EL MUNDO › EL EX TORNERO Y HOY PRESIDENTE DE BRASIL ACOMPAñó EN UN ACTO A SU CANDIDATA ROUSSEFF

Lula volvió a la fábrica con Dilma

A la entrada de una fábrica de automóviles, el ex líder sindical y popular mandatario dijo: “Si Dios está con nosotros, ¿quién estará en contra?”, al confiar en que la candidata oficialista será su sucesora.

El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, volvió ayer a la ciudad de Sao Bernardo do Campo, donde inició su destacada carrera como líder sindical, para pedir votos por Dilma Rou-sseff, la candidata oficialista a las elecciones de octubre. Además de Lula y Rousseff, estuvieron en el acto la esposa del mandatario, Marisa Leticia Lula da Silva, y otros políticos del PT, como Aloisio Mercadante, candidato a gobernador de San Pablo, y Marta Suplicy, aspirante al Senado.

Tanto Lula como Rousseff fueron saludados por miles de obreros de la ciudad –el corazón de la industria automovilística del país–, y el mandatario, en su discurso, se refirió siempre a Rousseff como “presidenta”, en una muestra de su confianza en el triunfo de la candidata del Partido de los Trabajadores (PT) en las próximas elecciones.

Al amanecer, Lula se dirigió desde el acoplado de un camión a los centenares de empleados en las afueras de la fábrica de Mercedes-Benz en Sao Bernardo do Campo, municipio a 25 kilómetros de Sao Paulo, y recordó que su carrera política había empezado como sindicalista en esa misma ciudad, hace 41 años. “Como antes de ser presidente fui metalúrgico, no seré sólo un ayudante de Dilma para mejorar las cosas para estas personas”, dijo el presidente, quien prometió no olvidarse de los trabajadores y sindicatos cuando deje su cargo, el próximo 1º de enero.

Fiel a su reputación de líder carismático, Lula, vestido de manera informal, abrazó y conversó con varios empleados de la planta, que antes de comenzar su turno laboral se agruparon en las afueras de la fábrica al lado de los políticos para sacarse fotos y expresarles su apoyo.

“Estoy muy feliz por estar acá con nuestra presidenta. Y digo nuestra presidenta porque estoy convencido de que, bueno, si Dios está con nosotros, ¿quién estará en contra?”, afirmó Lula. “La traje aquí para que absorba un poco de energía en la puerta de la fábrica, que fue donde todo comenzó”, rememoró Lula. El mandatario hace campaña incansablemente por su delfina y ha sido incluso multado por campaña anticipada por las autoridades electorales.

El mandatario se manifestó preocupado por el palco armado por los sindicalistas para recibir la visita, y aseguró que su intención no era la de realizar un “mitin”. “Se ha armado una estructura de mitin, pero nuestra idea era más sencilla, era de saludar a cada uno de los obreros. No siempre hay una candidata que se disponga a ir a la puerta de la fábrica para abrazar a los compañeros”, expresó.

Rousseff, quien se desempeñó como ministra de Minas y Energía del Gabinete Civil de Lula, afirmó a su vez que su visita a Sao Bernardo do Campo se destinaba a expresar su compromiso de que, si gana los comicios del 3 de octubre, tratará de “incentivar el aumento de la oferta de empleo y del crecimiento económico”.

Además, prometió que mantendrá en vigencia la política de Lula de conceder aumentos para el salario mínimo a índices superiores a los de la inflación: “Aprendí el camino con Lula y seguiré este camino”.

La visita del presidente a Sao Bernardo do Campo tuvo un fuerte peso simbólico, ya que fue en esta ciudad donde Lula empezó a ser conocido nacional e internacionalmente, como presidente del combativo Sindicato de Metalúrgicos local.

Lula se mantuvo como líder sindical hasta 1980, cuando fundó el Partido de los Trabajadores (PT), al cual llevó al poder en Brasil en las elecciones presidenciales de 2002, en las que derrotó al mismo José Serra.

Rousseff, ungida por Lula como candidata presidencial del Partido de los Trabajadores (PT) para las elecciones del próximo 3 de octubre, lidera todas las encuestas sobre intención de voto. Según el último sondeo de la empresa Datafolha, divulgado el sábado pasado, Rousseff tiene el 47 por ciento de las intenciones de voto, una ventaja de 17 puntos frente a su principal opositor, José Serra, del Partido de la Social Democracia Brasileño (PSDB).

Compartir: 

Twitter
 

Dilma Rousseff y el presidente Lula da Silva a la entrada de la fábrica Mercedes-Benz.
Imagen: EFE
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.