EL MUNDO › POLíTICOS Y CIUDADANOS GRIEGOS SE DIVIDEN POR EL Sí Y EL NO

La consulta concentra la atención

El gobierno de Tsipras espera un triunfo en el referéndum del próximo domingo que le permita poder retomar las negociaciones con los socios europeos. Tres partidos de la oposición piden a los votantes que acepten los recortes.

A días del referéndum sobre la propuesta de acuerdo con las instituciones acreedoras, la consulta dividió a los políticos y ciudadanos griegos entre quienes están a favor y en contra. El gobierno, encabezado por el premier Alexis Tsipras, espera un No en las urnas el próximo domingo que le permita poder retomar las negociaciones con mayor peso. En tanto, los partidos de la oposición se alinearon para pedirles a los votantes que elijan la opción de aceptar el borrador presentado por la Comisión Europea (CE), el Banco Central Europeo (BCE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI). En tanto, unos 15.000 partidarios del Sí se manifestaron ayer en Atenas, un día después de que miles marcharan por el No. El ministro de Estado, Nikos Pappas, se sumó ayer al pedido del premier y dejó en claro la necesidad de alcanzar una negativa en la consulta. “No nos engañemos a nosotros mismos, el referéndum tiene que alcanzar un fuerte No”, dijo. “De este modo, retornaremos a las negociaciones y obtendremos un buen acuerdo para Europa y nuestro pueblo en la próxima semana”, explicó Pappas.

Tsipras criticó el lunes a la Unión Europea (UE) por cortar las fuentes de financiación en el período previo al plebiscito. De este modo, al negarse a suministrar la liquidez que los bancos griegos necesitan condiciona al pueblo griego en el ejercicio de su derecho al voto, lo que les deja “fuera de la tradición democrática de Europa”, un No en la consulta será el punto de partida para retomar las negociaciones con los socios. “Cuanto más grande sea la participación y la opción del No, más fuerte será nuestra posición en la negociación. Un apoyo del 60 o 70 por ciento tendrá un gran impacto”, dijo anteayer el premier en una entrevista con la televisión pública.

En tanto, tres de los partidos de la oposición en Grecia declararon su apoyo para permanecer dentro de la Zona Euro en los términos que proponen los socios europeos. Los socialistas y el partido de centroizquierda Potami unieron fuerzas con el partido de derecha Nueva Democracia, cuyo apoyo a las medidas de austeridad los llevaron a la derrota en las elecciones a principio de año.

En un ataque contra la coalición liderada por Syriza, el ex premier griego y líder de Nueva Democracia, Antonis Samaras, dijo que a pesar de todas las expresiones de entusiasmo del gobierno para permanecer dentro del euro, el referéndum sacaría al país de la moneda única si ganara el No en las urnas. “Con este referéndum, van a llevar al país a un paso de abandonar el euro”, dijo. Durante el fin de semana, declaró, en esta misma línea, que una negativa por parte de los griegos al acuerdo significaría “la quiebra, la salida del euro, el suicidio”.

Sin embargo, las primeras dos encuestas nacionales realizadas antes de la consulta revelaron que los griegos preferirían continuar las negociaciones con el Eurogrupo para intentar llegar a un acuerdo. El diario Proto Thema indicó que el 57 por ciento de la población cree que Grecia debería llegar a un pacto con sus socios, mientras que sólo un 29 por ciento se mostró partidario del No. El otro sondeo publicado por el diario To Vima remarcó que el Sí tiene el apoyo de un 47 por ciento, frente a un 33 por ciento que optó por no continuar las negociaciones. Los indecisos aún son el 18,4 por ciento de la población helena.

El enunciado que deberán contestar los griegos es el siguiente: “¿Debe ser aceptado el plan que fue propuesto por la Comisión Europea, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional en el Eurogrupo del 25-6-2015 y compuesto por dos partes que constituyen una propuesta unificada? El primer documento se titula ‘Reformas para completar el programa en curso y más allá’ y el segundo, ‘Análisis preliminar de la sostenibilidad de la deuda’”.

Cerca de 15.000 griegos hicieron un llamamiento al gobierno bajo el lema “Vivimos en Europa” para que garantice la permanencia de su país en el euro, que fue puesta en duda a partir de las declaraciones del presidente de la Comisión Europea (CE), Jean Claude Juncker. El presidente de esa institución había afirmado que “un No de los griegos sería una negativa a Europa”. Los manifestantes, entre los que había algunos miembros de Nueva Democracia, portaban banderas griegas y coreaban lemas a favor de la permanencia en la Eurozona. Uno de ellos era Teodoro, de 44 años y dueño de un restaurante en Atenas. “Nuestra generación no tiene el derecho de hacer que el país retroceda hasta 40 años atrás”, comentó en relación con la posible salida del euro. En tanto, Yanis, un policía que acudió a la concentración con un grupo de amigos, y Euclidis, un pensionista de 72 años, coincidieron también en que la situación del país empeoraría mucho si abandonase la Eurozona, por lo que urgieron al gobierno a tener “sentido común” para evitar este escenario.

Compartir: 

Twitter
 

Miles de partidarios de la opción Sí en el referéndum se manifestaron ayer en Atenas.
Imagen: Télam
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.