incluía 12 documentos con 25 páginas escaneadas del banco HSBC. En nueve de ellos está citado el nombre de Pinochet como dueño del depósito Nº 81070 DC. En una declaración del gobierno británico, con el logo del Ministerio de Finanzas, del 7 de noviembre de 1980, el ex dictador es identificado como presidente de Chile. El logo de una empresa aseguradora alemana con sede en Remagen, Schell Security Gmbh, está en todas las páginas. En el certificado Nº 1863050351 del 10 de diciembre de 2004 de Schell Security, firmado por el director administrativo Robert Schell y el oficial de seguridad Fred Kasperts, se señala que la empresa tiene en custodia el certificado del depósito del oro. Además, hay un documento notarial alemán fechado seis días después y en el legajo aparece el nombre de un supuesto funcionario del HSBC, Chung Yui Hen Liem.

Landry dice que la documentación es verdadera, “excelente, superior, mejor que otras”. Pero al ver en los textos el nombre de Pinochet y recordar que “él es, aparentemente, un delincuente, porque está acusado de varios delitos en su país”, informó a Shari que no comprarían el depósito e iban a entregar los antecedentes al consulado chileno en Los Angeles. Aunque Shari insistió que le iban a certificar la documentación a través de un tercero, no ha vuelto a tomar contacto. El cónsul chileno en Los Angeles, Fernando Urrutia, recibió esta información el 13 de octubre y la remitió a Santiago y a la Embajada de Chile en Estados Unidos. La Cancillería analizó las fotocopias durante diez días antes de entregarlas a la Justicia. El ministro de Relaciones Exteriores, Alejandro Foxley, ha afirmado que la documentación, aunque no es oficial, “por lo menos merece ser tomada en cuenta en serio en tribunales”.

El gerente general del Banco HSBC, Rob Underwood, sostuvo en un comunicado que según las investigaciones preliminares realizadas en esta institución no se ha encontrado ningún depósito a nombre de Pinochet y agregó que cooperarán con las autoridades chilenas. Por otra parte, el juez Víctor Montiglio interrogó ayer durante dos horas al ex dictador en su domicilio por los casos de dos víctimas de la Caravana de la Muerte en 1973, poco después del golpe militar. Montiglio afirmó que encontró “muy bien” a Pinochet, de 90 años.

* De El País de Madrid. Especial para Página/12.

Compartir: 

Twitter
 

El juez Montiglio interrogó ayer a Pinochet por otra causa.
Imagen: EFE
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.