EL MUNDO › EL GOBIERNO LIBERO AL FAMELICO ETARRA DE JUANA CHAOS Y DESATO UNA POLEMICA

La huelga de hambre llegó a su fin

El terrorista estaba acusado de más de veinte asesinatos, pero tras 115 días de huelga de hambre fue enviado a su casa por el Ministerio del Interior, que adujo razones humanitarias. La medida fue criticada por el opositor Partido Popular. De Juana Chaos ya había cumplido más de la mitad de su condena y no tenía causas pendientes.

 Por Oscar Guisoni

Desde Madrid

La concesión por parte del Ministerio del Interior español del régimen de prisión atenuada para el etarra Ignacio De Juana Chaos, que se mantenía en huelga de hambre desde hace 115 días en protesta por su situación legal, ha provocado una gran polémica política en España, apenas dos meses después de que el grupo separatista ETA rompiera la tregua armada con el atentado a la terminal del aeropuerto de Barajas a fines de diciembre pasado, que se cobró la vida de dos inmigrantes ecuatorianos.

De Juana Chaos es uno de los integrantes más duros de ETA y permanecía en prisión desde el 16 de enero de 1987. Está sindicado como el autor de al menos 25 asesinatos políticos. Su larga huelga de hambre comenzó cuando al cumplirse su condena la fiscalía española le inició otro proceso por sus virulentos artículos publicados en el diario pro etarra Gara, en el que indicaba los próximos objetivos de la banda sin el más mínimo pudor. La Justicia española terminó extendiendo tres años más su condena, de los cuales ya ha cumplido la mitad.

El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, tomó ayer esta medida ante la creciente preocupación por el agravamiento del estado de salud de este particular ex policía transformado en terrorista luego de abrazar la causa del independentismo vasco. El gobierno justificó la medida por razones humanitarias, al tiempo que explicó que se trata de una situación normal permitida por el régimen de prisiones, más teniendo en cuenta que el preso ya ha cumplido la mitad de su condena y no tiene otros procesos judiciales pendientes.

Desde la oposición, como no podía ser de otra manera, se levantaron ayer voces de indignación y protesta. El líder el Partido Popular, Mariano Rajoy, acusó a la administración de José Luis Rodríguez Zapatero de haberse “doblegado ante ETA”, al tiempo que solicitó la inmediata comparecencia del jefe de gobierno ante el Parlamento para dar cuenta de lo sucedido y exigió que se reconsidere la medida. Desde el resto del arco parlamentario, en cambio, el gobierno socialista ha recibido apoyos incondicionales, tanto de Izquierda Unida, que calificó de “cínica” la actitud del PP, como del resto de los partidos nacionalistas vascos, gallegos y catalanes.

Fuentes cercanas al gobierno no se cansaban ayer de recordar que también bajo el gobierno del conservador José María Aznar se había procedido a liberar al menos a una decena de etarras presos por razones de salud, criticando la doble moral del Partido Popular en este aspecto.

De Juana fue trasladado ayer por la tarde en ambulancia desde Madrid hasta el hospital Donostia de la ciudad vasca de San Sebastián, en donde fue recibido por unos doscientos manifestantes de la izquierda independentista que le dieron la bienvenida. Luego se reunió con su novia y su abogado al tiempo que anunció que suspendía definitivamente la huelga de hambre. Luego de que se recupere de las grandes secuelas que le ha dejado su prolongada protesta, De Juana podrá cumplir el resto de su condena en su propio domicilio bajo un estricto régimen de vigilancia telemática.

Uno de los elementos centrales que permitió la arriesgada decisión política tomada ayer por el Ministerio del Interior fueron las declaraciones que De Juana realizó el pasado 5 de febrero al diario londinense The Times en las que afirmó que estaba a favor de que se reabra el proceso de paz. El periódico británico había acompañado la entrevista con una foto en la que se lo veía a De Juana extremadamente flaco y conectado a la fuerza a las sondas que lo mantenían con vida. La foto se transformó inmediatamente en un icono de los sectores sociales cercanos a ETA que la transformaron en bandera de batalla pocos días después.

Compartir: 

Twitter
 

Simpatizantes del etarra De Juana Chaos se acercan a la ambulancia que lo trasladó de la cárcel al hospital.
Imagen: EFE
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.