EL MUNDO › LA ESTRATEGIA DE BACHELET PARA LA CAMPAÑA

Viraje a la socialdemocracia

 Por Mercedes López San Miguel
Desde Santiago

En el despertar postelectoral no hay tiempo de resacas. La candidata socialista Michelle Bachelet dijo que ya está trabajando para ganar el 15 de enero. “No hay tiempo que perder”, dijo la ex ministra de Lagos, quien para ganar en ballottage deberá rescatar votos del líder del Partido Humanista, Hirsch, aunque no descarta la aleatoria obtención de votos del elector del derechista Unión Democrática Independiente (UDI).
Hirsch dijo que su voto será nulo, pero el partido de su alianza, el Comunista, no lo acompaña. Bachelet tiene un factor importante para lograr su meta: un contingente de parlamentarios que ya salió a buscar votos. Un dato no menor, habida cuenta de que la Concertación obtuvo mayoría en Diputados y en el Senado.
En el comando de la dirigente socialista se habló de una campaña sin “cambios traumáticos”, que definieron como intensa, nacional y disciplinada. Algo de esto se refirió la ex titular de Defensa ayer: “Mucha gente que yo creo que se quedó un poquito atrás en el trabajo ahora tiene que salir masivamente a trabajar”. Entre bambalinas se habla de abrir un mayor espacio para la Democracia Cristiana (DC).
Para el legislador Carlos Ominami, la precariedad laboral y las relaciones entre empresariado y los trabajadores deberán estar en el debate en esta nueva etapa de la campaña para recuperar los votos que perdieron en manos del centroderecha del empresario Piñera. La Concertación podría dejar a un lado el aspecto liberal y ciudadano en favor de un programa de la socialdemocracia. Es esperable que Bachelet se apoye en figuras ganadoras de las parlamentarias, como Soledad Alvear (DC), que se aseguró un escaño en el Senado, pero ayer Bachelet declinó confirmar si Alvear se incorpora a su comando. Como ocurrió en 1999 cuando Lagos pasó a segunda vuelta, se confía en que una buena parte de los votos de Hirsch pase a Bachelet.
En el comando de Piñera esperan que los resultados de la DC sean capitalizados por la Renovación Nacional. Vale decir, la RN pretende captar votantes de Lavín (UDI), independientes, pro DC y también de Hirsch.
El dato que más preocupa al bachelismo es que la suma de los candidatos de derecha es superior a la Concertación, aunque los votos de Lavín no son todos sumables a Piñera. Justamente, el mediático empresario buscará no perder votos de centro con la incorporación de su “amigo” Lavín en la campaña. Según trascendidos, Piñera le ofreció un buen cargo en el comando.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
  • Viraje a la socialdemocracia
    Por Mercedes López San Miguel
    Desde Santiago
  • “Hubo dos elecciones”
    Por M. L. S. M.
    Desde Santiago
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.