EL PAíS › RICARDO ALFONSíN CERRó SU CAMPAñA PARA LA INTERNA DE LA UCR BONAERENSE CON UN ACTO EN FERRO

Con un discurso de candidato presidencial

El vicepresidente de Diputados buscó posicionarse para el 2011. Criticó a la vieja guardia radical y a “los amigos” de Cobos, a quienes enfrentará en la provincia de Buenos Aires. Hubo gestos para Elisa Carrió, Margarita Stolbizer y el socialista Hermes Binner.

 Por Sebastian Abrevaya

Desde el microestadio de Ferro y con la presencia de una veintena de dirigentes nacionales, el diputado nacional Ricardo Alfonsín cerró anoche su campaña electoral por la conducción del radicalismo bonaerense, que pelea contra los históricos caciques radicales, Leopoldo Moreau y Federico Storani, aliados del intendente Gustavo Posse y el vicepresidente Julio Cobos. “Vamos a ganar las elecciones del 2011, vamos a construir en los próximos cuatro años la democracia social y vamos a ir por un segundo mandato en 2015”, remató el vicepresidente de la Cámara de Diputados, quien le dedicó buena parte de su discurso a posicionarse como candidato en las presidenciales del año que viene. Con críticas a la vieja guardia radical y a “los amigos” de Cobos, el acto sirvió también para reinstalar la idea del Acuerdo Cívico y Social y volver a convocar al socialista, Hermes Binner, a las líderes de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, del GEN, Margarita Stolbizer, y a “toda la UCR”, a construir una alternativa juntos para 2011.

El Grupo Rosario no había vuelto a generar un hecho político de dimensiones nacionales desde su acto fundante a fines de 2009, cuando se preparó para dar la batalla contra el vicepresidente Julio Cobos por el Comité Nacional de la UCR. A diez días de la elección interna que definirá el control del radicalismo bonaerense, la línea radical nacida en Santa Fe retomó la iniciativa política. “Estamos acá porque pretendemos que la UCR vuelva a ser un partido de mayorías”, sentenció el ex gobernador Angel Rozas, respondiendo a las palabras de los bonaerenses que criticaron el apoyo de la conducción nacional a Alfonsín. “No queremos –continuó– pedirles nombramientos a los intendentes del peronismo. No queremos ir a golpear las puertas del gobierno de la provincia para pedirle un favor. Queremos un gobierno radical en Buenos Aires”, exclamó el chaqueño.

Gerardo Morales pidió sentar a Binner, Carrió, Cobos, Sanz, Stolbizer y “toda la UCR” para llegar juntos a las primarias de 2011 y luego enfrentar las dos vertientes del peronismo. “Creemos que el Acuerdo Cívico sigue siendo esa herramienta”, dijo y explicó que eso es lo que está en juego en la pelea de la provincia de Buenos Aires. “Esta lucha no termina el 6 de junio, empieza el 6 de junio. Y creemos en vos, Ricardo, vamos a ser gobierno en 2011”, remató el jefe del bloque de senadores radicales.

El gran ausente anoche fue el titular de la UCR, Ernesto Sanz, quien nunca volvió de su provincia natal, Mendoza, ni mandó adhesiones como otros referentes provinciales. El senador había formado parte del encuentro que le dio nombre al Grupo Rosario y precisamente llegó a presidir el Comité Nacional como prenda de unidad entre el cobismo y su espacio del radicalismo orgánico. “Si Morales fuera el presidente hubiera sido el primero en manifestar su apoyo a Ricardo”, respondían anoche los alfonsinistas a quienes argumentaban que como presidente de la UCR Sanz no podía tomar partido por nadie.

Alfonsín cerró el acto y agradeció el apoyo de todos los diputados radicales encolumnados detrás suyo en el Congreso Nacional. Todos ellos firmaron el documento “El país que queremos, el partido que necesitamos”. Hubo dos sorpresas entre los firmantes: Rodolfo Terragno y el senador cordobés Ramón Mestre, ambos de estrecha relación con el vicepresidente.

“Unos quieren tres o cuatro diputados más para controlar al Gobierno, nosotros queremos gobernar y que nos controlen desde la oposición”, sostuvo Alfonsín. En una de las pocas alusiones a la encarnizada pelea bonaerense señaló que no va a responder a “las agresiones” del otro sector. “Hay dos proyectos en la provincia –relató–, uno que cree que no se le puede ganar al peronismo y otro que cree que están dadas las condiciones objetivas y subjetivas para gobernar la provincia en 2011.”

Como es su costumbre, Alfonsín recordó en varias oportunidades las enseñanzas que le dejó su padre cuando fue presidente y dedicó varios párrafos a dar su concepción filosófica de la política. No faltaron recuerdos de los momentos difíciles del primer gobierno del regreso democrático ni parafraseos de las históricas frases de su padre, “con la democracia se cura, se come y se educa” y “la casa está en orden”. “El ya cumplió con su deber, ahora vamos nosotros a cumplir con el nuestro”, dijo el vicepresidente de la Cámara de Diputados. Hubo también críticas al kirchnerismo por su “falta de consenso”. “La sociedad –aseguró– está harta de vernos pelear.” “Jugar a todo o nada es disfrazar de principista el voluntarismo irresponsable”, señaló.

“Ellos pensaron que iba a hacer como algunos radicales que no quieren jugarse para cuidar sus nombres, pero yo puse el cuerpo y estoy peleando en la interna”, le dijo Alfonsín a Página/12 en los vestuarios del microestadio, minutos antes de comenzar el acto.

Compartir: 

Twitter
 

Ricardo Alfonsín en el cierre del acto en el microestadio de Ferro, con Gerardo Morales, Angel Rozas y Miguel Bazze.
Imagen: Leandro Teysseire
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.