EL PAíS › KIRCHNER SUPERO UNA INTERVENCION DE URGENCIA POR UN PROBLEMA EN LA ARTERIA CAROTIDA DERECHA

Visita al quirófano por una obstrucción

El ex presidente sufrió un pequeño accidente cerebrovascular, sin consecuencias, y debió ser operado para desobstruir la carótida. Según los médicos, la cirugía “salió perfecta”. Quedó internado en observación por 48 horas.

Néstor Kirchner fue operado de urgencia ayer por la tarde a causa de una obstrucción en la arteria carótida derecha que le provocó un pequeño accidente cerebro vascular. El ex presidente había acudido por la mañana a la Clínica Olivos, a pocas cuadras de la quinta presidencial, porque sentía problemas de movilidad en su brazo izquierdo. Tras realizarse los análisis necesarios, fue derivado al Sanatorio de Los Arcos, en el barrio porteño de Palermo, donde se llevó a cabo la intervención quirúrgica. Según aseguraron fuentes médicas a Página/12, el procedimiento “salió perfecto”, y sólo una hora después Kirchner se encontraba despierto y totalmente recuperado. “La lesión no generó ningún tipo de consecuencias permanentes”, confiaron las fuentes. El diputado estuvo acompañado por su esposa, la presidenta Cristina Fernández, sus dos hijos y sus colaboradores más cercanos, y ahora permanecerá internado en terapia intensiva para seguir su evolución durante unas 48 horas. Cumplido ese plazo, y de no haber complicaciones, podrá volver a su casa.

Alrededor de las once y media de la mañana de ayer, Kirchner comenzó a sentir molestias y falta de movilidad en su mano izquierda. Luego de ser revisado en la sala de emergencias de la residencia presidencial, lo llevaron a la Clínica Olivos, a pocas cuadras de allí, para un chequeo más exhaustivo. Tras realizarle los estudios necesarios, un equipo encabezado por su médico personal, Luis Bonomo, decidió trasladarlo a Los Arcos, donde se lo esperaba con todo listo para comenzar la intervención. Poco después de las seis de la tarde, el santacruceño estaba ingresando a la sala de operaciones. Allegados le confiaron a este diario que en todo momento estuvo “lúcido y de mal humor” por el trance.

“El doctor Néstor Carlos Kirchner presentó en el día de la fecha, durante la mañana, un cuadro clínico causado por una patología de su arteria carótida derecha que requiere tratamiento quirúrgico. Por tal motivo, será intervenido en el día de hoy”, anunció escuetamente un comunicado oficial difundido a la tarde por el subdirector de la Unidad Médica Presidencial, el doctor Marcelo Ballesteros. Sin embargo, fuentes médicas le aseguraron a este diario que el ex presidente “tuvo un pequeño accidente cerebrovascular y una obstrucción con una placa ulcerada” en la arteria afectada. La intervención quirúrgica se realizó para evitar el riesgo de una embolia que generara un problema más importante.

Aunque el tiempo estimado para ese tipo de operaciones es de alrededor de dos horas, antes de las ocho de la noche Néstor Kirchner ya había dejado el quirófano en perfectas condiciones. Para esa hora, en la puerta del sanatorio un grupo de militantes de las agrupaciones La Cámpora y el Movimiento Evita alternaban con ministros, funcionarios y dirigentes cercanos al kirchnerismo que se acercaban para ponerse al tanto de la situación. Enarbolando carteles que decían “Fuerza Néstor, el país te necesita”, los militantes expresaron su apoyo cantando la marcha peronista.

Mientras, en una habitación dispuesta especialmente, esperaban la presidenta Cristina Fernández y sus hijos Máximo y Florencia. Por allí pasó gran parte del gabinete nacional: los ministros Carlos Tomada (Trabajo), Julio De Vido (Planificación), Nilda Garré (Defensa), Amado Boudou (Economía), además del jefe de Gabinete Aníbal Fernández, el canciller Jorge Taiana, el secretario General de la Presidencia, Oscar Parrilli, el secretario de Derechos Humanos, Eduardo Luis Duhalde, y el secretario de Medios, Alfredo Scoccimarro.

“El paciente está en perfectas condiciones”, anunció poco después de concluida la operación el cirujano Víctor Caramutti, a cargo del equipo de seis médicos que llevó a cabo la intervención. Según el doctor, “fue una operación de rutina” aunque no estaba programada sino que se llevó a cabo de urgencia. “Hay que quitarle dramatismo a la cuestión”, pidió Caramutti. Otro comunicado oficial agregó pocos detalles: confirmó que la intervención “resultó exitosa” e informó que “el paciente permanece en terapia intensiva con control evolutivo”. El canciller Taiana fue el primer funcionario en dar noticias. “Todo está bien, las noticias son buenas”, informó el encargado de las Relaciones Exteriores. Poco más tarde, Aníbal Fernández y Carlos Tomada repitieron las buenas nuevas ante los medios.

Néstor Kirchner “se levantó después de la operación de buen ánimo, muy animado, contento”, le contó a este diario una de las personas que estuvieron toda la tarde en la habitación donde permanece internado. Apenas recuperado de la operación, el diputado se encontró totalmente repuesto de las molestias que lo llevaron a hacer la consulta en primer lugar. Hasta últimas horas de la noche, la Presidenta permaneció junto a él mientras evaluaba si quedarse o no a pasar la noche junto a su marido, además de revisar sus compromisos para los próximos días. “Hasta ahora no avisaron de ningún cambio en la agenda –confió un colaborador de Cristina Fernández–, pero calculo que lo va a haber.” El ex mandatario permanecerá al menos 48 horas en terapia intensiva para hacer un seguimiento de su estado y, en caso de no haber novedades, luego de ese plazo podrá retomar su actividad habitual. “En principio está todo bien, pero todavía es muy pronto para sacar conclusiones definitivas”, resumió una fuente médica.

La de ayer no fue la primera internación que sufrió Néstor Kirchner: en abril de 2004, cuando todavía cumplía su función como presidente, fue internado en el Hospital Regional de Río Gallegos a causa de una lesión gástrica causada por el uso de antiinflamatorios que le habían sido recetados para mitigar el dolor causado por un tratamiento odontológico. Esa gastroduodenitis erosiva lo mantuvo internado durante una semana en Santa Cruz. Cinco años antes, como gobernador de esa provincia, Kirchner ya había sido intervenido quirúrgicamente por una enfermedad en su aparato digestivo. A fines de octubre del año pasado, diversos medios reprodujeron los rumores de otra internación, esta vez por problemas intestinales, en el Hospital Alemán, sin embargo esa información fue rápidamente desmentida por allegados y fuentes oficiales.

Compartir: 

Twitter
 

Kirchner sintió un malestar por la mañana, en el brazo derecho, y por la tarde fue intervenido.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.