EL MUNDO › EL PRESIDENTE CHAVEZ CERRO SU CAMPAÑA ANTE UNA MULTITUD

“Los derrotaremos por knock out”

El presidente venezolano, favorito a ganar la reelección el próximo domingo, se dirigió a sus seguidores en su último acto proselitista.

 Por Lucía Alvarez y Diego González
Desde Caracas

El candidato-presidente Hugo Chávez inició sorpresivamente su discurso de cierre de campaña de cara a las presidenciales del 3 de diciembre cantando a capella el himno nacional. En ese momento, la multitud vestida de rojo dispersa alrededor de todo el centro de Caracas se concentró en las Avenidas Bolívar, Lecuna, Universidad y México a la espera de las palabras del líder: “Todo lo que va a ocurrir bajo el sol tiene su hora, y ésta es la hora de la Revolución; ésta es la hora del pueblo bolivariano. Les vamos a dar una soberana paliza, los vamos a derrotar por knock out”. El número de seguidores, calculado por fuentes del oficialismo en dos millones, fue tan abrumador que un Chávez jocoso y simpático aseguraba ser un record mundial y, para comprobarlo, recurrió al uso de binoculares.

“Esto es un jonrón por el Bush, para Mister Bush. Nosotros estamos enfrentando al mismo diablo, al gobierno imperialista de los Estados Unidos”, aseguró en el comienzo. Las miradas, entonces, se depositaron en un hombre pintado de negro con un tridente que representaba a Lucifer, en un títere de una voluptuosa Condoleezza Rice vestido sólo con la bandera norteamericana y en las tantas remeras con la cara de Chávez en la Estatua de la Libertad y bajo el lema: “En contra del imperialismo norteamericano”.

Después de hacer hincapié en la necesidad de dar “una batalla electoral” con una concurrencia multitudinaria y un control de parte de los fiscales, testigos y presidentes de mesa, el presidente se dedicó a hablar de las perspectivas de la reelección: “El domingo 3 de diciembre no será un punto de llegada, será un punto de partida. Ahí comenzará una nueva historia, una nueva era de la revolución. Apenas está concluyendo la transición de la Venezuela del siglo XX a la Venezuela del siglo XXI. Es la hora de la patria, del hombre nuevo, de la mujer nueva, de los pueblos, de la paz, de la justicia, el siglo del socialismo; y a Venezuela le tocó otra vez la vanguardia en la construcción del mundo nuevo”.

Desde la calle, las voces de la gente en relación con los desafíos futuros apuntaban todas hacia un mismo lugar. “Se tiene que seguir consolidando lo que se está haciendo y sacar un poco de gente que está en los ministerios, gobernaciones y alcaldías que entorpecen el proceso. Adentro hay muchos escuálidos (opositor según el oficialismo) que trancan, ahí tiene que ir Chávez a hacer limpieza”, comentaba Esther, trabajador de la estatal Petróleos de Venezuela (Pdvsa). “Apoyamos el proceso porque es el único que está buscando cambios reales para los venezolanos. Aparte, es el único que da altos grados de participación a las mujeres, a la juventud y a todos los sectores más excluidos de nuestra sociedad. Aún así falta depurar algunos aspectos ideológicos-filosóficos”, agregaba Rafael Torres, estudiante de la Universidad Bolivariana de Venezuela.

“El capitalismo genera riqueza para las minorías y pobreza y miseria para las mayorías, y eso hoy ocurre en casi todo el mundo. Ustedes saben mi concepción de la estrategia para acabar con la pobreza. Se resume en una expresión: démosles poder a los pobres”, sostuvo un Chávez contundente. Otorgarle a la gente un conocimiento sobre sus derechos y una capacidad de participación política a través de diversos mecanismos, como los consejos comunales y las mesas técnicas de agua, entre otros, llevó a que hoy no acepten con tranquilidad la falta de eficiencia política, el burocratismo o un no como respuesta. “En lo político se logró en estos años la unificación del país y la verdadera participación. Antes nosotros elegíamos y ellos decidían por todos nosotros. Ahora no, elegimos y participamos directamente porque la Constitución nos lo permite”, explicaba un cooperativista del Estado Lara. Este consenso sobre las fallas a pulir es casi el mismo en lo que a logros alcanzados se trata. Unánime era el grito de apoyo cuando Chávez mencionaba la baja de la pobreza al 30 por ciento, el 60 por ciento de la población que está estudiando y las 220 millones de consultas totalmente gratuitas y con medicamentos que lleva hasta la actualidad Barrio Adentro I. Antes de retirarse con el ya característico “Hasta la victoria siempre. Patria o Muerte, Venceremos” envió saludos en inglés al líder cubano, Fidel Castro, así como también al presidente electo nicaragüense, Daniel Ortega, y a los gobernantes Néstor Kirchner, Evo Morales, de Bolivia, y a Luiz Inácio Lula da Silva, de Brasil.

Compartir: 

Twitter
 

Unánime fue el grito de apoyo cuando Chávez mencionó la baja de la pobreza al 30 por ciento.
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.