SOCIEDAD › DESPLAZAN A UN COMISARIO ACUSADO DE SACARLE EL BEBE A UNA VICTIMA DE TRATA

Una apropiación modelo 2010

El comisario alegó que era el padre de la criatura. Pero la mujer, una joven paraguaya, dijo que estaba embarazada cuando llegó al país, en 2009. El niño fue restituido a la madre y el policía pasó a disponibilidad. Ordenan un examen de ADN.

 Por Mariana Carbajal

Un comisario que en octubre había sido designado por el gobierno bonaerense al frente de la delegación Quilmes de la Policía Buenos Aires 2 fue desplazado del cargo y quedó en “disponibilidad preventiva”, en medio de un escándalo por la presunta apropiación de un bebé, hijo de una joven de nacionalidad paraguaya, que habría sido traída al país bajo engaño, por una red de trata con fines de explotación sexual. El caso, que involucra al comisario Antonio Daniel Castillo, está siendo investigado por la UFI 3 de La Plata. Asuntos Internos del Ministerio de Seguridad bonaerense también abrió una investigación. El comisario, casado con una abogada, alegó que era el padre de la criatura, que había conocido a la muchacha paraguaya en un prostíbulo, que había tenido con ella una relación extramatrimonial y quería quedarse con el niño.

La historia se remonta a octubre de 2009, cuando Nancy Duarte, una joven de 23 años, arribó al país proveniente de Paraguay. Según relató, habría sido engañada por una mafia de tratantes que le habrían prometido un trabajo como empleada doméstica y niñera, pero que finalmente la habrían llevado a un burdel que funciona en la calle 60, entre 14 y 15, en la ciudad de La Plata. Contó que le quitaron los documentos y le dieron ropa interior y una bata, y la obligaron a prostituirse. También dijo que llegó embarazada de cuatro meses y que “trabajó” en la agencia de acompañantes platense hasta unos meses antes del parto, cuando, dado lo avanzado de la gestación, la encargada del lugar la llevó a su casa para que cuidara a una hija suya. Duarte aseguró que Castillo se hacía pasar por remisero y la buscaba para llevarla a realizar los controles médicos del embarazo.

La joven dio a luz el 11 de marzo de 2010 en el Hospital San Martín, de La Plata, y al día siguiente, contó, se presentó Castillo y se llevó el bebé. Y luego la obligó a firmar un convenio ante un escribano público, por el cual le entregaba la criatura con fines de adopción a él y a su esposa, la abogada Gabriela Machuca, y le fijaban un régimen de visitas. El matrimonio no tiene hijos y al parecer no podría tenerlos.

Según contó Duarte, quienes la explotaban sexualmente la mandaron al Paraguay por un par de meses para que se repusiera del parto. Cuando volvió, quiso recuperar a su hijo. Deambuló por varios estudios de abogados pero en ninguno de ellos querían tomar el caso. Finalmente, consiguió el patrocinio del abogado platense Omar Díaz. Ni Duarte ni Díaz sabían que Castillo era comisario. Siempre se había identificado ante ella como remisero.

En el caso tomó intervención la jueza del Tribunal de Familia Nº 2 de Quilmes, Ana María Salatino, quien ordenó la restitución de la criatura a su madre, en una audiencia que se realizó el 30 de noviembre. Hacía más de ocho meses que Duarte no lo veía. Ante la jueza y delante de su esposa, Castillo argumentó que él era el padre del niño, y que su nacimiento había sido producto de una relación extramatrimonial, relataron fuentes judiciales a Página/12. La esposa habría manifestado a la magistrada que lo perdonaba por el desliz.

Informes entregados por la Dirección Nacional de Migraciones al juzgado confirmaron que al ingresar al país por primera vez, en octubre de 2009, la joven oriunda de Paraguay declaró en la frontera que estaba embarazada de cuatro meses. Es decir, salvo que el comisario hubiera estado en Paraguay en junio, no podría ser el padre. De todas formas, Duarte aseguró que nunca mantuvo relaciones sexuales con él. Para despejar dudas, la magistrada ordenó un estudio de ADN, cuyos resultados todavía no se conocen.

Salatino ordenó además enviar una copia del expediente a la fiscalía general de La Plata, para que se investigue si hubo comisión de delitos: el caso quedó en manos de la UFI Nº 3. Y otro juego del expediente fue entregado en la Dirección de Asuntos Internos del Ministerio de Seguridad Bonaerense, donde se abrió una investigación y se ordenó la “desafectación de servicio” del uniformado, hasta tanto se aclare su situación judicial. En octubre, Castillo había sido designado como jefe de la subestación Quilmes de la Policía Buenos Aires 2.

Dos años atrás, la Oficina de Rescate y Acompañamiento de Víctimas de Trata, del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos, intervino en un caso con algunas similitudes: una joven chaqueña, de 25 años, víctima de una red de tratantes, que era explotada sexualmente en un burdel de la localidad bonaerense de Lanús, dio a luz un bebé y se lo quitaron para dárselo en adopción a otra mujer, que formaba parte de la banda. Finalmente, la muchacha pudo pedir ayuda, fue rescatada, intervino la Justicia, y recuperó el 21 de diciembre de 2009 a su hijo, a los dos meses del parto, según informó a este diario una fuente de la Oficina de Rescate.

Compartir: 

Twitter
 

El Hospital San Martín, de La Plata, de donde el comisario se llevó al bebé.
Imagen: Laura Gallo
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.