EL PAíS › EN EL JUICIO ORAL POR EL CRIMEN DEL MAESTRO CARLOS FUENTEALBA

Sobisch ni siquiera apareció

El ex gobernador de Neuquén estaba citado como testigo, pero comunicó que estaba de viaje. Podría presentarse hoy. Ayer declaró el cabo Poblete, único acusado del homicidio, y dijo que no confía “en la imparcialidad del tribunal”.

 Por Elio Brat

Desde Neuquén

El ex gobernador de Neuquén Jorge Omar Sobisch no se presentó a declarar en el juicio oral y público por el crimen del maestro Carlos Fuentealba. Argumentó que estaba en Mendoza “desde hace diez días”. Como el abogado querellante Gustavo Palmieri insiste en que se debe escuchar el testimonio del ex mandatario (“si no se presenta, se lo debe traer por la fuerza pública”, dijo), el tribunal prometió hacer todo lo posible para ubicar en forma directa a Sobisch y que pueda escucharse su testimonio. Anoche se comentaba que se presentaría hoy. Quien sí declaró por primera vez fue el acusado del asesinato de Fuentealba, el cabo primero Darío Poblete: además de presentar fotos con las que pretende probar que él estaba “a 150 metros” de la escena del crimen, aseguró que no confía “en la imparcialidad del tribunal” y que sigue “sin entender las acusaciones” en su contra.

Sobisch envió un fax desde Guaymallén, consignando que no había sido notificado de su citación, pero que se había enterado por “trascendidos de los medios nacionales”. Su hijo mayor, Gastón, en una presentación ante el tribunal, dijo que su padre no había recibido ninguna citación en su domicilio, contrariando la versión de la propia Cámara, que asegura haberla entregado por lo menos dos veces en ese lugar. Con todo, Sobisch expresó su voluntad de presentarse, si aún así lo dispone la Cámara Criminal Nº 1, para “declarar apenas regrese a Neuquén”. En esa dirección, el juez Mario Rodríguez Gómez informó a las partes que hará “todo lo fácticamente posible” para que presente su testimonio hoy.

Afuera de la ex Legislatura provincial, donde se desarrolla el juicio, una nutrida movilización de docentes y trabajadores de distintos gremios se manifestaba ayer en contra de Sobisch, a quien consideran el “responsable político e ideológico de la muerte de nuestro compañero Carlos”. Los trabajadores cumplieron un paro de 24 horas y, ante la ausencia del ex gobernador, el gremio docente de ATEN declaró un “estado de alerta y movilización hasta que se presente y declare”.

“Todos estamos esperando que Sobisch ponga la cara y yo hace más de un año que lo estoy esperando”, dijo la viuda de Fuentealba, Sandra Rodríguez. “A mí me parece que lo que se quiere es dilatar, confundir y que cada vez esto se haga más largo y nuestro dolor sea cada vez mayor. Pero no lo van a poder lograr”, agregó la docente. También opinó que la declaración de Poblete le pareció “improvisada, cínica y falsa”.

En su corta declaración, el policía acusado de matar al maestro se negó a contestar preguntas del tribunal y las partes. Además pidió que se cite a otros policías que pueden testificar que él aparece en las dos fotos que entregó al tribunal. “Yo estoy en una formación donde se ve un auto humeante por lo menos a 150 metros”, dijo. Pese a que esos policías –de apellidos Burgos, Bascuñan y González– ya han declarado en el juicio, el tribunal accedió a que vuelvan a presentarse cuando se proyecten las filmaciones del día de la represión a los docentes en Arroyito, cuando –según la defensa de Poblete– se sacaron las imágenes presentadas como “prueba”.

“Coincido con la fiscalía en que al menos una de las dos fotos está claramente adulterada”, dijo ayer el abogado querellante. Palmieri aceptó que los policías requeridos vuelvan a declarar, “a pesar de que han sido examinados y contraexaminados, e incluso el sargento Burgos identifica a Poblete al lado de él cuando la testigo Marcela Roa increpaba al policía que estaba a su lado, gritándole que él había tirado contra el Fiat 147 donde estaba Carlos Fuentealba”. La docente Roa es una de los tres docentes que identificaron en la sala al cabo Poblete como quien tiró la granada lacrimógena que terminó con la vida del maestro. Es más: la misma docente identificó a Poblete en una rueda de policías realizada apenas tres días después de los hechos, el miércoles 4 de abril de 2007.

Compartir: 

Twitter
 

El policía Darío Poblete presentó fotos para intentar probar que no estaba en el lugar del crimen.
Imagen: Télam
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.