EL MUNDO › OPINIóN

Precisiones y observaciones

 Por Alvaro García Jiménez *

El pasado domingo 23 de mayo, Página/12 publicó un artículo titulado “Los Doce Apóstoles de Santiago Uribe”. En él se reporta que un ex oficial de la policía colombiana, Juan Carlos Meneses, denunció ante importantes representantes de organismos defensores de derechos humanos en Argentina que Santiago Uribe –hermano del presidente Alvaro Uribe– había montado a comienzos de los años ’90 una estructura paramilitar en Colombia. En dicho testimonio, el ex oficial Juan Carlos Meneses señala que esa actividad era conocida por el hoy primer mandatario.

En ese sentido, creemos que es necesario hacer ciertas precisiones y observaciones ante la opinión pública:

1. El tema ya fue objeto de investigación por parte de autoridades judiciales colombianas. Ni la Fiscalía General de la Nación (en 1996 y en el 2000 ) ni otras instancias de la administración de justicia encontraron mérito para abrir un proceso contra el señor Santiago Uribe. La Fiscalía Ge-neral expidió actos inhibitorios y cerró la investigación.

2. En el año 2007, el tema también fue discutido en el ámbito del Congreso de la República, de cara al país y con la participación de todos los sectores políticos, sin que se estableciera ninguna responsabilidad del señor Santiago Uribe.

3. Es fundamental tener en cuenta los antecedentes de la fuente de información antes de otorgarles credibilidad plena a sus declaraciones: Meneses fue retirado de la policía después de haber sido investigado repetidamente por posibles conductas ilegales.

4. El general Oscar Naranjo, director de la Policía Nacional, dio a conocer que el coronel (R) Pedro Manuel Benavides denunció en su momento ante la policía y la Procuraduría General de la Nación que Meneses –en compañía de delincuentes de una banda paramilitar conocida como Los Combas– lo contactó en dos oportunidades. En esas reuniones, según relata Benavides, le ofrecieron 500 millones de pesos (250 mil dólares) para declarar contra Santiago Uribe y comprometer con su testimonio al presidente Alvaro Uribe.

5. Meneses cambia ahora la versión que entregó hace más de una década ante las autoridades colombianas cuando fue indagado por este asunto.

6. En consecuencia, la pregunta hoy es: ¿Por qué Meneses tarda cerca de veinte años en arrepentirse de su participación en una empresa criminal y decide contar una nueva versión, justamente tres semanas antes de las elecciones presidenciales en Colombia?

Los colombianos reconocen la exitosa gestión del presidente Alvaro Uribe en la lucha contra todas las manifestaciones del crimen en nuestro país. Estas denuncias extemporáneas, publicadas en la víspera de una elección presidencial, pueden entenderse claramente como un intento de direccionar a la opinión pública que se apresta para elegir a un nuevo presidente.

* Embajador de Colombia en Argentina.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.