EL MUNDO › SEGUN SUS MEDICOS, PASO LA ETAPA MAS CRITICA

Pinochet se levantó y comió

 Por Jorge Marirrodriga *
Desde Santiago, Chile

“La etapa crítica ha sido superada”, afirmó ayer el doctor Juan Ignacio Vergara sobre la salud del ex dictador chileno Augusto Pinochet. Mientras algunas decenas de sus seguidores seguían apostados frente al Hospital Militar de Santiago, Pinochet, quien sufrió un infarto agudo en la madrugada del domingo pasado, ayer se levantó de la cama, comió normalmente y realizó algunos ejercicios de rehabilitación. Los abogados de la acusación contra el ex dictador dudan de su gravedad.

Con la crisis de salud aparentemente superada, la polémica se centra ahora en los abogados de la acusación contra el militar por el caso de la Caravana de la Muerte, quienes denuncian que, a la vista de la fugaz recuperación de Pinochet, se ha exagerado la gravedad de su dolencia para influir favorablemente en su situación procesal. El lunes, con Pinochet ingresado y en estado “muy grave”, un tribunal de apelaciones levantó la orden de detención dictada contra él la semana pasada y la sustituyó por libertad bajo fianza.

“He consultado a algunos cardiólogos y me han dicho que una persona que sufre un infarto de miocardio, con 91 años, un edema pulmonar y que padece diabetes estaría muerta si efectivamente fuera real lo que pasó”, subrayó Hugo Gutiérrez, uno de los letrados de la acusación en el caso de la Caravana de la Muerte, un operativo de la dictadura (19731990) en el que fueron asesinados 75 opositores. Los abogados recordaron que en numerosas ocasiones, especialmente cuando se ha enfrentado a situaciones complicadas, como citaciones para declarar u órdenes de detención, Pinochet siempre ha alegado motivos de salud para salir airoso.

“Los médicos me han dicho que si hubiera llegado cinco minutos más tarde al hospital hubiera muerto”, replicó Marco Antonio Pinochet, el hijo más joven del ex mandatario chileno quien rechazó el escepticismo creado en algunos sectores en torno del estado de salud de su padre quien, en principio, deberá estar una semana más hospitalizado. “Si fuera un montaje, no estaríamos aquí dando la cara”, indicó por su parte el doctor Vergara, quien junto al cardiólogo Rodrigo Aguila justificó la recuperación del ex dictador. Lo curioso es que ningún familiar de Pinochet se quedó en las instalaciones del Hospital Militar para hacer compañía al enfermo ni en la noche del domingo ni en la del lunes.

Los abogados de Pinochet contraatacaron ayer denunciando la existencia de una persecución política contra su cliente. El ministro del Interior, Belisario Velasco, salió al paso y subrayó que el Ejecutivo chileno se atiene a los boletines médicos del Hospital Militar. “Eso es lo que tenemos en consideración y no creemos en ninguna otra cosa”, indicó. En plena polémica, Lucía Pinochet, hija mayor del ex dictador, declaró ayer a la televisión chilena que su padre no va a pedir perdón por las violaciones a los derechos humanos cometidos bajo su régimen. “Mi padre piensa que pedir perdón es una cosa política y eso no lo va a hacer”, aseguró. El pasado 25 de noviembre, coincidiendo con su cumpleaños, Pinochet hizo público un mensaje donde asumía “toda la responsabilidad política” de su gobierno.

* De El País de Madrid. Especial para Página/12.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared