EL PAíS › EL GOBIERNO QUIERE QUE URUGUAY RECONOZCA ERRORES

Con pedido de mea culpa

La Casa Rosada espera la reunión de la presidenta Cristina Kirchner con José “Pepe” Mujica de mañana con la expectativa de que Uruguay reconozca que se equivocó durante el proceso que desembocó en el fallo de la Corte de La Haya de la semana pasada, por lo que debe un pedido de disculpas. La idea es que no quede la sensación de que Argentina es quien debe dar explicaciones por el corte de ruta de Gualeguaychú y que también hay motivos en el debe en la otra orilla.

En la Cancillería argentina recordaban que en el repaso a la décima violación del Estatuto del Río Uruguay en la que había incurrido Uruguay, la Corte de La Haya incluso mencionó que el gobierno de Tabaré Vázquez había actuado de “mala fe”. “Entonces es necesario un gesto que dé por finalizado estos años de mala fe de Uruguay para dar vuelta la página y que empiece una nueva época en las relaciones bilaterales”, argumentaban desde el Palacio San Martín.

Cristina Kirchner y Mujica se reunirán mañana a las 16 en Olivos. Desde Montevideo, la presión está puesta en que Argentina adelante pasos concretos hacia el levantamiento del corte del puente que une Gualeguaychú con Fray Bentos, que ya lleva más tres años. Sin embargo, los asambleístas dieron una contundente muestra de fuerza el fin de semana, con una marcha que congregó a unas 50 mil personas en contra de Botnia y del fallo de La Haya. Además, criticaron a los dos gobiernos.

Sobre este punto hubo una reunión ayer en Gobierno entre el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández; el gobernador de Entre Ríos, Sergio Urribarri; el intendente de Gualeguaychú, Juan José Bahillo, y el senador Pedro Guastavino. Analizaron el corte y también la puesta en marcha del control binacional que la Corte encomendó realizarle al río. “No se va a usar la fuerza para desalojar”, reafirmó luego el senador Guastavino.

“Argentina no dice que el corte no sea un problema, pero lo cierto es que nunca lo alentó”, remarcaban en Gobierno. E insistían en que aun para reclamar con mayor vehemencia el levantamiento de la protesta asambleísta se hacía necesario un pedido de disculpas de parte de Uruguay. Claro que el malhumor argentino tiene que ver con la gestión de Tabaré Vázquez, pero hoy la responsabilidad quedó en manos de Mujica, con quien la relación es mucho más fluida.

“Parece que toda la culpa fuera de Argentina por el tema del corte, pero no hay conciencia sobre el daño que produjo a lo largo del conflicto la postura intransigente que adoptó Tabaré Vázquez, que mil veces dinamitó las instancias de negociación que propuso Argentina”, insistían en el Gobierno. La expectativa está puesta, entonces, en el discurso que traiga Mujica. En principio, destacaron que ayer no hubo contactos a nivel cancillerías.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.