SOCIEDAD

Un tratamiento que evita el trasplante de córnea

El Hospital de Clínicas comenzó a aplicar una nueva técnica contra el queratocono. En lugar de trasplante, se trata de una intervención de cinco minutos.

 Por Pedro Lipcovich

En el Hospital de Clínicas porteño se puso en marcha un tratamiento que podría cambiar la historia para una enfermedad que afecta la vista de más de 20.000 personas en la Argentina. La enfermedad es el queratocono, un deterioro de la córnea que suele manifestarse desde la adolescencia: la afección puede avanzar hasta requerir un trasplante de córnea. El nuevo abordaje, llamado crosslinking, consiste en una intervención que, en cinco minutos y, mediante rayos ultravioletas y vitamina B-12, logra fortalecer la córnea al punto de evitar que el queratocono siga avanzando. La técnica fue desarrollada en Alemania hace tres años y viene siendo experimentada con éxito en varios países.

Se desconoce la causa del queratocono, que afecta a una proporción estimada de una cada 1800 personas en la Argentina. Algunos lo incluyen entre las enfermedades alérgicas. Consiste en un debilitamiento del tejido de la córnea –esa especie de lente protectora que deja pasar la luz al interior del ojo–, cuya normal forma semiesférica se altera hasta asemejarse a la de un cono. El primer síntoma suele ser una visión borrosa leve que no puede corregirse del todo con anteojos, aunque sí con lentes de contacto blandas. Comienza habitualmente en la pubertad, después de los diez años, y llega a su mayor desarrollo entre los 19 y los 38 años. Es común que las personas con queratocono tengan miopía o astigmatismo de rápido avance, al punto de tener que cambiar de anteojos más de una vez por año; suelen sentir picazón y tienden a frotarse los ojos con frecuencia.

Cuando el queratocono llega a estados muy avanzados, se hace necesario recurrir al trasplante de córnea. Como para otros órganos y tejidos, hay lista de espera, que en este caso llega a 3200 personas; se efectúan unas 300 operaciones por año y la recuperación posoperatoria suele requerir lapsos prolongados.

El crosslinking es un método para fortalecer la córnea debilitada y aprovecha un proceso que, en otras partes del cuerpo, resulta indeseable: la disminución de la elasticidad del colágeno, que genera arrugas en la cara y endurecimiento en las arterias. También la córnea está compuesta por colágeno y la intervención terapéutica puede aumentar el entrelazamiento de sus fibras para hacerlo más resistente. “La operación dura cinco o seis minutos, con anestesia local: se retira el epitelio de la córnea, se aplica vitamina B-12 y se ilumina con luz ultravioleta en determinada dosis –contó Carlos Argento, titular del Servicio de Oftalmología del Clínicas–; utilizamos un emisor de rayos ultravioletas especialmente fabricado en la Argentina, lo cual nos ahorró la necesidad de importarlo de Alemania.”

La técnica fue desarrollada en Dresde, Alemania, por Gregor Wollensak. En un trabajo publicado hace un par de meses en la revista Current Opinion in Ophthalmology, el investigador comunica los resultados de un seguimiento de hasta tres años sobre “16 ojos de 15 pacientes”: en todos ellos se había logrado el objetivo central, detener la progresión del queratocono; además, “en el 50 por ciento de los casos la agudeza visual mejoró ligeramente” y “no se observaron efectos colaterales”. Wollensak apunta que, “dada la simplicidad de la técnica y los costos mínimos del tratamiento, éste podría ser accesible aun para países en desarrollo”, y advierte que “se encaran estudios adicionales para excluir efectos colaterales a largo plazo y evaluar a largo plazo la durabilidad de los resultados”. En Italia, un equipo dirigido por Aldo Caporossi obtuvo resultados similares en 12 intervenciones.

En la Argentina, “hemos efectuado ya seis intervenciones, y en todas ellas la evolución de la enfermedad se detuvo”, precisó Argento. También en el Clínicas se ponen en práctica otras dos terapias de avanzada contra el queratocono. Una es la colocación de anillos intracorneales, que ayudan a que la córnea recupere su forma original; otra es “el trasplante parcial: no de toda la córnea sino sólo de algunas láminas, las que estén enfermas; esto disminuye el riesgo de rechazo”, contó Argento.

Entre el 13 y el 16 de este mes, la División Oftalmología del Clínicas efectuará una campaña gratuita para diagnosticar a personas que sospechen puedan padecer queratocono, incluyendo estudios de alta complejidad.

Compartir: 

Twitter
 

El queratocono es una enfermedad que afecta la vista de más de 20.000 personas en la Argentina.
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.