EL PAíS › DAN DISTINTOS RESULTADOS LAS PERICIAS DE GENDARMERIA Y LA FEDERAL EN EL CASO FERREYRA

Dudas sobre la trayectoria

Gendarmería sostiene que lo que mató al joven fue un rebote; la Federal, que se trató de un disparo directo. Para la abogada María del Carmen Verdú lo importante es que los agresores dispararon contra un grupo de personas desarmadas.

 Por Laura Vales

Los peritos balísticos de la Gendarmería y la Policía Federal no se ponen de acuerdo con cómo fue la trayectoria de la bala que mató a Mariano Ferreyra. Mientras que los expertos de la Gendarmería sostienen que lo que mató al joven fue un rebote, los de la Federal dictaminaron que se trató de un disparo directo. La discrepancia puede beneficiar a los acusados, en el sentido de que podrán argumentar que no tuvieron la intención de matar.

Lo que origina la disparidad es que la bala tiene una abolladura, que pudo haber sido causada por haber chocado con algo o por el propio impacto contra los huesos del joven. La jueza Wilma López, tras recibir los dos dictámenes contrapuestos, llamó a los especialistas de las dos fuerzas a realizar una junta para rediscutir las evidencias y consensuar un criterio común. Pero cada cual se mantuvo en su interpretación original.

Así las cosas, la Justicia deberá pedir una tercera opinión, lo que no será sencillo, ya que estos peritos son considerados en el ámbito penal como los de mayor experiencia.

La autopsia de Mariano Ferreyra, por otra parte, describe que el disparo siguió una trayectoria de abajo hacia arriba. Sin embargo, la abogada querellante María del Carmen Verdú advirtió que esto no debe ser interpretado literalmente. “No hay que olvidarse de que Mariano estaba en movimiento. Si estás en una situación de confrontación, si te están tirando piedras o disparando, lo más natural del mundo es que tengas una posición semiagazapada. Si te agachás como para cubrirte, la trayectoria del disparo puede parecer de arriba hacia abajo o de abajo hacia arriba: va a tener que ver con cómo está ubicado tu cuerpo en ese momento. La trayectoria intracorpórea dice poco.”

La abogada advirtió en el mismo sentido que no resulta “tan importante” si lo que causó la muerte del militante del PO fue un disparo directo o un rebote. Lo que está acreditado en la causa, explicó, es que los agresores dispararon contra un grupo de personas desarmadas. “No pueden sostener que se trató de un accidente. Disparar en esas condiciones implicaba la posibilidad de matar a alguien.”

Otra novedad en la causa fue que la Cámara de Apelaciones rechazó un pedido de cuatro de los siete acusados para que sus procesamientos sean revisados por Casación. El recurso había sido presentado por Cristian Favale, Gabriel Sánchez, Pablo Díaz y Guillermo Uño.

Los cuatro están imputados por homicidio calificado en concurso real con homicidio calificado en grado de tentativa en tres oportunidades, referido a los otros tres baleados en el hecho (Ariel Pinto, Nelson Aguirre y Elsa Rodríguez, quien recibió un disparo en la cabeza).

Favale y Sánchez están señalados como coautores del crimen de Ferreyra, Uño como partícipe necesario y Díaz como instigador, ya que fue el dirigente de la Unión Ferroviaria que organizó al grupo agresor.

La sala de feria de la Cámara de Apelaciones concedió, por otra parte, el recurso presentado por el abogado de Francisco Pipito, sindicado en la investigación como partícipe necesario, por lo que la Cámara Nacional de Casación Penal revisará el rechazo a su excarcelación.

El asesinato ocurrió el 20 de octubre pasado, cuando empleados tercerizados del ferrocarril Roca que venían reclamando su reincorporación intentaron cortar las vías en la estación Avellaneda con el apoyo de partidos de izquierda. El corte fue impedido por un grupo de la Unión Ferroviaria, sindicato que reclutó además a barrabravas como fuerza de choque.

La Justicia detuvo a siete integrantes del grupo agresor, que pudieron ser identificados por haber quedado filmados por la televisión. Los querellantes reclaman que la pesquisa determine también qué responsabilidad tuvieron los directivos de la Ugofe que administra el ramal y los dirigentes del sindicato que conduce José Pedraza, ya que el episodio del 20 de octubre fue parte de una serie de aprietes de la patota de la Unión Ferroviaria contra los tercerizados.

Compartir: 

Twitter
 

Ayer se cumplieron tres meses del asesinato de Mariano Ferreyra y se realizó un acto en Constitución.
Imagen: Joaquín Salguero
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.