EL PAíS › LA CONDUCCIóN DE LA UCR POSTULó A GERARDO MORALES PARA SEGUIR AL FRENTE DEL PARTIDO

Línea nueva con candidato repetido

El anuncio se concretó en la presentación de una corriente interna con la que la orgánica radical disputará la presidencia del Comité Nacional. Lo hizo Ernesto Sanz, a quien Julio Cobos nominaba como figura de consenso para conducir el radicalismo.

 Por Sebastian Abrevaya

Desde Rosario

En un solo acto, el lanzamiento de una línea interna nacional, la conducción orgánica del radicalismo le envió ayer dos mensajes a Julio Cobos. Por un lado, le advirtió que no le entregará la conducción del partido al postular a su principal enemigo interno y actual jefe del Comité Nacional, Gerardo Morales, como candidato a ser reelecto en el cargo. Y por otro, rompió la ilusión del vicepresidente de que el senador Ernesto Sanz sea el hombre de consenso para conducir la UCR. “Como la etapa de la resistencia no está concluida y tiene encarnación en personas respetadas dentro y fuera del partido, este movimiento tiene que darle la oportunidad a Morales de ser de nuevo presidente de la UCR”, sentenció el propio Sanz al cerrar su discurso y de inmediato salió del escenario para darle un fuerte abrazo a quien acababa de proclamar candidato del Encuentro Nacional de Reafirmación Radical.

Como si no fuera suficiente con el mensaje, el mensajero fue precisamente Sanz, en quien el vice depositaba sus esperanzas para alcanzar una conducción consensuada en diciembre. El mendocino se corrió del centro de la escena para no quedar atrapado en medio de la feroz pelea entre Cobos y Elisa Carrió por la candidatura presidencial de 2011. “No creo en las salidas de síntesis que son aquellas personas que pueden llevarse bien con unos y con otros. Cuando hay conflicto, si no se resuelve siempre termina por romperse”, argumentó. Es en ese contexto que ayer surgió la postulación de Morales, que primero deberá pasar varios obstáculos antes de alzarse nuevamente al frente del Comité Nacional.

El senador jujeño debe sortear una prueba judicial, ya que la Carta Orgánica radical sólo permite una reelección y podría interpretarse que como a fines de 2006 Morales reemplazó al mendocino Roberto Iglesias al frente del partido, este período 2007-2009 que culminará en diciembre ya sería su segundo mandato y no el primero. Aunque los orgánicos aseguran que la jurisprudencia juega a su favor, Morales adelantó que no quiere “quedar atrapado en ninguna pelea judicial” y que aceptará la candidatura en caso de que haya “consenso unánime”.

Por ese motivo, el mayor impedimento es el político: para ser reelecto son necesarios dos tercios de los votos del plenario de delegados al Comité Nacional. “Del otro lado te ponen a cualquier candidato y listo”, se enfurecían entre referentes de la UCR bonaerense, que no responden ni al vice ni a Morales. Lo cierto es que dos tercios es un número difícil de alcanzar, pero no imposible teniendo en cuenta que varias provincias continúan intervenidas.

“No vamos a permitir que la UCR sea la plataforma electoral de ningún candidato, no vamos a tolerar que no sean orgánicos, que no cumplan con los programas, los valores y los principios del radicalismo”, sorprendió en el auditorio del Sindicato Luz y Fuerza de Rosario Ricardo Gil Lavedra, que abandonó por momentos el tono de abogado constitucionalista para sumergirse en los aplausos de la tribuna radical. Más allá de que en todo momento se aclaró que éste no era un lanzamiento “anti Cobos”, la referencia al vice estaba presente en todo momento. Porque además de plantear el tema de las candidaturas, los radicales quisieron dejarle en claro “cómo debe ser el relacionamiento con la UCR”. “O es un candidato de un partido o es el candidato de un grupo de amigos. Nosotros tenemos que poner el programa y él tiene que decir si lo acepta o no”, sentenciaron.

Del acto en Rosario participaron también los dirigentes de la Coalición Cívica-ARI, Pablo Javkin, Javier Mor Roig y Sergio Abrevaya, quienes brindaron su apoyo y respaldo a sus socios radicales, en el marco del Acuerdo Cívico y Social. El radical Enrique Olivera, que sigue asociado a Lilita en la CC, mandó una carta de adhesión.

Desde el escenario seguían insistiendo en la necesidad de postergar la discusión de las candidaturas, recién para entrado el 2010. Sin saber siquiera cómo se va a resolver la pelea por el 2011, la única salida que les queda por ahora es dejar ese debate para más adelante. “Nosotros vamos a conducir la UCR y nos vamos a preparar para gobernar en el 2011. Un partido que tenga valores, que tenga proyectos, que no acepte los tránsfugas”, repitió ayer el senador jujeño, el último orador, después de Juan Manuel Casella, Gil Lavedra, Mario Negri, Ricardo Alfonsín y Sanz.

Abajo del escenario estaban varios de los senadores que participaron del debate de la ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, además de los diputados Miguel Giubergia y Ulises “Chito” Forte (electo), entre otros. Brilló por su ausencia el ultracobista Oscar Aguad, titular de la bancada en la Cámara baja, que en los últimos meses se distanció completamente de la conducción orgánica de la UCR y a quien Alfonsín podría reemplazar en el cargo.

Compartir: 

Twitter
 

Gerardo Morales debe sortear un escollo: la Carta Orgánica radical sólo permite una reelección.
Imagen: DyN
SUBNOTAS
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.