EL PAíS › LA JUEZA FEDERAL ARROYO DELGADO CITó COMO TESTIGO A ALBERTO FERNáNDEZ

Detrás de las pistas del espionaje

Luego de las denuncias del ex jefe de Gabinete, la jueza investiga si los supuestos espías están relacionados con una banda de ex agentes de la SIDE, que interceptaba correos electrónicos de funcionarios, políticos y artistas.

 Por Irina Hauser

La jueza federal Sandra Arroyo Salgado quiere investigar quién espía al ex jefe de Gabinete Alberto Fernández. Al menos pretende establecer si los episodios denunciados por el ex jefe de Gabinete tienen relación con una banda de hackers –entre ellos ex agentes de la SIDE– dedicada a interceptar correos electrónicos de funcionarios, políticos y artistas, que ella tiene en la mira hace tiempo. Para eso, le pidió al ex funcionario que se presente a declarar como testigo el martes 18 a la mañana. Según dijo Fernández a Página/12, su hipótesis es que algún sector del Gobierno sería el que está detrás de sus pasos: “Pero no tengo forma de probarlo”, dijo.

Fernández ya declaró hace tiempo en la causa de Arroyo Salgado porque, al igual que a otros funcionarios (incluso Cristina Kirchner), le habían interceptado sus mails. “Fui citado para ampliar mi declaración –explicó a este diario–. En otras oportunidades me mostraron correos míos para que los reconociera y lo que debe ocurrir es que tienen correos nuevos para mostrarme”, estimó. Esta vez, dijo, volverá a concurrir ante la citación. La jueza investiga una red de ciberespías presuntamente liderada por el ex jefe de la SIDE del menemismo Juan Bautista “Tata” Yofre y dos ex agentes de la SIDE y de la Policía de Seguridad Aeroportuaria, Iván Velázquez y Pablo Carpintero.

Allegados al caso informaron que la nueva citación como testigo para el ex funcionario tiene relación con su denuncia pública, ya que mencionó el posible hackeo de sus e-mails y la intercepción de su celular. Lo que Fernández reveló esta vez es la sospecha de que el Gobierno se enteró de antemano de la reunión que iba a tener la semana pasada con el vicepresidente Julio Cobos. Con él, dijo, habían intercambiado mensajes de texto para pactar el encuentro. Como represalia, dedujo el ex funcionario, lo desplazaron de Papel Prensa y echaron de sus cargos a funcionarios que habían llegado al Gobierno con él: Marcela Losardo, ex viceministra de Justicia, y Nicolás Trotta, de la Jefatura de Gabinete.

–¿Cuál es su hipótesis sobre el origen de este posible espionaje?

–No tengo ganas de meterme en la interna de la SIDE y Aníbal Fernández, pero de alguno de esos sectores debe venir. No creo que sea algo institucional del Gobierno, sería injusto que dijera eso. Durante mis años en el Gobierno nunca vi algo así. Me parece que es alguien que cuenta con los servicios de buchones tecnológicos.

Fernández dijo que no es ni fue su intención llevar el tema a la Justicia, porque “ya no me preocupa” y, agregó, “no tengo forma de probar nada”. “De todos modos –ironizó–, no estoy en maniobras golpistas ni ejerzo la pedofilia”.

En la causa de Arroyo Salgado, que apunta al delito de violación de secretos de Estado, hasta ahora sólo fue indagado ex agente Carpintero, detenido unas horas y luego considerado con falta de mérito. Velázquez, aparente cerebro de la organización, está preso en Uruguay, donde fue detenido por maniobras similares a las que le investigan en la Argentina. La jueza intenta extraditarlo; sin su declaración la causa no parece tener mucho destino, al menos por ahora. Otra causa donde se investigan posibles escuchas ilegales de la SIDE está a cargo del juez de Campana Federico Faggiona-tto Márquez.

Compartir: 

Twitter
 

“No tengo forma de probar nada –dijo Fernández–. No estoy en maniobras golpistas ni ejerzo la pedofilia.”
Imagen: Alfredo Srur
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.