SOCIEDAD › ORGANISMOS DE DD.HH. DENUNCIAN A LA POLICíA TRAS LA VIOLENTA ACTUACIóN POLICIAL

Escándalo por la represión platense

La Asamblea Permanente por los Derechos de la Niñez denunció la represión, en La Plata, durante una rateada convocada en Facebook. Los organismos de DD.HH. coordinan acciones conjuntas. Algunos chicos fueron secuestrados unas horas. La Bonaerense se justificó.

 Por Carlos Rodríguez

Distintas organizaciones de derechos humanos, sindicales y estudiantiles se reunieron en La Plata para coordinar acciones tendientes a “repudiar la acción represiva por parte del Estado” que se produjo el viernes pasado, en la plaza Moreno de esa ciudad, contra varios centenares de estudiantes secundarios que se habían reunido allí para participar de una “rateada” convocada a través de la red social Facebook. La reunión fue llamada por la Asamblea Permanente por los Derechos de la Niñez (APDN), que denunció que en los sucesos del viernes se produjo “la detención durante cuatro horas de 17 personas, 15 de ellas menores de edad, que fueron encerradas en dos comisarías, algunas de ellas golpeadas sin que hubiera razón alguna”. Rodrigo Pomares, de APDN, dijo que uno de los casos más graves fue el sufrido por “una menor que fue retenida durante casi dos horas en un patrullero, antes de ser llevada a la comisaría primera. Cuando los abogados llegaron a la seccional para preguntar por ella, las autoridades policiales dijeron que no sabían dónde estaba. Estuvo ‘desaparecida’ durante dos horas, hasta que pudimos encontrarla”.

Las organizaciones, entre las que se encuentran El Comité contra la Tortura de la Comisión Provincial de la Memoria, el Sindicato Unico de Trabajadores de la Educación de Buenos Aires (Suteba), varias facultades, centros de estudiantes y partidos políticos, acordaron difundir una “carta abierta” repudiando lo ocurrido, organizar una marcha de protesta contra la violencia policial y analizar la posibilidad de realizar “denuncias penales, públicas y políticas porque se trata de hechos que se vienen repitiendo en La Plata y que responde a una política estatal”, afirmaron Rodrigo Pomares y Carola Bianco, de APDN, en diálogo con Página/12.

“Trece de las detenciones se produjeron en la comisaría primera de La Plata y las otras cuatro en la Comisaría Federal”, que pertenece, como su nombre lo indica, a la Policía Federal. “La mayoría de los chicos que estuvieron detenidos tiene entre 14 y 16 años. Son chicos que estaban haciendo una travesura, no tenían ninguna intención violenta. Hubo varios golpeados, pero sobre todo dos, que tenían marcas en la cara y en el cuerpo. A uno de los pibes le dieron una paliza importante. La madre de uno de ellos iba a realizar la denuncia penal, pero luego desistió, por miedo”, sostuvo Pomares.

El caso está siendo analizado por el defensor oficial de jóvenes Julián Axat. “Intervino la Justicia del Joven de La Plata, porque los chicos no tenían que estar en comisarías. A la chica que retuvieron en el patrullero la llevaron a la comisaría primera, ni siquiera a la Comisaría de la Mujer. Lo que ocurrió es muy grave porque ahora nadie se hace cargo de la orden de reprimir”, dijo Pomares. “La brutalidad de la intervención policial fue tremenda. Hubo golpes, se usaron balas de goma y los policías de la comisaría primera dijeron que ‘nadie’ tenía que autorizarlos a reprimir, que ellos podían hacerlo sin orden previa, lo que es muy grave”. El Comité contra la Tortura y la APDN están realizando un informe completo sobre lo sucedido, con testimonios de los chicos que participaron de la “rateada”. La APDN comenzó a trabajar en julio de 2008 “cuando un grupo de jóvenes y niños fueron expulsados por 25 adultos con el rostro tapado, cadenas y palos, de la glorieta de la plaza San Martín, donde se habían instalado luego de que los echaran de un predio perteneciente a la Facultad de Humanidades”, explicó Bianco.

El 20 de mayo pasado, la APDN hizo una marcha de antorchas y proyectó un video, para dar “una visión distinta de lo que se dice hoy sobre seguridad e inseguridad, para enfrentar el discurso de mano dura que tiene a la represión como comodín. Trabajamos con chicos en situación de calle que son estigmatizados como si fueran delincuentes. Se los trata como material descartable y terminan atrapados en el sistema penal y en la delincuencia porque nadie les da ninguna posibilidad”.

Compartir: 

Twitter
 

En la comisaría 1ª dijeron que no necesitaban órdenes superiores cuando decidían actuar.
Imagen: Nacho Dillon
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.