EL PAíS › CFK HABLó CON LOS PRESIDENTES DE UNASUR Y CONFIRMó LA REUNIóN PARA EL 28

Uribe dio el okay y viaja

 Por Daniel Miguez

En una incesante serie de llamados telefónicos, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner acordó ayer con todos los presidentes de la Unasur que la próxima cumbre será el 28 de agosto en el hotel Llao Llao, en Bariloche. Pero la Presidenta estaba especialmente interesada en obtener la confirmación de su colega colombiano Alvaro Uribe, ya que el tema convocante será la participación estadounidense en bases militares en su país. “Muy bien, señora presidente, allí estaré”, fue la respuesta de Uribe, según le dijo a Página/12 una muy alta fuente del Gobierno. También en las charlas de ayer se avanzó en la idea de que los presidentes de Unasur pidan una reunión con su par estadounidense, Barack Obama, y consideraron que una buena ocasión puede ser el mes que viene en Nueva York, cuando se realice allí la asamblea anual de la Naciones Unidas.

La misma fuente admitió que el diálogo con Uribe fue un poco más extenso que con el resto y que la Presidenta “encontró una muy buena disposición” de parte del mandatario colombiano. La idea de que es imprescindible que Uribe esté presente en la próxima cumbre la planteó Cristina en el inesperado debate abierto por los presidentes el lunes pasado en Quito.

Allí, la Presidenta dijo que se debía invitar a Uribe. El anfitrión Rafael Correa le respondió que había sido invitado a la de Ecuador y no fue. Pero ella insistió en que, como Uribe no fue a Ecuador porque ambos países rompieron relaciones, la cumbre debía realizarse en sede neutral. Correa aceptó y pidió a la Presidenta hacerla en Argentina. En principio se planteó para el 25 de agosto, pero Uruguay pidió postergarla porque es la fecha en que festeja su independencia. Se la agendó para el 28.

La Presidenta ya había recibido a Uribe el martes de la semana pasada en la Casa Rosada. Allí el presidente colombiano planteó que la necesidad de mayor participación militar estadounidense en Colombia obedecía a su lucha contra la guerrilla de las FARC y el narcotráfico. Cristina planteó que, si bien era una decisión soberana de Colombia, la movida podía generar mayor inestabilidad en la región y crear “un clima beligerante inaceptable”.

Según la misma fuente, la Presidenta tiene “una relación personal muy buena” con Uribe, así como con el canciller colombiano Jaime Bermúdez, a quien valora mucho intelectualmente y como un negociador razonable.

Ayer, el diario El Tiempo, de Bogotá, publicó una versión según la cual Uribe pediría que en la cumbre se incluyan temas como “el tráfico ilegal de armas en la región, los convenios de ayuda militar de otras naciones a países vecinos y el apoyo a grupos armados ilegales colombianos”, todas situaciones en las que Colombia apunta a Venezuela y Ecuador. Pero según los funcionarios consultados por este diario, Uribe no puso ninguno de estos condicionamientos en su diálogo de ayer con Cristina.

Según pudo averiguar Página/12, a Cristina y a Luiz Inácio Lula da Silva les quedaron abiertos los mismos interrogantes después de las charlas que ambos mantuvieron con Uribe, en su gira regional de la semana pasada. Estas dudas estarían centradas en algunos puntos que no logró despejar Uribe: el argumento de lograr mayor capacidad para combatir a la guerrilla y al narcotráfico, pero a la vez Colombia sostiene que las FARC están en franco retroceso y que han logrado en gran medida obturar el tráfico de droga hacia Estados Unidos y ahora se concentra hacia Europa. “Así planteado, hay algo que no cierra”, comentaron en el gobierno argentino.

Pese a las buenas expectativas que despertó –y aún despierta– el ascenso de Barack Obama a la Casa Blanca, Lula y Cristina quieren tener señales más claras. Por eso Lula el lunes en Quito propuso que la Unasur invite a Obama a una reunión “para hablar francamente del vínculo de Estados Unidos con la región” y a Cristina le quedó repicando el comentario de cuando Chávez contó haber escuchado del presidente depuesto en Honduras, Manuel Zelaya, que cuando lo secuestraron de su casa fue trasladado a Palmerola, la base militar estadounidense en territorio hondureño. Como se ve, si se concreta el encuentro, tendrán cosas para charlar con Obama.

Compartir: 

Twitter
 

Cristina Kirchner y Uribe estuvieron reunidos el martes pasado.
Imagen: Télam
SUBNOTAS
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.