EL PAíS › CONCILIACIóN OBLIGATORIA EN EL CONFLICTO DEL FERROCARRIL SARMIENTO

Diez días de paréntesis para tratar de negociar

 Por Laura Vales

Tras un día de paro en los trenes de la línea Sarmiento, el Ministerio de Trabajo dictó la conciliación obligatoria en el conflicto. La huelga, realizada en reclamo de que la empresa TBA abra negociaciones sobre las condiciones de trabajo, fue convocada por las seccionales disidentes de la Unión Ferroviaria, que criticó la protesta. La conciliación impide a las partes realizar nuevas medidas mientras siguen negociando; estará vigente por diez días hábiles.

El motivo de la huelga, según detalló el delegado Edgardo Reynoso, fue reclamar a TBA por situaciones de flexibilización laboral. “En vías y obras la empresa no ocupa puestos de trabajo y terceriza las tareas; queremos que los tercerizados dejen de estar en una situación precaria y pasen a planta permanente. En los talleres fueron sumando funciones y recargándonos de trabajo, sin querer pagar la especialización.” También hay un rechazo “al modo en que se está implementando el uso de la tarjeta magnética SUBE”, por lo que los delegados quieren garantías de que se van a preservar los puestos de trabajo de los boleteros.

En las negociaciones se deberán sentar tres partes: la Unión Ferroviaria, que conduce José Pedraza; los delegados, que pertenecen en su mayoría a una lista opositora, y TBA, que está a cargo del servicio del Sarmiento.

La empresa también es la concesionaria de la línea Mitre y controla los colectivos del grupo Plaza, que también utilizan la tarjeta SUBE.

El secretario general de la Unión Ferroviaria, Pedraza, desautorizó la protesta gremial. “Desconocemos cualquier medida que se tome al margen de la conducción de la Unión Ferroviaria. Las razones que se están invocando para justificar la medida de fuerza están siendo discutidas por el sindicato”, advirtió ayer.

El dirigente sindical también aseguró que el paro “fue decidido unilateralmente por un sector por fuera de la organización sindical, que no tiene eco en la mayoría de los trabajadores”.

El Sarmiento comprende el ramal eléctrico Once-Moreno. Ese es un servicio muy utilizado porque comunica a la Capital Federal con el oeste del conurbano. Además hay otros dos ramales, Merlo-Lobos y Moreno-Mercedes, y un servicio diferencial que va desde Puerto Madero hasta Castelar.

Según voceros de la empresa, la medida de fuerza provocó demoras de hasta 12 minutos en la salida de los trenes. TBA dijo que ante el paro, personal jerárquico reemplazó a guardias y boleteros. En algunas estaciones se cobró pasaje y en otras no, de manera que parte de los usuarios viajaron gratis.

El enfrentamiento entre la conducción de la Unión Ferroviaria y las seccionales rebeldes lleva diez años. Los disidentes ganan las elecciones de delegados, pero el sector de Pedraza mantiene la mayoría en los comicios para la conducción del sindicato.

La conducción del gremio cerró días atrás la negociación por salarios. Acordó un aumento del veinte por ciento desde marzo hasta agosto. Cumplido ese plazo volverá a reunirse con representantes de la empresa para discutir la mejora salarial correspondiente a los últimos meses del año.

Compartir: 

Twitter
 

Los ferroviarios que protagonizaron la protesta en el Sarmiento.
Imagen: Télam
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.