EL MUNDO › ENTRE ECUADOR Y COLOMBIA

Arribo sin consenso

A horas de que se reúnan los cancilleres en la OEA, la crisis entre Colombia y Ecuador amenaza estallar de nuevo. Aunque la comisión del organismo multilateral recomendó ayer el restablecimiento de las relaciones diplomáticas y la conformación de un grupo multinacional de observadores, los países en conflicto no pudieron acordar los términos de la resolución que deberá definirse hoy en la OEA. Mientras la canciller de Quito, María Isabel Sandoval, pretende condenar a Bogotá, su par colombiano, Fernando Araujo, dijo que sostendrá la posición esgrimida hasta ahora por su gobierno. Por su parte, Argentina aspira a ratificar las decisiones adoptadas en la Cumbre del Grupo Río, en la que los presidentes del continente rechazaron la violencia a la soberanía de Ecuador, sin condenar expresamente a Colombia.

El trabajo contrarreloj de las delegaciones durante el fin de semana no fue suficiente. Primero el Consejo Permanente celebró una reunión informal el sábado con el objeto de acordar el texto de la resolución que los cancilleres deberán aprobar hoy, pero no hubo consenso. Ante ese fracaso, ayer se programó una reunión entre los representantes de Colombia y Ecuador, pero una vez más no pasó nada, informaron fuentes de la delegación ecuatoriana, porque nunca se produjo el encuentro.

La diferencia, que se intentará zanjar en la XXV Reunión de Ministros de Relaciones Exteriores y los 34 Estados miembros de la OEA, radica en que Ecuador continúa reclamando una condena expresa a la violación de su soberanía. “Vamos a plantear que se incluya la palabra ‘condena’”, afirmó la canciller ecuatoriana. Mientras que Colombia aspira a clausurar el asunto, sin moverse de su actual posición, que es la que se adoptó en el marco de la primera resolución de la OEA del 5 de marzo y de la declaración de presidentes del 7 de marzo en la XX cumbre del Grupo de Río, en Santo Domingo. En ambos documentos los países que aprobaron su contenido establecieron que la invasión militar colombiana en suelo ecuatoriano, por la que fueron asesinados más de 25 guerrilleros de las FARC, fue una violación a la soberanía e integridad territorial de ese país. Sin embargo, la acción de Colombia no fue condenada.

En tanto, el secretario general de la OEA, el chileno José Miguel Insulza, presentó ayer el informe que produjo la comisión que presidió. Dicho informe es producto de las visitas que realizaron el domingo y el lunes a Quito y a Sector de Angostura, el sitio donde se produjo el ataque a la base de las FARC, y el martes y el miércoles a Bogotá y a Puerto Asís, el lugar colombiano desde donde partió la operación.

Aunque el informe no fue difundido, versiones periodísticas indicaron que consta de 12 páginas que contienen tres conclusiones y seis recomendaciones para la reunión de cancilleres. Entre las conclusiones, se señala que los vínculos entre los gobiernos de Colombia y Ecuador han resultado “gravemente afectados”, mientras se reconoce que las versiones de ambos países sobre los hechos son contradictorias. En las recomendaciones, figura el restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre ambos países y la reactivación de los mecanismos de consulta política existentes. Asimismo, se insta a la creación de una comisión especial que se encargue de verificar el cumplimiento de los compromisos entre los dos países en materia fronteriza.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
  • Arribo sin consenso
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.