EL PAIS › EL CANCILLER Y EL JEFE DE GABINETE, CON EL DELEGADO DEL REY

Un facilitador de ida y vuelta

Antonio Yáñez Barnuevo mantuvo ayer una reunión a puertas cerradas con el gobierno argentino para encontrar un camino de diálogo sobre la instalación de la pastera en Fray Bentos. Hoy viajará nuevamente a Uruguay. Hermetismo sobre la propuesta.

El emisario del rey de España para mediar en el conflicto de las papeleras, Antonio Yáñez Barnuevo, se reunió con el canciller Jorge Taiana y el jefe de Gabinete, Alberto Fernández, y hoy volverá a Montevideo para iniciar la segunda ronda de conversaciones. La gestión del enviado trata de abrirse paso en un mal clima: mientras se realizaban las entrevistas, en Uruguay, Tabaré Vázquez insistía en que no discutirá la relocalización de la planta de Botnia ni negociará mientras sigan los cortes de ruta. El gobierno argentino le puso de todas formas una ficha al mediador que, dijeron, “está avanzando” en el intento de “tender puentes de diálogo”. En la Casa Rosada hablaron incluso de un “razonable optimismo”.

Después de las conversaciones que hoy mantendrá en Montevideo, Yáñez Barnuevo regresará a Buenos Aires, lo que parece indicar que está llevando una propuesta. Los encuentros se están realizando en un marco de hermetismo en el que sólo se ha dejado trascender lo obvio: que Yáñez propone un “posible esquema de diálogo” bilateral en el que ambos países deberán “flexibilizar” sus posturas.

El español empezó su jornada en la Cancillería, donde mantuvo una reunión de cuatro horas con Jorge Taiana. Por la tarde, el ministro lo acompañó a la Casa de Gobierno para un encuentro con el jefe de Gabinete. A diferencia de su visita de noviembre, esta vez el presidente Kirchner no pasó por el despacho donde se realizó la entrevista. Prefieren tener un panorama más completo antes de un reencuentro.

Las fuentes consultadas usaron una misma expresión al hacer el balance del día: la mediación está “cobrando volumen”, coincidieron. En contraposición con este optimismo, Tabaré Vázquez defendió la militarización de Botnia y reiteró que el diálogo está supeditado a que cesen los bloqueos de los puentes internacionales en Entre Ríos.

El mandatario dijo que el despliegue del ejército para proteger a Botnia de posibles ataques “no es ningún tipo de provocación, sino el derecho soberano de proteger bienes materiales y sobre todo bienes humanos”. Agregó que “las críticas a nivel personal” a él “no” lo preocupan. “Lo único que reclamamos con fuerza es el derecho que tenemos de que se respete la libre circulación de bienes y personas en todo el territorio argentino y sobre todo en lo que respecta a la comunicación con Uruguay. Mientras se mantenga el corte de los puentes no vamos a negociar.”

También su ministro del Interior, José Díaz, salió en defensa de la custodia del ejército a la planta de celulosa. El funcionario recordó un robo de plantines de eucaliptus destinados a Botnia en Paysandú y sostuvo que ese tipo de episodios “fueron evaluados” al disponer la medida. “Más vale prevenir que curar”, definió.

Tampoco del lado argentino faltaron los cruces. Tras pedir a los uruguayos un “esfuerzo importante” para restablecer el diálogo, el jefe de Gabinete cuestionó a Vázquez por generar una situación “muy difícil de resolver”, como fue el haber “violado el Tratado del río Uruguay” y luego no querer “revisar nada de lo que ha hecho”, en referencia a la construcción de las pasteras.

Fernández precisó: “Es un poco el ejemplo de decir: ‘He elegido construir a Frankenstein, déjenme que termine de construirlo y después les prometo que vamos a vigilar que se porte bien’. La única invitación que nos hizo Uruguay es: ‘yo voy a terminar haciendo lo que unilateralmente decidí hacer y después, si quieren, revisemos juntos que (las plantas) no contaminen’. Y esa es una propuesta difícil de tolerar”, se lamentó.

El enviado del rey tiene previsto, luego de entrevistarse hoy en Montevideo con José Luis Cancela, el embajador designado para la facilitación, volver a Buenos Aires para cerrar su gira. En el caso de que el acuerdo avance se llamaría a una reunión de las partes en Madrid.

Citando fuentes de la Cancillería uruguaya, la agencia AFP publicó que la administración de Vázquez evalúa la posibilidad de un encuentro con Kirchner en la Cumbre Sudamericana que se realizará en Cochabamba este viernes y sábado. En el mismo sentido, el portal uruguayo Ultimas Noticias sostuvo que el país vecino “está dispuesto a enviar a España los delegados que el rey requiera, aunque la intención de fondo es lograr un diálogo “antes de ir a Madrid”. Luego el propio canciller Reinaldo Gargano salió a desinflar las expectativas: “no hay ninguna propuesta concreta”, aseguró. Así ha sido la historia de todo este conflicto, llena de declaraciones de buena intención que quedan en la nada.

Compartir: 

Twitter
 

El facilitador Antonio Yáñez Barnuevo junto al jefe de Gabinete, Alberto Fernández.
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared