EL PAíS › EN SALTA ABSOLVIERON A UN PERIODISTA ACUSADO DE CALUMNIAS POR UN REPRESOR

Un fallo contra la impunidad

Daniel Tort fue absuelto en la causa que le había iniciado Juan de la Cruz Kairuz. Además se obtuvieron pruebas contra el represor por la desaparición del médico Luis Arédez.

 Por Adriana Meyer

“Esta alegría no es personal, es de todos los que no nos damos por vencidos en la lucha contra la impunidad”, dijo el abogado y periodista salteño Daniel Tort, a poco de haber sido absuelto en la causa por calumnias e injurias que le había iniciado el represor Juan de la Cruz Kairuz. A pesar de haber sido identificado como quien encabezó en 1977 el allanamiento a la casa del desaparecido Luis Arédez, médico del Ingenio Ledesma y ex intendente de Libertador General San Martín, de haber sido denunciado ante la Conadep por Olga Arédez en 1984 y de haber reconocido él mismo que fue “ñoqui” de la policía jujeña durante la dictadura, Kairuz se sintió afectado porque Tort envió una carta al club Gimnasia y Tiro de Salta para que no lo contrataran como técnico e inició una querella en su contra que terminó en absolución.

“Además de mi absolución se obtuvo un gran corpus probatorio en contra de Kairuz para que rinda cuentas en Jujuy en la averiguación de paradero de Arédez”, comentó Tort. El juez Fernando Carmelo Marinaro aseguró que el querellante “equivocó el camino para lavar su honor, ya que esto sólo puede hacerse ante la Justicia Federal, especialmente en la causa abierta en la vecina provincia de Jujuy, en la que existe un pedido de detención e indagatoria contra el denunciante, librado por el fiscal federal”.

Tort es el representante legal de Familiares de Detenidos y Desaparecidos de Salta y es miembro de la Asociación Americana de Juristas, además de periodista de opinión en medios salteños. En septiembre de 2006 envió una nota al club Gimnasia y Tiro de Salta, del que es socio, para evitar que Kairuz fuera nombrado como director técnico. No lo logró, lo designaron, pero renunció a los dos días, luego de que saliera publicada una nota en el Nuevo Diario que ventilaba su pasado de represor. Kairuz reclamaba, además, 40 mil pesos por lucro cesante porque argumentaba que la intervención de Tort lo había perjudicado en ese sentido. Sin embargo, logró ser contratado por Juventud Antoniana y luego por Talleres de Perico. Según el abogado, a este último equipo “lo mandó al descenso, no trabaja porque es mal técnico, aunque fue muy buen jugador de primera en Atlanta”.

Pero Kairuz tampoco puede disfrutar de esa gloria. Mónica Nizzardo, de la agrupación Salvemos al Fútbol, volvió a editar su película Siglo Bohemio para sacar la entrevista en la que el represor ex futbolista hablaba de sus hazañas con la pelota. Nizzardo declaró en la causa por exhorto, al igual que el periodista Gustavo Veiga, que incluyó la historia de Kairuz en su libro Deportes, desaparecidos y dictadura y en artículos en Página/12, y Ricardo Arédez, uno de los hijos del ex intendente desaparecido. También declararon en Salta sus hermanos, y Adriana Arédez contó cómo Kairuz seguía a su madre en un auto mientras ella daba vueltas a la plaza de Libertador, con un pañuelo blanco, por la desaparición de su marido.

Compartir: 

Twitter
 

Kairuz encabezó el allanamiento a la casa de Arédez, en 1977.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.