DEPORTES › NARVáEZ PELEA EN EL LUNA POR EL TíTULO VACANTE SUPERMOSCA DE LA OMB

Un campeón que sube la apuesta

Luego de dieciséis defensas exitosas del título de la categoría mosca, el chubutense buscará la corona en una categoría más alta de la misma asociación. Si gana hoy ante el nicaragüense Briceño deberá elegir en qué división continuará su reinado.

 Por Daniel Guiñazú

En el estadio Luna Park, donde vivió tantas noches inolvidables y desparramó tanto talento sobre el ring, Omar Narváez (51,850 kg) intentará sumar esta noche más gloria deportiva a su impecable carrera de campeón. Desde las 22.45 y con transmisión en directo de TyC Sports, el invicto chubutense buscará el campeonato supermosca vacante de la Organización Mundial de Boxeo ante el nicaragüense Everth Briceño (51,950 kg).

Hace rato que Narváez pide pista en procura del título supermosca. Le costó demasiado dar el límite del peso mosca (50,802 kg) en ocasión de la última defensa de su corona ante el mexicano Omar Soto, también en el Luna Park. Y eso encendió las alarmas de advertencia. De allí que ante la posible repetición de esfuerzos para entrar en categoría, Narváez, de común acuerdo con su manager, Osvaldo Rivero, decidió saltar una división y esperar una chance, pero sin dejar de lado el cetro de los moscas que viene manteniendo desde hace casi ocho años.

Esa chance apareció rápidamente, luego de que, en febrero pasado, Narváez hiciera un ensayo exitoso en su nueva categoría en Comodoro Rivadavia ante el platense Santiago Acosta. El mexicano Jorge Arce renunció a la corona supermosca de la OMB para ir por un interinato del título gallo ante el portorriqueño Eric Morel, cuando ya tenía firmada una defensa ante Briceño. La OMB le reconoció al nicaragüense la oportunidad, a Narváez la trayectoria, y así nació entonces la pelea de esta noche en Corrientes y Bouchard.

Hay un antecedente: los dos ya se enfrentaron, pero cuando eran amateurs. Sucedió en los Juegos Panamericanos de Winnipeg en 1999 y el combate, a tres asaltos, concluyó con la victoria de Narváez por un amplio 17 a 1. Ahora, todo será diferente. Más allá de que peleará en una división superior, el kilo y cuatrocientos gramos de más que portará a la hora de subir al cuadrilátero no será obstáculo para que el chubutense despliegue su boxeo rico en velocidad y variantes. A los 34 años y con un record invicto de 31 victorias (19 antes del límite) y dos empates, Narváez está en condiciones de recorrer el mismo camino que antes transitaron Santos Laciar y Carlos Salazar, quienes en los años ’80 y en los ’90 reinaron en ambas divisiones.

Briceño, por su parte, tiene 32 años, un registro de 32 triunfos, 26 por fuera de combate, 5 derrotas y 1 empate y ya hizo un intento por este título en 2005, perdiendo por puntos en fallo unánime ante el mexicano Fernando Montiel en Las Vegas, en su única presentación fuera de Nicaragua. En su campaña no aparecen nombres de gran lustre, pero promete ser un rival enconado para el sueño de Narváez de llegar a ser bicampeón del mundo.

Compartir: 

Twitter
 

Omar Narváez ostenta un record invicto de 31 victorias (19 antes del límite) y dos empates.
Imagen: Télam
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.