EL PAíS › JORGE TELERMAN, EX JEFE DE GOBIERNO PORTEñO

“La fragmentación beneficia al macrismo”

 Por Werner Pertot

Un vodka, una pequeña maqueta, un tablero de arena con un rastrillito, una netbook y un cortado en jarrito. La oficina de Jorge Telerman revela fragmentos de su personalidad. En diálogo con Página/12, el ex jefe de Gobierno porteño asegura que “es muy probable” que se vuelva a candidatear para ese cargo este año. “Una gran fragmentación electoral beneficia al macrismo”, advierte.

–¿Va a ser candidato a jefe de Gobierno?

–Es muy probable. Todo se encamina a ello. Hace tiempo que empezamos a hacer más audible nuestra voz. Después de dejar el gobierno, al principio, nos pareció que era casi una obligación –hacia la ciudadanía, pero también conmigo– pasar a un perfil bajo. Tomarse un tiempo sabático, pero en el sentido original del término: de volver a reflexionar sobre lo hecho. Luego, pasado el tiempo, de haber dejado la tierra volver a enriquecerse, empezamos a emitir documentos y posiciones, porque encontramos la ciudad después de cuatro años con los mismos problemas que de Macri para abajo habían denunciado. Y en algunos casos empeoraron.

–¿En qué marco de alianzas se presentaría?

–Ojalá podamos, esta vez, a diferencia de 2007, tener unos diálogos mucho más fluidos con el gobierno nacional.

–¿Ayuda que ya no esté Alberto Fernández?

–No cabe duda. Me parece que se ha tomado conciencia de ese error. Sobre todo, porque una gran fragmentación electoral beneficiaría al PRO. Tampoco es cosa de juntar todo en contra de alguien. Los frentes anti-algo no me seducen para nada. También es necesario que la dirigencia deje de lado narcisismos, egoísmos y deseos de figuración y fama para que aquellas personas que sí pueden encontrar mayores coincidencias las hagan valer. Tenemos que llegar a las elecciones no con un escenario de 25 candidaturas distintas, sino un panorama más racional.

–El kirchnerismo tiene tres candidatos, ¿hay lugar para un cuarto?

–Tal como están las cosas, no es lo que me hubiese gustado, porque creo en las instituciones y no en las personas. Hasta ahora hay candidaturas individuales en la política porteña (no sólo en el kirchnerismo). En la ciudad la bomba de 2001 sigue causando efectos.

–¿Siente afinidad por alguno de los tres?

–Seguramente, pero como nuestro interés es romper con el efecto de la fragmentación, sería un error poner el énfasis en lo nacional. Tenemos que dar la discusión de la ciudad y no anteponer quién está más iluminado por el proyecto nacional.

–¿Boudou le parece afrancesado?

–Amado, “Aimé”, sí, siempre me ha caído bien Boudou. Pero no quiero opinar sobre las personas. Entiendo que las candidaturas son una decisión de voluntad personal, pero espero un mecanismo en el que esté mucho más presente una vocación por la ciudad.

–¿Con qué mecanismo se debe dirimir?

–La ley de internas abiertas del gobierno nacional va en el buen sentido. Ese mecanismo, lamentablemente en la ciudad no va a ser posible. Yo lamentablemente prediqué en el desierto, pero el peronismo no convocó a internas en la ciudad de Buenos Aires. Como no hay tiempo de internas, ojalá se haga la luz y alguna epifanía compartida pueda lograr niveles de conversación, donde es inevitable que cada uno tenga sus posiciones nacionales, pero donde puedan primar una serie de decisiones a nivel local. Necesitamos básicamente tener identidad local.

–¿Cómo ve la iniciativa del PRO de unificar las elecciones?

–Como todas, en zigzag. El problema del PRO no es ni siquiera que es de derecha y tiene ogros protofascistas, sino que no sabe dónde quiere ir. Arrancó diciendo que debía hacer una sola elección, después que había que juntar comunas, ahora juntar comunas con las de jefe de Gobierno. La mitad de PRO quieren que sean juntas para que el candidato del PRO se beneficie de la supuesta luz que le hecha Macri candidato a presidente. La otra mitad del PRO, no: quiere diferenciarse. Prima el individualismo.

–¿Con Pino Solanas hablaron? ¿Le ofreció una candidatura?

–No, no hemos hablado de candidaturas. Tengo una buena relación con él y con alguna de su gente. Muchas de sus posiciones me gustan, pero ellos me parece que están en otro camino. Y con los socialistas pensamos cosas parecidas.

–¿Con Carrió no hay posibilidades de volver?

–No, sin duda fue una situación no deseada, sino provocada... bueno, no quiero volver a abrir heridas pasadas. Fuimos llevados a una confrontación que no buscamos.

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: Martín Acosta
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.