EL PAíS › DUHALDISTAS, MACRISTAS Y EX MENEMISTAS FESTEJARON EN FERRO

Leales con su propio pasado

Los oradores centrales del acto fueron Francisco De Narváez y Chiche Duhalde. El diputado empresario dijo que “el peronismo no es pelearse con la Iglesia, con el campo y con los militares”. Ambos criticaron a los Kirchner.

 Por Werner Pertot

“Y ahooora, con ustedeees, los representantes de la nueva política”, prometió el locutor. Al escenario, en cambio, subieron Francisco De Narváez, Hilda “Chiche” Duhalde, Dante Camaño y una alegre banda de ex menemistas, duhaldistas y macristas. Como recién salidos de la hibernación, todos juntos cantaron la marcha, aclararon que la patria es “peronista” (y no socialista) y se encomendaron a la guía espiritual de José Ignacio Rucci, “asesinado cobardemente por las fuerzas montoneras”. Por si quedaban dudas, De Narváez aclaró que “el peronismo no es pelearse con la Iglesia, con el campo y con los militares” y le apuntó a los Kirchner. “Que Kirchner festeje el Día de la Lealtad es como que Schoklender festeje el Día de la Madre”, lo superó Chiche Duhalde.

Bajo el nombre “Unión Peronismo Nuevo”, el estadio cubierto de Ferro dio lugar al reencuentro de las grandes glorias del menemismo, del duhaldismo y a algunos dirigentes del peronismo PRO, que rechazaron la estrategia de Jorge Macri de crear su propia corriente justicialista. Un grupo de promotoras de blusas ajustadas los recibía en la entrada del estadio, donde se pudo ver una mezcla muy de los noventa: rubias estilizadas que bajaban de los taxis y tropa bonaerense que descendía de los tan demonizados micros. Además de la CGT “Azul y Blanca”, se destacaban las banderas del ex intendente kirchnerista de Quilmes Sergio Villordo, ex hombre de confianza de Aníbal Fernández. Quien brilló por su ausencia era Eduardo Duhalde.

Una fanfarria de bombos y trompetas entonaba hasta el cansancio la marcha peronista, mientras una pantalla gigante mostraba imágenes de “la inseguridad del conurbano”. Entre dos gigantografías de Perón y Evita, le tocó abrir el acto a Camaño, quien ocupa la banca de diputado del represor Luis Patti, al que acompañó en la lista. El cuñado de Luis Barrionuevo aclaró que Luisito tenía que estar en otro acto en Catamarca –los concurrentes vivaron al gastronómico– y luego invitó a subir al escenario a Juan José Minichillo, ex dirigente de las 62 Organizaciones. “Que este acto sea bajo la vocación espiritual de José Ignacio Rucci, que fue asesinado cobardemente por las fuerzas montoneras, que ahora dicen que se equivocaron. No se equivocaron: lo mataron porque era leal a Perón”, aseguró el dirigente, que compite en años con Manuel Quindimil.

–Perón, Evita, la patria peronista –corearon desde la tribuna, subrayando el “peronista”. Si estuvieran con vida, se hubieran sumado Herminio Iglesias y Lorenzo Miguel.

De saco floreado y jeans, Chiche Duhalde subió con una sonrisa que no perdió en ningún momento del discurso. “Algunos se fueron a la vereda del kirchnerismo, a festejar los chistes de Kirchner, pero Francisco se quedó en su lugar”, lo elogió a De Narváez. Luego se dedicó a enumerar las “deslealtades” de Kirchner: “Intentó destruir el peronismo y la oposición. Mandó a su ministro a decirnos que nos metiéramos la marcha en el traste. Y hoy tiene secuestrados los restos de Perón”, aseguró la senadora. La esposa de quien fue gobernador bonaerense durante casi toda la década del noventa aseguró que “es insoportable la pobreza, ver a los chicos en la calle”. También llamó a “trabajar en la reconstrucción del justicialismo”. “Resurgimiento peronista: ¡Duhalde Ya!”, se leía en una de las pancartas.

–Y pegue, y pegue –cantaban de la tribuna, rememorando las buenas épocas de los actos de las entidades rurales, a los que supieron concurrir.

De Narváez subió último, vivado por el público que llenaba el estadio cubierto. El ex candidato a gobernador se anotó para la campaña de 2011 y recordó sus tópicos preferidos: la inseguridad, a la cabeza de ellos. A su ex socio Mauricio Macri no lo mencionó, sino que se concentró en acicatear los rumores de una candidatura de Néstor Kirchner en la provincia. “Le digo a Néstor Kirchner que se deje de esconder detrás de Cristina, Scioli y los intendentes. ¡Que venga! ¡Lo estamos esperando!”, lanzó.

Luego le apuntó a Cristina Fernández de Kirchner. “La Presidenta miente cuando dice que no hay inflación, cuando anuncia viviendas que nadie construye, cuando dice que no hay narcotráfico. Si habla con las madres de los chicos que tomaron un camino equivocado, va a dejar de pensar en despenalizar las drogas”, disparó De Narváez, quien le propuso “que venga a recorrer la provincia sin alcahuetes”. Mientras los dirigentes subían en masa al palco, una marcha remixada rompía al final del acto con la ortodoxia peronista de los discursos.

Compartir: 

Twitter
 

“Que Kirchner festeje el Día de la Lealtad es como que Schoklender festeje el Día de la Madre”, dijo Chiche.
Imagen: Leandro Teysseire
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.