EL MUNDO › EN JERUSALéN CRITICAN UNA ENCUESTA RACISTA PARA PASAJEROS

Subidos al tren de la segregación

La empresa CityPass, que dirige el proyecto de tren ligero de Jerusalén, sugirió que operaría con vagones “kosher” para hombres y mujeres por separado. “Creo que se necesitan crear alternativas para todos”, dijo el jefe ejecutivo.

 Por Donald Macintyre *

Desde Jerusalén

La empresa que dirige el planificado nuevo tren ligero de Jerusalén y que ya está siendo atacado por publicar una encuesta “racista” a los potenciales pasajeros, se enfrentaba a nuevas críticas ayer por sugerir que operaría con vagones “kosher” para hombres y mujeres por separado. La municipalidad de Jerusalén envió una carta severa a CityPass –el consorcio detrás del ferrocarril, que debe inaugurarse el año que viene–, diciendo que estaba “atónito” por un cuestionario enviado a los miembros del público, preguntando si estarían molestos si pasajeros palestinos viajaban en sus trenes.

El cuestionario señalaba que el nuevo ferrocarril tendría tres paradas en Shuafat, un distrito de la parte árabe oriental de Jerusalén, preguntando: “¿Esto le molesta?”. Y añadía: “Todos los pasajeros, judíos y árabes, pueden viajar en los trenes libremente, sin pasar por el control de seguridad. ¿Esto le supone un problema?”.

En una carta, el director general de la municipalidad de la ciudad, Yair Maayan, se quejó porque el consorcio se había atrevido a dirigirse a sujetos “que no son de su incumbencia para nada” y “hacer preguntas racistas y crear conflictos y discusiones en la ciudad”. CityPass le dijo al diario liberal Ha’aretz, el que primero expuso el cuestionario, que el ferrocarril debía servir a todos los residentes de la ciudad. El colectivo que aplica la división entre hombres y mujeres es el de los judíos ultraortodoxos, que son cerca de un tercio de la población de Jerusalén y cuentan con algunas líneas segregadas de la cooperativa de ómnibus Egged.

Pero el jefe ejecutivo del consorcio, Yair Naveh, entró en una nueva controversia ayer cuando les habló a los periodistas sobre un “ceremonial” estreno del servicio y que él estaba a favor de segregar los vagones del tren. Y agregó: “Creo que se necesitan crear alternativas para todos y que esa opción existe porque el tren está dividido en vagones. No es un problema declarar que cada tres o cuatro vagones hay un vagón ‘mehadrin’ (kosher)”.

Rachel Azariya, un miembro del consejo de la ciudad que se ha opuesto contundentemente a las líneas de ómnibus “mehadrin”, en las que las mujeres estás confinadas a la parte de atrás del vehículo, dijo que Naveh “aparentemente desconocía la resolución de la Corte Suprema prohibiendo cualquier otra segregación”. “Naveh fue nombrado para dirigir un proyecto; eso no significa que le pueda decir a la gente dónde sentarse y dónde no, y tampoco significa que nada conoce sobre los valores y la democracia.”

De The Independent de Gran Bretaña. Especial para Páginal12.
Traducción: Celita Doyhambéhère.

Compartir: 

Twitter
 

“Hay tres paradas en Shuafat, un distrito árabe. ¿A usted le molesta?”, preguntan en la encuesta.
Imagen: EFE
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.