EL PAíS › EL GOBIERNO EVALúA OPCIONES PARA QUE LAS TELCOS DOMINANTES NO ABSORBAN A TODOS LOS CLIENTES DE FIBERTEL

Cómo evitar un coto de caza mayor

Se está evaluando forzar una baja de los precios de interconexión para promover una mayor competencia en el mercado de telecomunicaciones. No obstante, cualquier definición empresaria se va a demorar hasta que quede clara la situación del Grupo Clarín.

 Por Fernando Krakowiak

En el Gobierno sostienen que la caducidad de la licencia de Fibertel no favorece a las telefónicas porque se garantizará el mantenimiento de las condiciones de competencia existentes en el mercado, donde operan 489 proveedores de Internet. Sin embargo, Telefónica y Telecom tienen hasta ahora al 62 por ciento de los clientes del país y aparecen como la principal opción para absorber la mayor parte de la migración, lo cual derivaría en más concentración. Para evitar que eso ocurra se está evaluando forzar una baja de los precios de interconexión (el peaje que pagan las firmas para conectar a sus clientes con las redes de la competencia). Eso emparejaría un terreno que históricamente estuvo inclinado en favor de las dos telcos con posición dominante. No obstante, cualquier definición empresaria se va a demorar hasta que quede clara la situación del Grupo Clarín. Ni las telcos ni las cooperativas invertirán para incorporar más abonados mientras se mantenga vigente la posibilidad de que ese grupo conserve su posición, ya sea logrando que la Justicia le ponga freno a la resolución oficial o utilizando la licencia de otra compañía.

El Grupo Clarín no la tiene fácil. En 2003 Cablevisión, controlada entonces por Liberty Media y HMT&F, absorbió Fibertel. Tres años después, la compañía pasó a manos de Clarín, que el 15 de enero de 2009 disolvió la sociedad Fibertel ante la IGJ, antes de que la Secretaría de Comunicaciones autorizara la transferencia de la licencia de telecomunicaciones de Fibertel a Cablevisión. La semana pasada el Gobierno declaró la caducidad de esa licencia, porque la transferencia nunca se había aprobado y mientras tanto la firma se había disuelto.

Algunos usuarios reclamaron que se le otorgara una licencia a Cablevisión para que pudiera seguir brindando el servicio, pero el Reglamento de Licencias, incorporado en el decreto 764/2000, establece en el punto 16.4 que “una vez declarada la caducidad de una licencia no podrá otorgarse otra a su titular original o a una afiliada de aquél, por el término de cinco años”.

Otra posibilidad es que utilice una licencia que ya estuviese en poder de alguna de sus sociedades, en caso de que siga cumpliendo con todos los requisitos. De lo contrario, le quedaría sólo la alternativa de vender servicios de Internet a nombre de un tercero que sí tenga licencia. El ex secretario de Comunicaciones Henoch Aguiar afirmó ayer a este diario que esa es una práctica común por parte de las cooperativas, contemplada implícitamente en el decreto 764/2000, que habilita la prestación de todo servicio de telecomunicaciones a firmas “con o sin infraestructura”. Esto significa que Clarín podría poner su infraestructura y vender Internet por cuenta y orden de otro licenciatario, aunque también está la alternativa de que la Justicia deje en suspenso la resolución oficial y todo quede como hasta ahora.

Mientras tanto, el Gobierno está tomando acciones como si Clarín fuese a desaparecer definitivamente del mercado de proveedores de Internet. Por eso negocia con el resto de los proveedores para que les mantengan las condiciones contractuales a los que migren de Fibertel. Además, se puso como objetivo mantener la competencia en el mercado, algo difícil si se toma en cuenta que las telefónicas aparecen mucho mejor posicionadas que el resto. Hasta ahora, Telefónica tiene el 32 por ciento del mercado, Telecom el 30, Fibertel el 25 por ciento y el resto sólo el 13 por ciento.

Para tratar de que ese 13 por ciento restante comience a pisar más fuerte, es que se está evaluando forzar la baja de los precios de interconexión, los cuales hasta ahora constituyeron la principal barrera para la competencia en el mercado de telecomunicaciones. El análisis de costos incrementales que figura en el decreto 764/2000 nunca se hizo y las firmas dominantes primero ajustaron el precio por CER y luego lo dolarizaron, con cláusulas donde se explicita que los contratos se deben renegociar si la divisa estadounidense se dispara. Si se modifica este esquema podría surgir mayor competencia, aunque por lo bajo las telcos sostienen que antes de definir su estrategia quieren tener claro qué va a pasar con Clarín.

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

El Grupo Clarín espera que la Justicia deje en suspenso la resolución oficial y todo quede como hasta ahora.
Imagen: Sergio Goya
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.