DEPORTES › JORGE AMEAL, EL PRESIDENTE

Amor por el club

 Por Gustavo Veiga

Jorge Amor Ameal tiene un parecido notable con Angel Clemente Rojas, Rojitas, y en Boca, donde acaba de transformarse en su presidente, lo llaman más por su curioso segundo nombre que por el primero. ¿Quién es este dirigente que quedó al frente del club más popular del país? Se trata de un empresario gastronómico de 60 años (nació el 19 de octubre de 1948) que se transformó en dirigente deportivo de la mano de Alfredo Martínez Sosa, un marino retirado que fue vicepresidente boquense y que en la historia será más recordado como dueño de la empresa Excellens, que gerenció en la década del ’80 Defensa y Justicia y Atlanta, dos equipos del Ascenso.

La sucesión del fallecido Pedro Pompilio lo ubicó en la presidencia después de compartir la fórmula que ganó las elecciones el 1° de junio pasado. Y desde el martes, cuando pasó oficialmente de la vicepresidencia primera al máximo cargo, deberá completar un mandato que vence a fines de 2011. Ameal, quien destacó el apoyo de Mauricio Macri a su gestión recién iniciada, había sido un hombre clave en la cosecha de votos oficialistas para derrotar a la lista del opositor Roberto Digón. Su control de la estratégica Comisión de Interior y Exterior le permitió arrimar un apoyo indispensable de las casi 200 peñas que Boca tiene desparramadas por todo el país.

Aunque ahora se presenta como más cercano al ex presidente y actual jefe de Gobierno porteño, era un hombre de Pompilio en la interna que éste mantenía con los más fieles laderos de Macri en la comisión directiva. Uno de ellos, el empresario Oscar Vicente, secretario general del club y ex CEO del grupo Pérez Companc, lo acompañaba cuando estrenó su cargo en el primer encuentro con la prensa. El otro, Daniel Angelici (titular de la Cámara de Salas de Bingo y Afines bonaerense, Casba), ocupa otro puesto clave en la conducción de Boca: es el tesorero.

Ameal vive en Berazategui, tiene dos hijos y figura como socio gerente desde 1999 de Vars SRL, una empresa del rubro gastronómico que explota restaurantes, bares y confiterías. En Boca hay quienes le atribuyen a su esposa su desempeño en esta actividad. Sería la dueña de un conocido restaurante en la zona de Quilmes.

Desde esta semana, el nuevo presidente tendrá que conducir un club que atraviesa el mejor momento futbolístico del año, pero que no vive un momento floreciente en lo económico, ya que el último balance del período 2007-2008 cerró con un pasivo de 109.775.019 pesos, cuando el ejercicio anterior había arrojado 71.001.489 de deuda.

“Quiero reconocer la calidad y el trabajo de nuestro presidente Pedro Pompilio, lamentablemente fallecido, y deseo continuar la obra que él, junto con Mauricio Macri, iniciaron hace trece años en el club”, dijo Ameal a modo de presentación, reconociendo la pasada labor del jefe de Gobierno porteño, un gesto que también puede interpretarse hacia el futuro como una señal de que será permeable a cualquier sugerencia de ese sector, representado en la conducción por Vicente y Angelici.

El presidente ratificó a todos los directivos en sus cargos, incluido el vicepresidente 3 y sindicalista del SUPE, Juan Carlos Crespi, quien está enfrentado con Macri desde agosto de 2005. En aquel momento, casi lo toma a golpes de puño y lo acusó de ser “el dueño del club”. Una sospecha que Ameal deberá despejar, transformando en hechos lo que dijo el día de asunción: “Yo soy de Berazategui y me hice socio hace mucho por el fútbol, no por las bochas”. Léase: atenderá el asunto más importante de un club donde a las bochas, por lo general, juegan los jubilados debajo de las tribunas.

Compartir: 

Twitter
 

 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared