DEPORTES › COMO SERA LA FUTURA TELEVISACION

Pistas sobre lo que vendrá

 Por Emanuel Respighi

Mientras la AFA y el Gobierno siguen buscando el modelo de negocio adecuado para la nueva era del fútbol televisado, ya se filtraron algunas certezas de lo que viene. La más importante es que Marcelo Araujo volverá a la primera plana televisiva, ya no sólo como relator, sino como el encargado de coordinar la estructura periodística con la que Canal 7, a través del Sistema Nacional de Medios Públicos, transmitirá buena parte de los partidos de fútbol de Primera que se disputen –al menos– en los próximos dos años. En ese equipo que armará el relator despedido de Torneos y Competencias hace más de cuatro años habrá muchas y viejas caras conocidas del periodismo deportivo: suena fuerte Fernando Pacini, hasta el último torneo comentarista de Fútbol de Primera y que trabajó con Araujo en La Red. Otra cosa es segura: de la misma manera que esta vez la AFA quiere participar activamente de la comercialización de los derechos de televisación, Julio Grondona será quien finalmente les suba o les baje el pulgar a los relatores, comentaristas y periodistas que conformarán las transmisiones de los partidos. Parece que, pese a lo que suele pregonar, para el mandamás de la AFA no todo pasa.

El regreso de Araujo como la cara visible del fútbol abierto y gratuito para todos puede pensarse como la revancha del particular relator, luego de que en noviembre de 2004 fuera echado intempestivamente de TyC, pasando a ser Sebastián Vignolo quien desde entonces lo reemplaza en los relatos de los partidos principales. Aliado de Grondona y maltratado por la empresa dueña de la televisación del fútbol hasta el martes pasado, Araujo comandará las transmisiones en un contrato con el Estado que, dicen, tendrá una vigencia por 10 años. Aunque en el escrito que se está confeccionando contrarreloj por los equipos legales y técnicos de la AFA y el Gobierno se incluiría una cláusula en la que la entidad encabezada por Grondona desde hace tres décadas se reserva el derecho a rescindir unilateralmente el contrato en caso de que haya un cambio de gobierno.

Mientras se define la manera en que va a implementarse el nuevo esquema de televisación, con reuniones constantes entre Tristán Bauer, presidente del directorio del Sistema Nacional de Medios Públicos, y funcionarios de Gobierno, fuentes del 7 señalaron que el canal cuenta con una estructura propia como para transmitir buena parte de los partidos a partir de la primera fecha, hasta ahora prevista para el fin de semana que comienza el viernes 21. “No sé si todos los cotejos ni con la mejor calidad técnica, pero sí varios partidos desagregados durante el viernes, sábado y domingo”, contaron. A la vez, en la planificación de la televisación pública de emergencia del fútbol hasta que se encuentren socios privados se prevé que las transmisiones del interior del país se realicen con profesionales de cada provincia. Una manera de federalizar las transmisiones, y no sólo la televisación.

En esta estructura de transición, aquellos que cuentan con una visión puramente comercial de la movida sostienen que en un país cuya torta publicitaria en la TV abierta es de 1100 millones de pesos anuales, el negocio del fútbol –a un supuesto costo de 600 millones de pesos– es deficitario si no incluye a la TV por cable en el reparto de partidos. Esa ecuación no tiene sentido si, en cambio, se analiza que la intromisión del Estado en la televisación no persigue un objetivo económico, sino ofrecer un servicio a los millones de argentinos que hasta el campeonato pasado no podían acceder al deporte más popular del país.

Entre rumores, comentarios y suposiciones que se tiraron al aire en las últimas horas desde diferentes medios periodísticos y con diversos intereses, Página/12 confirmó que se descarta por completo que el Canal Encuentro sea una posible ventana televisiva para la transmisión de los partidos. “Nunca se manejó esa posibilidad porque de hacerlo se echaría por tierra todo lo construido en un canal público con un perfil de programación en el que el fútbol en vivo no cuaja de ninguna manera”, comentó una alta fuente del canal perteneciente al Ministerio de Educación de la Nación.

Donde reina la incertidumbre, lógicamente, es en las empresas ligadas de una u otra manera con TSC y que se beneficiaban por contar con los derechos de televisación. En estricto off the record, ya que sólo Marcelo Bombau, presidente de Torneos, está autorizado a expresarse públicamente, desde Cablevisión-Multicanal señalaron que “aún no recibimos notificación legal alguna sobre la rescisión del contrato”, por lo que no van a hacer declaraciones. De todas maneras, ejecutivos del sistema de cable que más abonados tiene en todo el país (desde la empresa informan que oficialmente poseen una cartera de 3,1 millones de suscriptores, de los cuales 420 mil tienen acceso a los partidos; aunque en la industria sostienen que esas cifras son mayores) aclaran que “la compañía no va a cobrar por un servicio que no brindó”, en relación con los clientes que en agosto pagaron por el “paquete fútbol” (se cobra por adelantado).

Por su parte, en TyC Sports, el canal creado ad hoc en 1994 por Clarín para emitir los partidos por una pantalla propia, ayer los gerentes de cara área les informaron a los empleados que “se van a mantener los puestos de trabajo”, pese a la caída del contrato con la AFA. Más allá de las palabras de protocolo, la situación del canal deportivo es muy endeble de cara al futuro próximo, debido a que su desarrollo económico-financiero se basó alrededor del fútbol argentino, como única señal en contar con los derechos de televisación de la A, el Nacional B y la B Metropolitana. Un privilegio por el que hasta esta nueva situación llegaba a cobrar 7,20 pesos por abonado a los cableoperadores que contaban con su pantalla, muy por encima de los valores que esas mismas empresas pagan por otros canales deportivos. “La permanencia del canal no está en duda, aunque en caso de que nos quiten los derechos vamos a tener que cambiar la ecuación del negocio”, confesó una fuente de peso de la señal que, además, podría recibir una avalancha de juicios por cambiar las condiciones del contrato que tiene firmado hasta el año próximo con los cerca de 800 cableoperadores que la cuentan en su oferta.

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: Rolando Andrade
SUBNOTAS
 
DEPORTES
 indice
  • GRONDONA AVANZA EN LAS NEGOCIACIONES CON EL GOBIERNO POR LA FUTURA TELEVISACION DEL FUTBOL
    De la casa del fútbol a Casa Rosada
    Por Gustavo Veiga
  • EL BALANCE DE DIEGO MARADONA TRAS LA VICTORIA DE LA SELECCION CONTRA RUSIA
    “Este equipo da muestras de poder”
  • PODRIAN CRUZARSE EN CUARTOS EN MONTREAL
    Del Potro mira a Nadal

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared