EL MUNDO › CON PALOS Y PIEDRAS, LOS UNIVERSITARIOS REPELIERON A LOS POLICIAS FEDERALES

Choque de policías y estudiantes en Oaxaca

Ayer se desató una batalla campal por el control de una radio que se transmite desde la universidad y que aglutina las fuerzas de la protesta social que mantiene en jaque al gobernador Ulises Ruiz. Los federales no pudieron doblegar a los manifestantes.

 Por Gerardo Albarrán de Alba
Desde México, D. F.

El último bastión de la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO) fue asaltado ayer por elementos de la Policía Federal Preventiva que ocupan la ciudad desde el viernes pasado. La Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca (Uabjo) fue cercada desde varios puntos y la policía avanzó hacia el campus, lo que provocó enfrentamientos durante ocho horas en las barricadas que resguardan los accesos a la Ciudad Universitaria. Al final, la PFP no pudo someter a los estudiantes y asambleístas y debió replegarse, pero los choques constantes dejaron un saldo de dos periodistas, siete policías y 12 jóvenes heridos, así como ocho detenidos. Este punto resulta estratégico porque desde sus instalaciones transmite la Radio Universidad, el único medio que le queda a la APPO para mantener la comunicación con el movimiento popular y organizar movilizaciones de emergencia. Con ocupaciones de edificios públicos, barricadas callejeras y huelgas docentes, los asambleístas mantuvieron paralizado el estado del sur mexicano durante más de cinco meses, hasta que la policía intervino la semana pasada. Pero la lucha política continúa.

En un primer asalto, a las 7.45 de la mañana, la PFP liberó las calles adyacentes a la universidad, y aunque se lanzaron tres granadas de gases lacrimógenos al interior del campus, los jefes del operativo declararon a los medios que no tenían instrucciones ni intenciones de tomar por la fuerza el recinto universitario. Al mediodía habían logrado retirar la mayor parte de las barricadas y avanzaban hacia el campus, pero debieron retroceder un par de veces ante una contraofensiva estudiantil. Ya con refuerzos, más de mil efectivos policiales, apoyados por 12 tanquetas con cañones de agua y cuatro helicópteros, realizaron varias incursiones durante ocho horas continuas hasta que se posicionaron en los principales accesos y se ubicaron en una rotonda.

Estudiantes y miembros de la APPO los repelieron con piedras, bombas molotov y rompeportones. Cerca de las 2.30 de la tarde, cientos de jóvenes habían rodeado a la policía desde diversos puntos. Algunos autos, autobuses y una casa ardían en llamas. La PFP perdió todo el control del operativo cuando estudiantes y militantes de la APPO les cerraron cualquier vía de escape y comenzaron a avanzar hacia ellos, además de que los enfrentamientos se habían extendido a varias colonias aledañas. Entonces los policías abandonaron las posiciones que habían conquistado en el curso del día y salieron del lugar apoyados por un helicóptero desde el que disparaban gases lacrimógenos hacia los estudiantes que seguían lanzando piedras.

Por la mañana, el rector de la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca (Uabjo), Francisco Martínez Neri, había pedido al gobierno federal que “recapacitara” y advirtió que una incursión de la PFP al campus universitario “tendrá consecuencias; la universidad no merece un allanamiento de esta naturaleza”. Horas después, en una transmisión desde Radio Universidad, defendió la autonomía universitaria y exigió el retiro de las fuerzas federales. Un ex rector de la Uabjo, Felipe Martínez Soriano (quien alguna vez fue preso como dirigente del movimiento guerrillero Partido Revolucionario Obrero Clandestino Unión del Pueblo y el Partido de los Pobres), llamó a los universitarios a defender la autonomía de la Uabjo “que tanta sangre ha costado”, y llamó al pueblo a “unirse a esta lucha” desde las barricadas que rodean Ciudad Universitaria.

En la Ciudad de México, varias de las principales calles y avenidas fueron cerradas por militantes de la APPO y simpatizantes que organizaron marchas en cuanto arreciaron los enfrentamientos en Oaxaca. Cientos de personas respondieron a los llamados hechos desde Radio Universidad (que se sintoniza por Internet) y a través de mensajes por teléfono celular y correo electrónico. Las marchas se dirigieron hacia las oficinas de la Secretaría de Gobernación y de la Policía Federal Preventiva, ambas en el centro de la ciudad.

Compartir: 

Twitter
 

Un asambleísta arrojaba ayer una bomba molotov en contra de una formación policial en Oaxaca.
Imagen: AFP
SUBNOTAS
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.