EL PAíS › MALESTAR EN EL MACRISMO POR EL ARMADO DEL PJ DISIDENTE EN LA CAMARA DE DIPUTADOS

Un dolor de cabeza para Macri

Felipe Solá alineó a Francisco de Narváez y los peronistas disidentes en una única bancada, que duplica a la de PRO. Varios macristas cuestionan la conducción de Federico Pinedo y amenazan con romper el bloque. Piden que intervenga el jefe de Gobierno.

 Por Werner Pertot

La partida de Francisco de Narváez al bloque único del peronismo disidente puede desatar una crisis interna en la bancada del PRO. La creación de ese bloque peronista –que tiene un definitivo sabor a victoria para Felipe Solá, desplazado por el marketing de Unión-PRO en la campaña– implica la salida de otros tres diputados que responden al Colorado. El ex gobernador bonaerense consiguió, así, alinear a 35 legisladores y duplicar al macrismo, que tendría 16. Un grupo de diputados de PRO va a plantear su malestar ante la diferencia numérica que los deja en clara desventaja para futuras negociaciones. “Nos estamos debilitando. Ganamos la elección y perdemos diputados”, protestan varios macristas, que hasta piensan en romper el bloque. Le apuntan a Federico Pinedo, que conduce la bancada.

En Bolívar 1, indican que no guardan rencor a De Narváez por su partida hacia el bloque único del peronismo. Incluso –dicen– lo conversó con Mauricio Macri en uno de sus almuerzos habituales de los lunes. “Tenemos muy clara la concepción de Perón de primero la patria, después los hombres. Esto es más valioso para la patria. Nos preocupa más eso que hacer un bloque de PRO más grande”, consideró Pinedo ante Página/12.

Sin embargo, en la bancada macrista la noticia no cayó nada bien. Varios cuestionan las sucesivas rupturas: la salida de la bulldoguista Nora Guinzburg, de la evangelista Cynthia Hotton –cercana a Julio Cobos en las maratones y en la política– y de los peronistas Julio Ledesma y Patricia Gardella, a las que se suma ahora la de De Narváez y tres de sus diputados. “Ganamos la elección y no sólo no crecemos, sino que se nos va gente”, se quejan en el bloque PRO, donde se pronostican tormentas de críticas. Un grupo de diputados cuestiona la forma en que Pinedo llevó adelante la negociación y está pensando en romper el bloque, salvo que Macri intervenga. “Mauricio tiene descuidado el Congreso. Ya parece ‘Deportivo Pinedo’. Se va a tener que empezar a meter más”, señalan.

Luego de la victoria de Unión-PRO del 28 de junio, había tres opciones en danza para la Cámara baja: la peor era que existieran tres bloques (uno por cada sector); el macrismo impulsaba uno de Unión-PRO y otro del peronismo disidente, y Solá quería un bloque único de peronistas, con el PRO aparte. Mientras Macri se empecinaba en negar su candidatura presidencial –ahora, sin admitirla, empezó a recorrer el país–, Solá se dedicó a armar durante todos estos meses. El bloque que se constituirá, de entre 30 y 40 diputados, implica una inversión de las relaciones de fuerza del día de la victoria, donde Solá parecía disminuido ante el éxito de la “desperonización” de campaña de De Narváez-Macri.

Esta semana hubo una reunión en el Hotel Congreso de unos treinta diputados, que encabezaron Solá, De Narváez, el santafesino Jorge Obeid, el misionero Ramón Puerta y la entrerriana María Cremer de Busti. De allí salió la decisión de formar un bloque único del peronismo disidente, con diputados de Buenos Aires, Santa Fe, Entre Ríos, Salta, La Pampa, Río Negro, Mendoza y Misiones. Duhalde intentó apadrinar el encuentro y bendijo a Graciela Camaño como presidenta de ese bloque. “Es por su experiencia y actitud negociadora, la única legisladora capaz de sintetizar y de conducir ese bloque respetando las diferencias”, dijo el ex presidente. Solá pensaba en Camaño para presidir el bloque, hasta que Duhalde la ungió. “Más que la ungió, la hundió. Duhalde se quiso presentar como el que le daba el visto bueno al bloque”, comentan en la nuevo bancada peronista, donde se preguntan cuántos legisladores aporta Duhalde. “Salvo Claudia Rucci, ninguno”, sentencian. De todas formas, la discusión de quién será el jefe de ese bloque quedó abierta.

El viernes, sumaron como asesores a los ex ministros de Economía Roberto Lavagna y Martín Lousteau. Ambos serán parte del “grupo de trabajo” que abordará tres ejes: social, seguridad y federalismo. Al staff se suman, además, el ex procurador de Tesoro Alberto García Lema y Esteban Conte Grand, un hombre de confianza de Lousteau. Los peronistas disidentes designaron también a tres negociadores para discutir con los otros opositores el reparto de comisiones: son Beatriz Daher, por Romero; Alfredo Atanasof, por De Narváez; Luis Lusquiños, por Rodríguez Saá.

Las reuniones de los peronistas seguirán mañana –y durante toda la semana– y se extenderán al Senado, donde Solá tendrá un encuentro con Carlos Reutemann, Adolfo Rodríguez Saá y Juan Carlos Romero. Buscarán replicar la estrategia de Diputados y tener también su bloque unificado.

Mañana también se volverán a reunir los diputados, que intentan sumar nuevas bancas: puede ser que se incorporen otros legisladores de Río Negro, La Pampa, Jujuy y San Juan. Cerca de Solá imaginan que los que responden a Mario Das Neves quizá se sumen más adelante a un interbloque, al que también podría integrarse PRO, aunque todavía no está definido. “Es un tema a definir. La aspiración nuestra es trabajar coordinadamente, especialmente con los sectores con los que tenemos un proyecto común, como De Narváez y los que fueron elegidos por las listas de Unión-PRO”, indicó Pinedo, quien deberá resolver la rebelión interna de sus diputados.

Compartir: 

Twitter
 

Los peronistas disidentes durante la reunión en la que acordaron armar un único bloque en Diputados.
Imagen: Guadalupe Lombardo
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.