EL PAíS › CRISTINA KIRCHNER Y JOSé MUJICA SE REúNEN EN LA ESTANCIA ANCHORENA, EN COLONIA

En busca de una nueva relación

Luego de muchos años, los presidentes de Argentina y Uruguay mantendrán un encuentro junto a sus ministros para repasar la relación. Habrá protestas de asambleístas.

 Por Fernando Cibeira

El objetivo ya fue anunciado: dar vuelta la página luego del fallo de la Corte Internacional de La Haya sobre el tema Botnia. Por eso, en la reunión que hoy mantendrán la presidenta Cristina Kirchner y su par uruguayo José Mujica en la Estancia Anchorena, en Colonia, habrá una agenda que recorrerá 27 temas irresueltos del vínculo bilateral, que repasarán junto a miembros de ambos gabinetes. Entre ellos no estará el del corte de ruta en Gualeguaychú, pero los asambleístas intentarán que no lo pasen por alto: anuncian medidas de protesta sorpresa y bloqueos a los demás pasos fronterizos.

El encuentro será atípico, por lo menos para lo que ha sido la relación bilateral en los últimos años. Una larga jornada en un lugar apartado, con los ministros pasando el lápiz a cada ítem hasta despejar los problemas. “Un mecanismo bilateral nuevo”, se entusiasmaban en la Casa Rosada, donde recuerdan con tirria la época de Tabaré Vázquez. Del lado argentino está previsto que viajen el canciller Jorge Taiana, el ministro de Planificación, Julio De Vido; la ministra de Producción, Débora Giorgi; la ministra de Defensa, Nilda Garré, y el viceministro de Economía, Roberto Feletti.

La Estancia Anchorena queda en Barra de San Juan, una localidad de Colonia. Está rodeada de un parque en el que conviven animales exóticos y autóctonos, y hasta un tambo. Los presidentes uruguayos la utilizan para descansar o bien, como en este caso, para un día de reuniones en un contexto relajado y lejos de interrupciones molestas. Será la continuación de los dos encuentros que Cristina Kirchner y Mujica mantuvieron en Olivos antes y después del fallo de La Haya.

El encuentro arrancará a las 11.30. En el temario hay algunos puntos que Mujica planteó como prioritarios para su país, como los relacionados con la navegación de los ríos, el paso del gas boliviano por territorio argentino hacia Uruguay y la integración productiva. “Vamos a tratar cuestiones que beneficiarán a nuestras poblaciones a largo plazo”, sostuvieron desde Montevideo.

La agenda, que en estos casos suele sufrir retrasos, continuará a las 13 con una comida en el Salón Comedor. A las 15 habrá una firma de convenios entre ambos países y media hora más tarde se leerá una declaración conjunta. El regreso de la Presidenta y los ministros a Buenos Aires está previsto para alrededor de las 16. Unas horas más tarde Cristina Kirchner ya tiene en su agenda un acto en Buenos Aires, con el gremio de los metalúrgicos en Parque Norte.

Resultará difícil eludir el conflicto por la papelera. En principio, el gobierno argentino está interesado en avanzar en el mecanismo de monitoreo de las emanaciones de la planta de UPM (ex Botnia), que fue uno de los puntos del fallo de la Corte de La Haya. Ese trabajo tiene que realizarse en el ámbito de la CARU, la comisión binacional que controla el río Uruguay, en donde las decisiones deben tomarse por consenso.

Respecto del corte de ruta, en el último encuentro en Olivos ambos presidentes coincidieron en que un desalojo por la fuerza podría resultar contraproducente, sobre todo teniendo en cuenta el estado de rebelión en el que quedaron los asambleístas luego de que La Haya permitiera que Botnia permanezca a orillas del Uruguay. Sin embargo, desde aquel momento tanto la oposición política como buena parte de la opinión pública uruguaya vienen machacando sobre la supuesta “blandura” de Mujica. “¿Qué quieren? ¿Que les declare la guerra? ¿Que les escupa un ojo?”, respondió en su estilo el uruguayo cuando le criticaron haber votado a Néstor Kirchner para la Secretaría General de la Unasur sin aparentemente haber obtenido ningún rédito en contrapartida.

La jornada tendrá su cuota de tensión. En previsión de las medidas “sorpresa” prometidas por los asambleístas, la Gendarmería reforzó ayer la custodia de los puentes internacionales en Colón y en Concordia. La Asamblea entregó ayer en la Casa Rosada una carta dirigida a la Presidenta en la que reclamó que hoy se manifieste públicamente que “Uruguay violó el Tratado del río Uruguay y que Botnia-UPM contamina”.

Compartir: 

Twitter
 

Cristina Kirchner y José Mujica quieren normalizar el vínculo.
Imagen: DyN
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.