EL MUNDO › MOCKUS Y SANTOS EMPATAN Y SON FIRMES CANDIDATOS A PASAR A LA SEGUNDA VUELTA

Suspenso en Colombia por el sucesor de Uribe

El debate de cierre estuvo marcado por la confrontación directa contra Santos como por las ejecuciones extrajudiciales y las escuchas ilegales. En ambos, escándalos donde se denuncia la responsabilidad de la Casa de Nariño.

 Por Katalina Vásquez Guzmán

Desde Medellín

La contienda electoral más reñida de los últimos años se definirá mañana, cuando los colombianos elijan al próximo presidente de la república. O al menos, se resolverá la primera etapa cuando se sepa quiénes serán los dos candidatos que competirán por reemplazar a Alvaro Uribe en una eventual segunda vuelta. Se prevé que ninguno de los presidenciables logre ganar mañana más de la mitad de los votos, por lo que según la Constitución se deberá realizar una nueva jornada electoral.

El uribista Juan Manuel Santos y el independiente Antanas Mockus aparecen empatados en los sondeos. Estos y otros cuatro candidatos se enfrentaron en los últimos debates. El de la noche del jueves estuvo marcado por la confrontación directa contra Santos por temas sensibles para el gobierno de Uribe, como las ejecuciones extrajudiciales y las escuchas ilegales, ambos escándalos donde se denuncia la responsabilidad de la Casa de Nariño.

Santos se zafó de las arrinconadas que sus rivales le propiciaron, al interrogarlo sobre su propia culpa en las ejecuciones extrajudiciales o “falsos positivos”, como ministro de Defensa. Esta semana, un informe de Naciones Unidas detalló que estos crímenes tuvieron un patrón en común, por lo que Germán Vargas Lleras, del Partido Cambio Radical, le insistió a Santos en que eso “nos conduce a aceptar que fueron una política oficial”. El candidato oficialista aclaró que cuando se enteró de que los militares sí estaban asesinando a jóvenes campesinos para presentarlos como “bajas” de la guerrilla y ganar incentivos, se le “desgarró el corazón”. Sobre el informe dijo que pone la verdad sobre la mesa, pero negó que las ejecuciones sean una política de estados. “Al respecto el gobierno actuó y actuó con eficacia”, le respondió al también uribista Vargas.

El principal contrincante del ex funcionario de Uribe, Antanas Mockus, dijo esta semana que el presidente y el ex ministro sí tienen responsabilidad moral en estas prácticas ilegales y llamó la atención para que no queden impunes. El opositor Gustavo Petro le recordó a Santos que por las ejecuciones se entregan bonificaciones en dinero, y le sentenció señalándolo: “Usted hace parte de un gobierno que rompió los cánones de la democracia en Colombia, que quiso concentrar el poder público y donde se cometieron delitos que hoy son lesa humanidad”, agregando que el Partido de la U, del que Santos es fundador y el que hoy representa como candidato, “tiene una bancada en la cárcel por articulación con el paramilitarismo (parapolítica)”.

El delfín de Uribe trastabilló cuando le preguntaron por la legimitidad de la reelección presidencial, dado que la Corte Suprema sentenció que se cometió el delito de cohecho durante su aprobación en el Congreso. Es decir, que se compraron congresistas a cambio de votos favorables. Santos respondió que “si hubo cohecho o no hubo cohecho eso no invalida el número de votos que fueron depositados a favor de la corrupción”, y segundos después corrigió la palabra corrupción por reelección.

Los acuerdos entre los candidatos estuvieron alrededor del intercambio humanitario, pues, a excepción del opositor Petro, todos se negaron a realizar un canje de prisioneros con la guerrilla de las FARC. “Es una frase bonita, pero atroz”, afirmó Vargas Lleras. “Al rescate militar no se puede renunciar nunca”, dijo Santos. “Toca ser muy firmes y esperar la liberación unilateral”, dijo el candidato del Partido Verde, Antanas Mockus. Si se comprometen a terminar con la práctica del secuestro, se podría negociar, fue la posición de Petro. Noemí Sanín, quien ocupa el tercer lugar en las encuestas, dijo que no le cree nada a la guerrilla de las FARC y que opta por el rescate militar.

Sobre el acuerdo militar con Estados Unidos que permite el establecimiento de bases de ese país en territorio colombiano, también estuvieron de acuerdo. Todos lo mantendrían por considerarlo estratégico y necesario. Sin embargo, Petro se mostró contrario porque, según expuso, la Constitución sólo permite el tránsito de tropas extranjeras. Las promesas sobre subir o mantener impuestos también agitaron la conversación entre los candidatos. Mockus retó a Santos, quien promete que subirá los pagos, a que ponga esa frase en cemento o mármol, “para visitar ese sitio en caso de que gane”. Sobre las escuchas ilegales, Pardo dijo que el presidente Uribe tiene que dar explicaciones, mientras Santos enfatizó en defender al jefe de Estado. Mockus sorprendió con su categórica afirmación de que hay encontrar una nueva manera de nombrar a la guerrilla, por ejemplo “amenaza terrorista”.

Compartir: 

Twitter
 

Propaganda electoral de Antanas Mockus en una calle de Bogotá a 24 horas de las elecciones presidenciales en Colombia.
Imagen: AFP
SUBNOTAS
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.