EL MUNDO › LA OPOSICION PIDE QUE LA RETIRADA EMPIECE DE CUATRO A SEIS MESES

Ponen presión al repliegue de Irak

Los demócratas quieren resucitar la agencia federal independiente que combate la corrupción en la reconstrucción del país ocupado. Tras la derrota republicana en las legislativas, el tema Irak está en el tapete. Ayer, el premier iraquí exigió un recambio del gobierno.

 Por Rupert Cornwell *
Desde Washington

Cuando falta más de un mes y medio para hacerse cargo del Congreso, los demócratas ya adelantan cómo atacarán la estrategia del gobierno en Irak. Varios senadores le pusieron fecha a la retirada de tropas y afirmaron que presentarán un proyecto para aprobar este pedido. “La primera tarea es cambiar la dirección de la política en Irak”, explicó el senador demócrata Carl Levin, quien anticipó que el repliegue comenzaría entre cuatro y seis meses. Además, los nuevos demócratas en ascenso quieren resucitar la agencia federal independiente que combate el fraude, el mal uso y la corrupción dentro de la reconstrucción de Irak, como parte de una nueva iniciativa del Congreso para investigar a la administración Bush.

La resolución para un repliegue temprano, que no sería vinculante pero significaría una fuerte presión para Bush, también es apoyada por los senadores demócratas Joseph Biden, un posible presidenciable, y Charles Schumer. Levin ya había presentado en junio pasado en el Senado una resolución que pedía el repliegue de las tropas en Irak. En esa ocasión, sólo logró 40 de los 100 votos de esa Cámara. Pero luego de las elecciones es muy probable que la historia sea distinta. No sólo porque serán mayoría, sino que además sus voces tendrán más peso. Levin previsiblemente se convertirá en el presidente del Comité de las Fuerzas Armadas del Senado, y Biden en presidente del Comité de Relaciones Exteriores.

La iniciativa para reactivar la agencia que monitorea los fondos de la reconstrucción se hizo pública en Estados Unidos cuando en Irak se vivía otro día de violencia e inestabilidad política. En total, 58 iraquíes y tres soldados estadounidenses murieron y cien personas resultaron heridas. Además, volvieron a aparecer cadáveres en la capital. La violencia comenzó ayer cuando un atacante suicida mató a 35 personas en un atentado contra un centro de reclutamiento de la policía en Bagdad. Mientras tanto, en el plano político, el primer ministro Nouri al Maliki demandó una amplia reorganización del gobierno, que ha demostrado ser incapaz de poner un punto final a la violencia y de rescatar al país de la crisis económica.

Se espera que los demócratas impulsen esta nueva propuesta en los próximos días. La medida restauraría la Oficina del Inspector General Especial para la Reconstrucción de Irak. Creada en marzo de 2004, la oficina, dirigida por el jefe inspector David Bowen, ha auditado gastos por miles de millones de dólares desde la invasión, descubriendo docenas de casos de mal uso de fondos –muchas veces exponiendo la falta de veracidad de las declaraciones triunfantes de la administración con respecto a la reconstrucción, y avergonzando a la Casa Blanca.

Meses atrás, por ejemplo, informó que KBR, una empresa subsidiaria de ingeniería de Halliburton, el grupo petrolero dirigido entre 1995 y el año 2000 por el vicepresidente Dick Cheney, había sistemáticamente intentado esconder los detalles de sus contratos. Otra investigación reveló cuántas de las 14 mil armas enviadas por Estados Unidos al gobierno iraquí habían desaparecido –y posiblemente hayan terminado en manos de los rebeldes–. Ya alcanzaron los 25 procesamientos, cuatro de ellos con condenas.

Gracias a sus esfuerzos, Bowen y su oficina con 55 funcionarios también han logrado fomentar la desilusión pública con respecto a la guerra y al escenario posterior. Irak se ha hundido de a poco en la violencia sectaria y en la anarquía, y su economía ha ido de mal en peor, a pesar de la enorme infusión de fondos norteamericanos para la reconstrucción –calculada en 38 mil millones de dólares desde la invasión de 2003.

Ayer sólo trajo más malas noticias. El ataque al centro de reclutamiento fue sólo el más mortal de una serie de ataques dentro y alrededor de Bagdad, en los que más de una veintena de personas murieron. La policía también continúa buscando a más de 50 personas que habían sido secuestradas el sábado en Yusifiya, en el sur de la capital, después de una emboscada en la que murieron otras doce personas.

Mientras tanto, los cambios en el gobierno pedidos por Maliki podrían provocar aún más incertidumbre, especialmente en los ministerios clave, como Defensa y e Interior. Ambos han demostrado ser los menos capaces, al no poder dar seguridad y controlar a las milicias que funcionan con gran libertad en Irak. La difusión de la iniciativa demócrata llegó en la víspera de la reunión entre el presidente George Bush y el Irak Study Group, el comité bipartidario que analiza la situación en Golfo, dirigido por el secretario de Estado de su padre, James Baker. Se espera que antes de fin de año tenga lista sus sugerencias, con una nueva política para Irak.

La próxima presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, y otros importantes dirigentes demócratas han adelantado que no intentarán iniciar un impeachment contra Bush, ni buscarán volver a estudiar los errores de Inteligencia previos a la guerra. Pero la nueva mayoría tiene amplios poderes para indagar sobre los errores de administración que siguieron a la ocupación. También se espera que los demócratas pidan sesiones para discutir el controversial programa de escuchas de Bush, el trato y el proceso judicial de los sospechosos de terrorismo, y la tardía respuesta al huracán Katrina. Los enfrentamientos con la administración serán muchos y ya empezaron con el rechazo a la candidatura de John Bolton para representar al país en las Naciones Unidas.

* De The Independent de Gran Bretaña. Especial para Página/12.

Compartir: 

Twitter
 

En total, 58 iraquíes murieron y otras cien personas resultaron heridas en una jornada violenta.
SUBNOTAS
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.