EL PAIS › HUGO CHAVEZ ANUNCIO UN CREDITO PARA EL RESCATE FINANCIERO DE LA EMPRESA LACTEA

Otro jugador por la leche de SanCor

Venezuela otorgaría 80 millones de dólares a cambio de leche en polvo y transferencia de tecnología para desarrollar una empresa láctea en ese país. Una delegación de SanCor está en Caracas. Diferencias en la cooperativa por esta oferta y la de Soros.

 Por Claudio Zlotnik

Hugo Chávez extendió sus inversiones en activos argentinos. A los 4000 millones en Boden 2012 que lleva adquiridos desde el 2004, ayer le sumó un crédito de 80 millones de dólares a SanCor. Más que por su magnitud, el desembolso conlleva una clara lectura política: la decisión del venezolano se confirmó 25 días después de que una empresa del grupo Soros hiciera una oferta por el control de la láctea argentina. Esa intención de compra había levantado una fuerte polémica, de la cual no permanecieron al margen funcionarios cercanos a la Casa Rosada. “Trajeron un proyecto y ya tenemos la decisión tomada: será un crédito de 80 millones de dólares para que ellos se liberen de la deuda, que en realidad es mayor, pero así se aliviarán y podrán seguir trabajando”, sostuvo ayer Chávez desde Caracas al formular el anuncio. El mandatario llega mañana a la Argentina.

De acuerdo con lo manifestado por el presidente venezolano desde el Palacio Miraflores, el salvataje financiero le permitiría a SanCor mantener su condición de empresa cooperativa. “Así podrán seguir produciendo para la Argentina y para nosotros”, aseguró el mandatario. Esta sería una condición apreciada entre la mayoría de los actuales socios de la compañía. De hecho, uno de los ejes en las negociaciones con el grupo Soros era que los asociados pudieran mantener la acción de oro para retener el poder de veto en las decisiones.

Oscar Carreras, presidente de SanCor, estuvo ayer en la Casa Rosada. Tenía pactada una reunión con Néstor Kirchner, quien finalmente no asistió. Estuvieron Felisa Miceli y Alberto Fernández. El ejecutivo puso al tanto de las negociaciones con Soros a los funcionarios, y quedaron en verse en los próximos días.

Por lo pronto, esta mañana habrá otro encuentro clave para el futuro de la compañía: entre una delegación de SanCor que llegó en las últimas horas a Caracas, encabezada por el vicepresidente Italo Gastaldi, y funcionarios de primer nivel del gobierno venezolano.

Desde el punto de vista económico-financiero de la compañía, el principal punto pasa por resolver el agujero en sus cuentas. Justamente, el traspaso de la mayoría accionaria a Soros intentaba solucionar esa crisis. El aporte de 120 millones de dólares para apropiarse del 62,5 por ciento de SanCor aparecía como un verdadero salvataje.

Distintas fuentes de la láctea coincidieron, en diálogo con Página/12, en que los 80 millones de dólares de financiamiento prometidos por Chávez no resolvían la cuestión. La deuda de la empresa asciende a 170 millones de dólares, y hace dos meses y medio SanCor incumplió el pago a sus acreedores de un vencimiento por 10 millones de dólares.

Respecto del resto del dinero que haría falta para rescatar a SanCor, las fuentes consultadas evidenciaban divergencias. Por un lado se aceptaba que el crédito de Chávez no impediría que Adecoagro, la compañía de Soros, se acoplara como socia de una SanCor que mantendría su status de cooperativista. Esta visión era compartida anoche en un despacho de la Casa Rosada con acceso directo a Kirchner. En el Gobierno, incluso, no descartaban el ingreso del grupo Petersen, encabezado por el banquero Enrique Ezkenazi y el empresario Eduardo Eurnekian, ambos de buena llegada al despacho presidencial. Otras fuentes de la empresa, en cambio, sostenían que no había alternativas: si Chávez entraba al negocio, no habría espacio para otros inversores privados. En ese sentido, se especulaba con la posibilidad de que el Estado argentino hiciera su aporte. Consultada durante una conferencia de prensa, Miceli evitó realizar comentarios.

Para Venezuela, el negocio luce interesante teniendo en cuenta que es el principal comprador de leche argentina. De hecho, uno de cada cinco dólares exportados por SanCor se dirigen hacia ese país. Venezuela compra exclusivamente leche en polvo. El presidente caribeño tampoco dio detalles, pero en la empresa estimaban que el préstamo debería ser a un plazo mínimo de diez años. Chávez se limitó a explicar que SanCor “devolverá parte del crédito en producción” y en la transferencia de tecnología para ayudar a Venezuela a “fabricar integralmente” leche en polvo. Si el préstamo fuera a diez años, SanCor podría pagar su deuda exportando 3300 toneladas de leche en polvo anuales adicionales. Todavía se desconocen las condiciones del crédito. Si se toma como antecedente las compras que hizo Chávez de títulos de la deuda argentina, no hizo un mal negocio. Adquirió Boden 2012 al precio “de mercado”, al mismo valor que pagaron los bancos en esas operaciones.

En los últimos dos años, Venezuela importó 1800 vaquillonas con el objetivo de desarrollarse en el negocio lácteo. También poseen algunas plantas de la ex Parmalat que actualmente están paralizadas y tierras suficientes para la producción. Pero adolecen de técnicos y de la tecnología, que podrían ser aportados por SanCor. Sobre estos temas se venía conversando en las últimas dos semanas, aprovechando los viajes de ejecutivos de la compañía a Caracas. La urgencia de Chávez es incrementar los niveles de consumo de leche, que se encuentran en 120 litros anuales per cápita contra 210 litros de la Argentina y los 150 litros recomendados por la Asociación Mundial de la Alimentación.

El mensaje de Chávez de ayer le añade condimentos económicos pero sobre todo políticos en torno de una de las mayores empresas argentinas todavía manejadas por capitales nacionales.

Compartir: 

Twitter
 

SanCor tiene una deuda de 170 millones de dólares. Había anunciado una asociación con Soros.
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared