EL PAIS › EMPIEZA HOY LA 26ª MARCHA DE LA RESISTENCIA

Con la presencia de López

“Seguimos resistiendo por la Verdad y la Justicia, contra la impunidad. Aparición con vida de Julio López” es la consigna de la movilización en Plaza de Mayo que terminará mañana.

“Otra vez estamos hablando de desaparecidos. Qué horror”, dice Tati Almeida, de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, a horas de la vigilia que dará comienzo a una nueva Marcha de la Resistencia. Esta vez la edición 26ª de la marcha inaugurada por las Madres bajo las bayonetas de los militares, tendrá de fondo el pedido de aparición de Julio López, el testigo del juicio contra el represor Miguel Etchecolatz que sobrevivió a los centros clandestinos pero ahora permanece desaparecido desde hace tres meses.

“Vamos a seguir pidiendo que se investigue, eso no lo vamos a dejar de hacer”, dice Almeida en diálogo con Página/12. “López es el primer desaparecido del que podemos decir que está siendo buscado por el Estado, y eso es lo que antes no pasaba.”

Bajo la sombra de la desaparición del testigo de la causa Etchecolatz, la vigilia de la marcha comenzará a las seis de la tarde de hoy y terminará mañana a la misma hora, con una convocatoria amplia, en la que aparece el nombre de Julio López: “Seguimos resistiendo por la Verdad y la Justicia, contra la impunidad. Aparición con vida de Julio López”.

Hace un año, la Asociación Madres de Plaza de Mayo que lidera Hebe de Bonafini resolvió disolver la convocatoria anual de las marchas porque “el enemigo ya no está más en la Casa de Gobierno”, según dijo Bonafini en ese momento para explicarlo. La suspensión provocó reacciones distintas entre los organismos de derechos humanos. Hubo sectores que la acompañaron, pero no sucedió con quienes ahora convocan a la marcha. Entre ellos están la Línea Fundadora de las Madres, Abuelas, Familiares de Desaparecidos y Detenidos por Razones Políticas, Hermanos de Desaparecidos e HIJOS; con la adhesión de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos, Asociación Buena Memoria, Movimiento Ecuménico por los Derechos Humanos, el Servicio de Paz y Justicia y el Centro de Estudios Legales y Sociales.

“Nosotras sabemos que el enemigo no está en la Casa de Gobierno”, dice Tati Almeida. “Seguimos adelante porque creemos que hace falta seguir resistiendo. Vamos a seguir pidiendo que se investigue aunque lo están haciendo, pero siempre parece que todo es poco.” En ese sentido, recordó el caso López, y lo que significa su desaparición en el marco de la marcha, como actualizando las denuncias que esas mismas marchas empezaron a mostrar en 1981, cuando las primeras Madres de la Plaza empezaban a dar vueltas alrededor de la Pirámide de Mayo, sin detenerse y juntas para evitar que los militares las detuvieran.

“No es lo mismo lo que pasaba en ese momento con lo que sucede ahora”, acierta Almeida. “No es lo mismo, cuando el terrorismo está impuesto desde el Estado y ésa es la gran diferencia. Lo nuestro fue la desaparición que venía desde el Estado y estábamos muy solas cuando denunciábamos. No había sociedad, no había nada. Ahora que las cosas han cambiado, es diferente, porque no hay un Estado terrorista y hay una sociedad que se moviliza, que escucha.”

Durante la noche del miércoles se proyectarán videos sobre la lucha de los organismos durante la dictadura y de los juicios que se desarrollan en el país desde la anulación de las leyes de Obediencia Debida y Punto Final. También habrá una radio abierta en la que mañana hay previsto un espacio de discusión de los nietos que recuperaron su identidad. Se leerán poesías, habrá música y un homenaje al pastor fallecido José de Luca, todas actividades previas a la lectura del documento que cerrará la marcha y la suelta de globos que tendrán la imagen de Julio López con el pedido de aparición.

Compartir: 

Twitter
 

La Marcha de la Resistencia se realiza todos los años desde 1981.
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared