EL PAIS › NUEVOS DATOS EN LA INVESTIGACION POR LA MUERTE DEL EMPRESARIO EN CORRIENTES

El misterio de los casquillos

Un informe preliminar de la policía de Goya indica que los cartuchos hallados en el lugar donde apareció el cuerpo de González Moreno pertenecían a la misma pistola que estaba en el auto. Hoy se espera la declaración del gobernador.

 Por Alejandra Dandan

El misterio de los tres casquillos que aparecieron adentro y alrededor del Toyota Camry negro de Hernán González Moreno parece a punto de develarse. Un informe preliminar de la policía de Goya asegura que pertenecerían a la pistola Colt calibre 45 que fue hallada al lado del empresario muerto. Las pruebas definitivas se harán en Resistencia, pero hasta aquí la sospecha descartaría la presencia de otra arma en la escena. Según pudo saber Página/12, aún quedan pendientes otro tipo de pruebas muy importantes: la certeza de que la pistola deje o no rastros de pólvora cuando dispara. En tanto, el gobernador Arturo Colombi hoy podría entregar las respuestas al cuestionario de la fiscalía especial a cargo de la investigación por la muerte del jefe de la agencia de noticias oficiales de Corrientes. “Para nosotros es muy importante que el gobernador responda”, dijo un fiscal a este diario. “Después de todo, era amigo de él.”

La investigación por la muerte de González Moreno está virtualmente separada ahora en dos partes. En Goya, el fiscal Guillermo Barri intenta certificar las pruebas que se recogieron hasta ahora a partir de nuevas pericias. En Corrientes está la base de operaciones de los fiscales Buenaventura Duarte y Alejandro Chain, que intentan seguir más de cerca los relatos testimoniales.

En ese contexto, Barri estuvo trabajando con el testeo de las nuevas pericias de los casquillos, al arma y el auto. Las vainas aparecieron días después de la muerte, en una inspección en la estancia de los González Moreno, alrededor del auto. Había una delante del Toyota Camry negro, otra atrás y una adentro. Hasta ahora y casi sin elementos, las vainas habían alentado la posibilidad de que haya habido otra arma en el lugar. La división balística de la policía revisó en Goya las vainas para compararlas con el arma; según supo Página/12, para balística los casquillos sí pertenecerían a la misma pistola. La prueba se hizo recién el jueves pasado, porque “como el arma tenía sangre estaba en manos de los peritos judiciales”, contó un fiscal.

En esa ocasión también supieron que el arma de principios del siglo pasado aún funciona –no lo habían comprobado– y que se usó “últimamente”.

De todos modos, aún quedan varias preguntas que nadie responde: de quién era el arma, porque González Moreno era un coleccionista, pero nada indica que el arma haya sido suya; de qué año es, porque eso permitiría saber la velocidad del disparo y, lo más importante, si deja o no rastros de pólvora porque el dermostest indicó que el muerto no tenía rastros en las manos.

También el auto es materia de investigación. En el interior, además del whisky y de un vaso, había 10 mil pesos y un sobre con poderes. El sobre hasta ahora también era otro dato misterioso. Desde el comienzo se dijo que tenía pruebas de la denuncia que el empresario había hecho contra el entonces candidato a gobernador Ricardo Colombi. Así lo dejó trascender el jefe de Información Pública correntino, José Luis “Billy” Zampa, poco después de la muerte. Pero este diario pudo saber que no era así. En principio, en el auto no había un sobre sino papeles sueltos; una serie de poderes de 2008 en los que aparecía el nombre de González Moreno vinculado con la agencia de noticias de Corrientes, y que estaban certificados por un escribano llamado Abelardo Méndez, curiosamente “impedido del ejercicio de su función desde 2006”, según la página del Colegio de Escribanos provincial. Según una fuente, González Moreno intentaba saber si esos papeles tenían vigencia. Un dato todavía oscuro, pero que seguramente será útil en la causa paralela sobre el rol del empresario en la agencia de noticias del gobierno: González Moreno era el apoderado de la entidad.

En tanto se aguardan las respuestas del gobernador Colombi, a quien se le formuló un cuestionario de 17 preguntas. Los fiscales quieren confirmar si el gobernador habló con el difunto esa noche; saber de qué hablaron y preguntar si ordenó a dos de sus hombres de máxima confianza ir a buscarlo.

Compartir: 

Twitter
 

El gobernador Arturo Colombi debe responder a un cuestionario de diecisiete preguntas.
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared