EL PAIS › LA CAMARA DE DIPUTADOS SE APRESTABA A APROBAR ANOCHE EL FIN DE LAS JUBILACIONES PRIVADAS

Hacia el principio del fin para las AFJP

Luego de más de doce horas de debate, el kirchnerismo, junto con sus aliados y algunos legisladores opositores, contaba con los votos para dar media sanción a la reforma previsional. Discutían un último cambio al proyecto.

 Por Miguel Jorquera

La votación cayó a la madrugada. Al cierre de esta edición, tras más de doce horas de debate, la Cámara de Diputados se aprestaba a votar el fin de las jubilaciones privadas. El kirchnerismo, con el respaldo de sus aliados y varios partidos opositores, no tendría inconvenientes en darle media sanción al proyecto del Gobierno que elimina a las AFJP. Aunque opositores que rechazaron el proyecto y muchos de los que acompañan en general la iniciativa pedirían en la discusión en particular la transformación de la Anses en un “ente público no estatal”.

El debate arrancó poco minutos antes del mediodía con el miembro informante del proyecto oficialista, el presidente de la Comisión de Previsión, Juan Carlos Díaz Roig. Y siguió con quienes fundamentaron los cinco dictámenes de minoría en que se dividió la oposición: el del radicalismo, la Coalición Cívica, del peronismo disidente de los hermanos Rodríguez Saá junto al macrismo, el de los díscolos encabezados por Felipe Solá y el del socialismo, que mantuvieron el propio a pesar de apoyar en general el proyecto del Gobierno. Todos querían hablar. Una larga lista de oradores, que trepó a casi un centenar de diputados, anticipó que la votación sería de madrugada.

Los alineamientos que manifestaron los distintos bloques parlamentarios durante el debate en comisiones –y que auguraban un cómodo número a favor del proyecto de reestatización del sistema previsional– se ratificaron rápidamente en el recinto. El kirchnerismo logró el acompañamiento de sus aliados del radicalismo k y los santiagueños del Frente Cívico.

También sumó a otros aliados que sólo acompañarían en general la iniciativa, pero que mantienen algunas objeciones sobre texto del proyecto: el Encuentro Político y Social que comanda el socialista K Ariel Basteiro, el monobloque de Miguel Bonasso y los neuquinos del MPN. Aunque con cuestionamientos más fuertes, los ex aristas de Solidaridad e Igualdad, el socialismo y Claudio Lozano también anunciaron su respaldo en general. Los votos para aprobar la media sanción del fin de las AFJP estaban asegurados.

En el oficialismo reinaba tranquilidad. Pero con el correr de las horas algunas dudas comenzaron a inquietar a la conducción de la bancada K. Avanzada la noche, la mayoría de los aliados que acompañaban el proyecto habían marcado sus intención de insistir en una nueva modificación: transformar la Anses en un ente público no estatal con el argumento de que así sus fondos no podrían ser embargados como sucedió en Estados Unidos con las inversiones realizadas por las AFJP.

La idea entusiasmó al resto de la oposición que rechazaba el proyecto. La modificación, decían, le pondría “otro candado a la caja de previsión”. Las negociaciones entre opositores avanzaron rápidamente y hasta habrían sumado algunos díscolos del bloque k. Pedirían la inclusión de ese punto cuando se discuta en particular el artículo 11 del proyecto, donde se establece que los fondos que administrará la Anses “gozarán de autonomía financiera y económica”.

Advertido sobre la situación, el oficialismo comenzó a tejer su estrategia: garantizar que sus legisladores no se retiren después de la votación en general y tratar de de-salentar la conformación de un frente opositor en la discusión en particular de los 22 artículos de la norma. Este sería el principal escollo que el kirchnerismo podría afrontar durante la madrugada. “No vamos a conceder otra modificación”, afirmaban desde el bloque K.

El arranque

Lejos había quedado el anodino comienzo del debate. “Este sistema mixto –de capitalización y de reparto– ha fracasado, porque esto significa cargar a una sola generación de trabajadores y empresarios con dos mochilas muy pesadas porque se quiere pagar a los actuales jubilados y ahorrar para el futuro”, dijo Díaz Roig. “Este proyecto tiene el respeto por el derecho de un futuro de los trabajadores, luego de trabajar toda su vida”, insistió. Díaz Roig bautizó la jornada como “un día histórico”.

Desde posturas diferentes, la UCR, la CC y el PRO cargaron contra la iniciativa oficial y también contra el Gobierno. “Ayer privaticé, hoy nacionalizo, mañana privatizo”, argumentó el radical Juan Acuña Kunz y se refirió al “matrimonio Kirchner” como los “imitadores patagónicos de lo que decía Luis XIV: el Estado soy yo”.

Los diputados de Elisa Carrió siguieron la misma línea. “No estamos discutiendo la reforma del sistema previsional sino caja, dinero y poder”, dijo Marcela Rodríguez. “Nos han invitado para discutir cómo se llevan el dinero, no para debatir un verdadero sistema previsional; por eso no vamos a acompañar este saqueo”, sumó Fernanda Reyes.

El macrista Esteban Bullrich criticó la “estrategia kirchnerista del mono sabio” y “demonizar a las AFJP”. Otro PRO, Julián Obiglio, dedicó su discurso al “elogio a la libertad, a la propiedad privada y a la inteligencia de los argentinos”.

Después aparecieron los apoyos al proyecto. La socialista Silvia Augsburger reclamó la discusión de una reforma integral del sistema previsional y la devolución del 15 por ciento que las provincias resignaron con el traspaso de sus cajas de jubilaciones al Estado nacional, pero adelantó su voto positivo a la eliminación del sistema privado, porque es una “reivindicación histórica” del PS. Luego Roy Cortina bregó por “terminar con el robo que significan las AFJP”.

“Voy a votar el artículo uno del proyecto a ciegas, pongo las manos en el fuego, convencida de terminar con el sistema de jubilación privada”, soltó María América González. La diputada del SI cargó primero contra el creador de las AFJP, “el genocida de Domingo Cavallo”. Luego contra las críticas de la CC y encarnó su bronca en Patricia Bullrich (ver aparte).

Lozano mostró su satisfacción por el fin de las AFJP que “le restó en 14 años 170 mil millones de pesos a la Anses y desfinanció el sistema previsional”, pero también habló de “las falencias del proyecto”. Todavía faltaban varias horas para la votación.

Compartir: 

Twitter
 

El jefe del bloque kirchnerista, Agustín Rossi, se mostraba confiado en tener los votos.
Imagen: Pablo Piovano
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.