EL MUNDO › A DOS AÑOS DE ASUMIR, EVO MORALES HABLO DE LOS LOGROS DE SU GESTION Y DEL FUTURO

“Debemos cerrar las venas abiertas”

El presidente boliviano presentó ayer ante el Congreso un balance de su gobierno. Aseguró que su gestión ha creado 112.000 nuevos empleos, que sus medidas han disminuido en un 50% los despidos en el país. Anunció el regreso del Estado como actor económico, a través de empresas mixtas. Dijo que una deuda pendiente es la seguridad.

Evo Morales lleva dos años en la presidencia de Bolivia y ya ha cumplido con el 80 por ciento de sus promesas electorales. Así lo anunció ayer ante el Congreso de la República, que lo recibió en pleno, mientras en la plaza Murillo de La Paz lo esperaban los movimientos sociales para celebrar un nuevo aniversario de la asunción del primer indígena a la máxima magistratura de Bolivia.

La sesión congresal se inició con el informe del vicepresidente boliviano, Alvaro García Linera, que anunció los cuatro pilares en los que se moverá el gobierno en lo que le queda de mandato: el Estado como protagonista principal de la economía nacional; la redistribución de la riqueza para beneficiar los sectores excluidos; la igualdad entre culturas para que los pueblos indígenas tengan derecho de formar parte de las decisiones del Estado, y distribución del poder a través de las autonomías. Con ello, García Linera da una nueva muestra de disposición al diálogo entre el gobierno central y las provincias autonomistas de Bolivia, que deben reunirse en los próximos días para consensuar un solo proyecto de nueva Constitución.

Luego fue el turno de Morales de informar al Congreso. Durante más de cuatro horas el primer mandatario pasó revista a lo hecho y lo que le queda por hacer. Aseguró que Bolivia está inmersa en un proceso de cambio irreversible, que éste es impulsado por la conciencia patriótica del pueblo y que nunca más se podrá imponer la decisión de unos pocos sobre el anhelo de las mayorías. “Muchos han luchado por la igualdad ante la ley, muchos han muerto por una patria unida, próspera y productiva. Ahora, a nosotros nos toca cumplir esos sueños”, dijo el mandatario.

Aseguró que la principal lucha es descolonizar el Estado, que es una tarea que llevará años y por ello pidió paciencia a los bolivianos para que este proceso no acarree violencia. “Debemos cerrar las venas abiertas de América latina, acabar con el poder colonial con justicia e igualdad”, pidió.

Ahí comenzó a hacer cuentas y del decálogo de propuestas lanzadas en su campaña presidencial ya ha cumplido ocho: nacionalizó el gas, convocó a la Asamblea Constituyente, asegura que respetará la decisión de las provincias que quieran ser autónomas, ha formulado un plan de desarrollo productivo, el aparato estatal es austero con una notoria reducción de salarios y están en el Congreso las leyes para garantizar la transparencia gubernamental, el seguro universal de salud y la transformación del sistema educativo nacional. El punto más atrasado es el de la seguridad ciudadana. Morales reconoció que aún no encuentra la forma de garantizarla del todo.

Cuando se refirió al tema laboral afloraron los mayores logros de su gobierno. Desde 1986 en Bolivia reinaba la libre contratación gracias al decreto supremo que engendró el neoliberalismo. Tras eliminar este único artículo del decreto 21.060, los despidos en el país se han reducido a la mitad. También aseguró que en su gestión se han creado 112.000 empleos.

Además recordó que en dos años ha logrado avanzar del puesto 180 al 74 en el ranking de Transparencia Internacional y que su objetivo es entregar el poder entre los 10 o 15 países menos corruptos del mundo.

En el área social también tuvo logros significativos. En dos años consiguió bajar el analfabetismo a la mitad y espera que en 2008 Bolivia sea un país libre de analfabetos. Anunció, además, que los nuevos letrados seguirán estudiando hasta concluir la primaria. En lo que se refiere al rubro de salud, recordó que se han realizado 200.000 intervenciones oftalmológicas gratuitas y se han instalado más de 30 hospitales de segundo nivel en todo el país, por lo que los pobladores rurales ya no necesitan trasladarse a las ciudades para ser atendidos. Criticado por sus bonos y subsidios, Morales informó que gracias al bono escolar se ha reducido la deserción en 10 por ciento.

El discurso también trajo advertencias y en el rubro que nadie se lo esperaba: la erradicación de sembradíos de coca. Pidió a los representantes de Yungas de La Paz detener los avances de los sembradíos a nuevas zonas y pidió a los dirigentes sindicales imitar a Chapare en la erradicación voluntaria. Anunció la creación de empresas mixtas con asociaciones de campesinos para garantizar la seguridad alimentaria y evitar que los municipios deban comprar el desayuno escolar a empresas extranjeras.

Y en su informe también dejó un mensaje para los gobernadores y alcaldes: no hay que pelearse por quién lleva la obra, lo importante es atender a todos esos bolivianos que nunca han recibido nada del Estado.

Compartir: 

Twitter
 

Evo Morales hace jueguito con José Luis Chilavert en el Hernando Siles de La Paz.
Imagen: AFP
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.