EL PAíS › LA MESA DE ENLACE BUSCó DESPEGARSE Y REPUDIó LAS AGRESIONES

Jugando al huevo podrido

Forzada por las circunstancias, la Mesa de Enlace se reunió e hizo público un “repudio vehemente” a las agresiones contra los candidatos del oficialismo. Pero criticaron a Scioli y advirtieron que seguirán las manifestaciones.

 Por Alejandra Dandan

Finalmente, la Mesa de Enlace decidió hacer un público “repudio vehemente” a los agresiones y huevazos contra los candidatos del oficialismo. Hasta aquí sólo algunos dirigentes se habían pronunciado contra los escraches, pero individualmente. Las críticas finalmente apuraron la salida a escena de sus integrantes en una conferencia de prensa. Según pudo saber Página/12, la aparición fue el resultado de una dura negociación. Las poderosas Confederaciones Rurales Agrarias (CRA), de la que dependen buena parte de las sociedades rurales del interior del país –centro de los huevazos–, no querían salir a golpear a sus socios. “No a los escraches, sí a las manifestaciones”, sintetizó Eduardo Buzzi, el titular de la Federación Agraria Argentina (FAA). Como no ocurría desde hacía tiempo, la Mesa de Enlace convocó a una conferencia de prensa para el final del encuentro que tradicionalmente mantienen los días martes. Al lado de Buzzi se sentaron Mario Llambías, de CRA; Hugo Biocalti, de la Sociedad Rural Argentina, y Carlos Garetto, de Coninagro.

Los dirigentes de la Mesa buscaron durante todo el fin de semana el modo de evitar hacer un pronunciamiento conjunto de condena a los ataques públicos contra los funcionarios K. Eso es lo que había pedido –luego también lo hicieron otros– Agustín Rossi, el jefe de los diputados del Frente para la Victoria, que el último viernes a la noche terminó bajo una lluvia de huevazos tras un acto en Venado Tuerto. Para Rossi era esencial que la Mesa de Enlace se pronunciara contra las “bandas fascistas”, como las llamó Néstor Kirchner, con una descalificación “contundente”. Si la dirigencia rural, dijo Ro-ssi, que es la que tiene influencia sobre ellos, no los condena “terminan siendo cómplices”.

La Mesa finalmente terminó recogiendo el pañuelo. Luego de los comunicados que hicieron SRA y FAA el fin de semana y viendo que las críticas no terminaban, la Mesa se vio obligada a repensar la estrategia. No por la complicidad que su silencio podía generar en las bases, como dijo Rossi, sino por “la escalada del tema en los medios”, según reconoció una fuente.

Pero la decisión de salir a escena no fue sencilla. En medio del contexto electoral, ni Coninagro ni CRA querían salir a condenar los escraches porque significaba salir a pegarle a su gente, admitió un ruralista a Página/12. Como, además, Garetto era blanco de las críticas más importantes, tampoco creía que tenía demasiado qué ganar. El caso de Llambías no era demasiado distinto, salvo por un detalle: aunque el pase de factura no se lo hacían los medios, se lo empezaron a hacer los ruralistas. Para la Mesa, a esa altura la CRA era la principal responsable del problema, porque la mayor parte de las entidades del interior se llaman sociedades rurales pero son de CRA. Llambías tardó en recoger el guante: no quería aparecer en este momento combatiendo a su propia gente. Dicen que fue Biolcati el que, finalmente, cansado de quedar como el pato de boda, convocó a la Mesa de Enlace para que fijen posición. A las 17 de ayer, en el segundo piso del edificio de la calle México 628, cada uno se sentó ante una larga mesa a representar su rol. Como habitualmente, la Mesa intentó enfatizar la lista de reclamos sectoriales, pero luego dijo lo que necesitaba decir. “La Comisión de Enlace está en desacuerdo con los escraches: no podemos dar la posibilidad de que nos acusen de monstruos o autoritarios; por ello, no hay que dar el papel de víctimas a quienes fueron victimarios”, soltó Buzzi.

Llambías habló de Daniel Scioli. El gobernador bonaerense, otra víctima de los huevazos, había dicho que para frenarlo había que pegarle un tiro en la cabeza. Llambías lo recordó, dijo que la frase fue “no óptima” y bramó que “es tan malo alentar a la violencia desde un discurso como tirar una naranja”. Garetto dijo que “rechazamos totalmente las agresiones registradas dentro del actual trasfondo político”. Y desde CRA agregaron que la Mesa podría tomar medidas para sancionar a los escrachadores. En el encuentro admitieron que los grupos de escraches existen. “La enorme mayoría de los productores no anda haciendo escraches por ahí –dijo Buzzi– no obstante, hay un grupo que lo hace pero ese no es el camino.”

Compartir: 

Twitter
 

Los dirigentes de la Mesa de Enlace se reunieron ayer en la sede de la CRA.
Imagen: DyN
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.