SOCIEDAD › FLORENCIA GIROLA, ANTROPOLOGA SOCIAL

“El enclave se fisuró”

 Por Julián Bruschtein

“Es un granito más que va en dirección del resquebrajamiento de la idea de un universo social sin conflictos. El tema de la juventud y la educación vial es un problema que atraviesa barrios, clases sociales y grupos socioeconómicos”, afirmó en diálogo con Página/12 la antropóloga Florencia Girola. Como parte de su investigación para estudiar el fenómeno de los barrios cerrados, la investigadora realizó un trabajo de campo en el complejo Nordelta hasta el 2006. A raíz del accidente fatal de cuatro jóvenes en una camioneta en el interior del barrio, Girola desgrana las dificultades que encuentran estos emprendimientos para continuar sosteniendo la idea de barrio sin conflictos con el que fueron construidos.

–¿Cómo repercute este tipo de incidentes en el ideario con el que fueron creados estos barrios?

–Cada vez queda más al descubierto que suceden acontecimientos como en otros mundos sociales, con las particularidades de clase que contienen estos espacios, pero hoy ya es insostenible la idea de la burbuja o del universo sin conflictos por el que se masificaron. Son lugares que cargan con el contexto en el que se gestaron, que es la década del ’90, son como un símbolo de la ciudad neoliberal y cargan mucho con esta idea de clase media enriquecida en los noventa, que se construyó un entorno urbano a medida y esto es lo que se va resquebrajando: la burbuja, el enclave se fue fisurando. Vuelve a los habitantes al mundo de los conflictos sociales, de las miserias, de las desigualdades.

–Las declaraciones del presidente de la Asociación Vecinal intentaban aclarar que los jóvenes fallecidos eran invitados de algún residente y que habían violado la velocidad máxima permitida...

–En general se busca preservar cierto imaginario que existe en torno del espacio. No es el primer caso de accidentes con muertos en Nordelta; cuando estaba realizando mi investigación también hubo un accidente en la avenida troncal del barrio, pero es cierto que en estos espacios el secreto opera: los conflictos se dan hacia adentro y muchas veces trascienden poco. Cuando surge el fenómeno de las comunidades cerradas aparecen como “comunidades armónicas”, sin conflictos, configuradas bajo un concepto que trabajé bastante: el urbanismo afinitario, es decir la posibilidad de residir entre afines, entre iguales, a quienes uno elige.

–Uno de los ejes sobre los que se asienta la idea de vivir en un country es la seguridad. ¿Cuánto de libertad pierden en el camino quienes deciden vivir allí?

–Estos lugares se construyen contradictoriamente porque, por un lado, discursivamente se alzan como un ámbito de la libertad total y, sin embargo, son universos altamente reglados, normatizados y disciplinados, están mucho más vigilados y controlados que en otros espacios urbanos. Un control que va desde la vigilancia y no sólo del personal de seguridad sino entre los mismos vecinos. Pero el control no puede llegar al ciento por ciento para que estas cosas no sucedan, y éste es el relato mítico con el que surgen estos barrios cerrados. Pero desde mediados de los noventa a esta parte este mito de la sociedad sin conflictos y armónica se fue rompiendo. En primer lugar por la seguridad, porque esta idea de poder separar tajantemente un “afuera peligroso” de un “adentro seguro” tiene sus resquebrajamientos.

–Esta idea de “orden interno”, ¿hasta dónde se cumple efectivamente?

–Es bastante común que se transgredan las normas internas, como en este caso la velocidad. Pero no hay que demonizar a los jóvenes porque los adultos también las transgreden. Existen varios estudios que indican que es un universo conflictivo para los adolescentes este crecimiento con autonomía precoz y que se han dado casos de desmanes que realizan los jóvenes en estos emprendimientos. Esto es un granito más que va en dirección del resquebrajamiento de un universo social sin conflictos, sin diferencias. El tema de la juventud y la educación vial es un problema que atraviesa barrios, clases sociales y grupos socioeconómicos.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared