EL PAíS › LA AUTOPSIA DEL CADáVER DE ANGELELLI DESCARTó “GOLPES O DISPAROS”

“La causa seguirá caratulada como homicidio”

La autopsia al cadáver de Enrique Angelelli, practicada treinta y tres años después de su muerte, descartó que haya sido “víctima de golpes o disparos aplicados por terceros”. Sin embargo, la causa judicial continuará caratulada como “homicidio” y avanzará “sin descartar ninguna hipótesis”, informó el fiscal federal Darío Illánez, que impulsa la investigación de la muerte del ex obispo de La Rioja. Angelelli falleció el 4 de agosto de 1976, en un supuesto accidente automovilístico, después de recibir varias amenazas de muerte y mientras investigaba el asesinato de sus colaboradores Carlos Murias y Gabriel Longueville. La causa tiene quince cuerpos, pero ningún imputado.

Illánez ofreció una conferencia de prensa luego de conocer los resultados de la autopsia realizada hace un mes por peritos federales y del obispado riojano (luego de tres décadas de silencio, la Iglesia pidió ser parte activa en la investigación). Angelelli murió por “la expulsión del cuerpo al momento del accidente y la consecuente colisión contra el asfalto”, explicó el fiscal. “Es la causa más probable del traumatismo de cráneo, que provocó múltiples hemorragias en el cerebro de monseñor Angelelli”, agregó. Sin embargo, “no se descarta ninguna hipótesis”. “El peritaje sirvió a los efectos de continuar con el curso de la investigación y significa una prueba más dentro del proceso”, que ahora se centrará en investigar si el supuesto accidente fue provocado, destacó.

Illánez advirtió que evalúa la posibilidad de llamar nuevamente a declarar al ex sacerdote Arturo Pinto, que acompañaba al obispo en el viaje desde Chamical hacia La Rioja por la ruta nacional 38. En sus anteriores declaraciones ante la Justicia, lo único que Pinto dijo recordar es que, tras el vuelco y los golpes, deliraba y decía “¡el coche blanco, déjelo que nos pase!”. El dato reforzó la hipótesis del atentado que se impuso desde el momento de los hechos, sobre todo porque Angelelli manejaba su camioneta Fiat Multicarga en una recta y a apenas 60 kilómetros por hora. Para el juez de instrucción Aldo Morales, que investigó el caso en los primeros años de la democracia, se trató de “un asesinato fríamente premeditado y en conocimiento de la víctima”.

Durante la rueda de prensa, el fiscal Illánez negó tener responsabilidad en la difusión de fotos de los restos de Angelelli tomadas el día de su exhumación, el 22 de abril, en un operativo del que participaron peritos, gendarmes y el juez federal Daniel Herrera Piedrabuena. Las tomas que difundió el portal Radio Fénix muestran un esqueleto vestido y luego sin ropa, tendido sobre una superficie plana. El periodista Enrique Lanzillotto, de FM América, recordó ayer que el juez Herrera Piedrabuena sólo autorizó a la prensa a tomar imágenes del cajón y en su presencia, por lo que sólo “un funcionario judicial y autorizado” pudo registrar la imagen. Apuntó que fueron publicadas como “un logro periodístico” en el portal “del candidato menemista Néstor Gabriel Bose-tti” y sugirió que pretenden “instalar la hipótesis del accidente, que es la que defiende la jerarquía de la Iglesia en Argentina”.

Compartir: 

Twitter
 

El ex obispo Angelelli.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.