EL MUNDO

Las madrazas le apuntan a Musharraf en Pakistán

Hubo marchas masivas y sermones encendidos en todo el país. Acusan al gobierno de matar a mil estudiantes en el sangriento asalto a la Mezquita Roja.

Miles de musulmanes protestaron ayer en Pakistán y llamaron a “destruir” al presidente Pervez Musharraf por el sangriento ataque militar a una mezquita el martes pasado, tras oír furibundos sermones de distintos clérigos. Decenas de policías y soldados fueron desplegados en los alrededores de las mezquitas y edificios de gobierno en Pakistán. Los islamistas paquistaníes realizaron protestas en las principales ciudades del país para condenar el asalto a la Mezquita Roja.

La alianza religiosa Muttahida Majlis e Amal (MMA) sostiene que en ese ataque murieron “al menos 1000 estudiantes”, pero la versión oficial es que los muertos fueron 10 militares y 80 miembros del grupo religioso que tomó el templo dirigido por Abdel Rashid Ghazi. Con masivas marchas, paquistaníes religiosos condenaron lo que definieron como “acción brutal” del gobierno y manifestaron su apoyo a las escuelas coránicas y portaron carteles con lemas como “Musharraf es la mascota de Estados Unidos”.

“Musharraf derramó la sangre de cientos de inocentes sólo para complacer a sus amos occidentales”, dijo ante los manifestantes el clérigo local Maulana Rehmatullah: “El gobierno no puede reprimir nuestra demanda de reforzar la ‘sharia’ (ley islámica) en el país con atrocidades como ésta. El Islam gobernará pronto el país”. Un dirigente de MMA dijo en Karachi que “la tragedia de la Mezquita Roja es el capítulo más negro de la historia de Pakistán, porque ningún dictador había hecho antes este daño a la nación”.

Unos 2000 musulmanes que asistieron a las plegarias semanales islámicas en la ciudad de Peshawar, noroeste del país, prometieron seguir la misión del líder militar de la Mezquita Roja de Islamabad, Abdul Rashid Ghazi, quien murió en el ataque militar al templo, que empezó el lunes y terminó el miércoles, tras 35 horas de lucha. Yousaf Qureshi, el clérigo principal de la histórica mezquita de Mahabat Khan, de Peshawar, pidió que todos aquellos asistentes que estuvieran dispuestos a continuar el ejemplo de Ghazi levantaran la mano. La multitud alzó sus brazos al grito de “¡Alá es Grande!, ¡Larga Vida al Islam! y ¡Destruyan a Musharraf!”.

Unos 1200 estudiantes religiosos y activistas también protestaron en las calles de la ciudad de Manshera, al noroeste, mientras que otros cientos se manifestaron en otras ciudades, según fuentes policiales y testigos.

La “protesta nacional” por el ataque a la Mezquita Roja fue convocada por 13.000 madrazas (escuelas coránicas) y apoyada por la MMA. Decenas de policías y soldados fueron desplegados ayer en torno de las mezquitas y edificios de gobierno en las principales ciudades de Pakistán para prevenir disturbios.

Las manifestaciones de ayer parecen una respuesta al presidente paquistaní, Pervez Musharraf, quien dijo el jueves que su gobierno combatirá al extremismo religioso y defendió el ataque a la Mezquita Roja que, según datos oficiales, causó más de 85 muertos. “Combatiré el extremismo religioso en todos los rincones del país”, dijo Musharraf en un discurso televisado a la nación en el que reivindicó el asalto al templo como la única opción tras el fracaso de las negociaciones.

La red islamista Al Qaida y el movimiento integrista talibán, del vecino Afganistán, llamaron a cometer ataques y atentados suicidas contra objetivos del gobierno paquistaní. El hermano del clérigo que lideró el atrincheramiento de ocho días en la mezquita pidió ayer una “revolución islámica” en Pakistán.

No existe certeza sobre el número real de víctimas del asalto a la Mezquita Roja, pero dos canales de televisión afirmaron que habían sido retirados 286 cadáveres de la mezquita, según datos proporcionados por fuentes de la inteligencia paquistaní.

Compartir: 

Twitter
 

Islamistas paquistaníes gritaron consignas contra Musharraf ayer en la ciudad de Quetta.
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.