EL PAíS › LOS SENADORES KIRCHNERISTAS LOGRARON EL DICTAMEN DE COMISIóN PARA ADELANTAR LAS ELECCIONES

Otro pasito para votar en junio

Tras la aprobación en Diputados, el proyecto del Gobierno para modificar el cronograma electoral pasó por la Comisión de Asuntos Constitucionales y el jueves próximo será tratado por el Senado. El bloque K asegura tener 39 votos, dos más de los necesarios para la sanción.

 Por Miguel Jorquera

El kirchnerismo avanzó otro paso para convertir en ley el adelantamiento de las elecciones nacionales al 28 de junio. Un día después de que la Cámara de Diputados diera media sanción al proyecto del Gobierno, los senadores del oficialismo lograron ayer el dictamen de mayoría a favor de la modificación del calendario electoral, que será votado por el Senado el jueves de la próxima semana. El jefe del bloque K, Miguel Angel Pichetto, volvió a afirmar que cuenta con el apoyo de 39 legisladores, dos más de los necesarios para imponerse en una votación que, de todos modos, promete ser ajustada. La oposición se prepara para insistir en su rechazo a la iniciativa y propone incorporar la boleta única en los comicios. Carlos Reutemann ya avisó que votará en contra.

Fue una reunión entre caballeros: los senadores kirchneristas y opositores acordaron en la Comisión de Asuntos Constitucionales bajar los decibeles del debate y no sostener los niveles de beligerancia de la Cámara baja. Cada sector enunció su postura, pero guardó sus mejores armas para exhibirlas el jueves que viene en el recinto, en la sesión convocada para las diez de la mañana, donde se definirá la puja por el adelantamiento de las elecciones legislativas nacionales.

Con ocho firmas sobre los quince miembros de la comisión legislativa, el kirchnerismo consiguió el dictamen de mayoría a favor del proyecto presidencial. El radicalismo y la Coalición Cívica presentaron su propio dictamen, en el que rechazaron el cambio de fecha de las elecciones y propusieron la utilización de boleta única para los comicios nacionales. El resto de la oposición, encabezada por el peronismo disidente, firmó en “disidencia total” el proyecto del Poder Ejecutivo.

Los conceptos fueron duros, pero manifestados en buenos términos. “Para la sociedad, lo urgente no son las elecciones legislativas. Como el nivel de crispación en las calles se acrecienta día a día, con rutas cortadas, huelgas docentes, marchas reclamando mayor seguridad y las barras del fútbol fuera de control, es clave que el Senado encuentre un tono pacífico para llegar a debatir y dejarnos de discutir”, señaló el jefe del bloque radical, Ernesto Sanz.

“Distintos sectores están empezando a generar un debate sobre la gobernabilidad, que plantea ‘si no nos votan a nosotros –por el oficialismo–, vendrá el caos’. Pero no hay duda alguna de que esto no es así y que el Parlamento es parte y garante de la gobernabilidad. Tenemos la obligación de darle tranquilidad a la sociedad”, insistió el radical mendocino. Sanz sostuvo que la “legitimidad de origen del Gobierno no es ratificada en lo cotidiano, en el día a día”.

Con el dictamen de mayoría en la mano, el senador Pichetto consideró: “Ha sido un debate serio, con ideas, y el jueves también se discutirá sobre los fundamentos y la conveniencia para el país de adelantar las elecciones”, sostuvo.

Durante el debate en comisión, para apoyar la decisión de la Presidenta, el senador rionegrino eligió los mismos argumentos que usó el ex presidente Raúl Alfonsín para adelantar las elecciones en 1989, aunque “salvando las diferencias históricas”. Pichetto extractó del libro de Alfonsín, Memoria política, los dos puntos que lo llevaron a tomar aquella resolución: “Primero, la crisis económica. Segundo, las desafiantes declaraciones del candidato peronista (Carlos Menem), que generaban inestabilidad institucional”.

“Sin querer trazar un paralelo –siguió Pichetto–, los discursos muy agresivos, destructivos e irresponsables de un sector de la oposición, ya en plena campaña electoral, no ayudan al clima de convivencia necesario para acompañar al Gobierno a enfrentar el curso de la crisis internacional.”

A su turno, la senadora santafesina Roxana Latorre, cercana a Reutemann y que suele oficiar como su vocera, dijo que ambos votarán “en contra del cambio de fecha de las elecciones nacionales”. Además adelantó que el propio Lole “explicará los motivos en el recinto”.

Con las posiciones ya tomadas, Pichetto volvió a asegurar que el kirchnerismo tiene “39 votos propios” y el apoyo del neuquino Horacio Lores, del MPN. La cuenta incluye el disciplinamiento de varios senadores del bloque del Frente para la Victoria que el año pasado no acompañaron con su voto la frustrada Resolución 125: el productor cordobés Carlos Urquía, la chaqueña Elena Corregido y la riojana Teresita Quintela.

En la vereda de enfrente, y junto a la oposición, además de Reutemann y Latorre, también estarán los peronistas salteños Juan Carlos Romero y Sonia Escudero, otros de los que abandonaron el bloque oficialista.

Aún con la certeza de contar los números, Pichetto admitió que no “descuidará” el conteo. Un tema que lo tendrá en vilo hasta el jueves, el día de la votación.

Compartir: 

Twitter
 

El senador Pichetto confía en aprobar el proyecto. Reutemann ya avisó que votará en contra.
Imagen: DyN
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.